BOARDSPORTS, Skate | , , ,

#skateSTORIES: jay adams, “el elegido”



Jay-Adams-bert_1

Foto: Craig Stecyk III

El legado de los amos de Dogtown es enorme. Fueron ellos quienes pusieron el skateboarding en el mapa, con su estilo fluido y actitud rebelde, llevando a cabo maniobras inspiradas en el surf, las cuales lograron perfeccionar en piscinas vacías debido a la gran sequía que padeció California del Sur a principios de los setenta. Así, Tony Alva, Stacy Peralta y Jay Adams representaron un movimiento que marcaría de manera determinante el futuro del skateboarding. Según cuenta la leyenda, Alva, Peralta y Adams, junto con otros integrantes del equipo de los Z-Boys, solían invadir las enormes casas de millonarios de Los Ángeles para poder cabalgar las perfectas olas de cemento que dibujaban sus piscinas vacías, deslizándose sobre ellas como si estuviesen en el Pacífico; fueron ellos quienes inventaron el aerial skateboarding, bueno, en realidad fue uno de ellos. En 1975, el equipo participó en su primera competencia, en Del Mar, California, la primera en más de una década del deporte, transformando de manera instantánea el por ese entonces aburrido y estático mundo del skateboarding. Esto les representó fama, dinero y problemas, en especial para el más talentoso de ellos: Jay Adams.

134373920_1411564150

La vida de ‘Jayboy’, como le llamaban sus amigos al ser el más joven del equipo, no fue la más alegre; nació el 3 de febrero de 1961, siendo el único hijo de Robert Adams y Philaine Romero. Según el libro “Scarred for Life: Eleven Stories About Skateboarders” escrito por Keith David Hamm y publicado en el 2004, el padre de Jay era un adicto a la heroína que fue enviado a prisión cuando él era tan solo un bebé, por lo tanto, fue criado por su madre y Kent Sherwood, su pareja durante 14 años, un surfista que introdujo a Jay a dicho mundo, al hacerle su primera tabla y enseñándole cómo cabalgarla. La madre de Jay siempre apoyó a su hijo, siempre fue su gran amiga y confidente, a pesar de sus propios problemas personales.

jayadamsfriedman1

Foto: Glen E. Friedman

Apodado “El Elegido” por sus colegas, comenzó con el skateboarding cuando era tan solo un pequeño niño de no más de cinco años. Según relató en una entrevista con Angelfire, hecha en el 2001 a través de correo mientras se encontraba preso en Hawai por cargos relacionados con drogas, “Para mí, el skateboarding comenzó en 1965, por lo que para cuando llegó la era Dogtown, yo ya había estado patinando durante 10 años. Cuando empecé, las ruedas eran de cerámica y la mayoría de los decks hechos en casa. Intentábamos copiar todo del surf. Todo sobre el skateboarding tenía que ver con el surf. Sólo nos importaba la diversión y encontrar una manera de surfear cuando las olas eran una mierda”.

la-me-jay-adams-20140816

El equipo de los Z-Boys fue fundado por los dueños de la tienda Zephyr, ubicada en Venice, California; Jeff Ho y Skip Engblom, dos surfers con mucha influencia en esta zona de Los Ángeles, y con quienes el pequeño Jay, siendo un niño, solía surfear en las olas del Pacific Ocean Park, un parque de diversiones abandonado en un muelle sobre el océano. Ho recuerda la vez que conoció a Adams: “Fue a finales de la década de 1960, él era el más joven en el agua. Entonces se acercó a mí y dijo: ‘Eres Jeff Ho, ¿verdad? Tu surf es realmente bueno.’ Aquí estaba, uno de los jóvenes talentos, y me estaba dando un cumplido, mostrando respeto. Quedé impresionado”. La historia no termina allí, iría más lejos cuando lo vio sobre un skateboard. “No era algo que él tuviese que aprender, o en lo que tuviese trabajar siquiera, le fluía naturalmente. Era uno con el monopatín.” Por su parte, Skip Engblom también quedó impresionado con la manera de patinar de Adams: “Patinaba con agresividad, talento y desprecio por lo que otros estaban haciendo. Era el Mozart y el Hendrix del skateboarding“.

jayadams

Gracias a la fama que alcanzaron los amos de Dogtown por medio de su talento y actitud, el skateboarding empezó a hacerse cada vez más visible y comercial, recibiendo más atención de la prensa que nunca antes, las competiciones se hicieron cada vez más grandes, y el dinero solo parecía aumentar. Tony Alva y Stacy Peralta vieron aquí su oportunidad para salir adelante. Alva se hizo famoso por diseñar decks mientras que Peralta, además de tener su propio equipo, comenzó a interesarse por el mundo audiovisual. Adams, en cambio, era mucho más reaccionario y por lo tanto, nunca se tomó muy en serio eso de ser un skater profesional. Algo de lo que luego se arrepintió, aunque no del todo, “Estuvimos en vacaciones de verano durante 20 años”, llegó a afirmar a finales de su vida.

jayadams-skatopia_id_0

Tan solo un año después de las competiciones de Del Mar, el equipo de los Z-Boys se separó, principalmente porque llegaron compañías más grandes dispuestas a ofrecerles sumas de dinero que estos chicos nunca antes habían visto por irse con ellos. Jay entonces, junto con otros miembros de los Z-Boys, hizo un equipo con su padrastro, Kent Sherwood, quien se encargaba de fabricar las tablas. El equipo en un principio se llamó EZ-RYDER, para luego cambiar de nombre, tan solo seis meses después, por Z-Flex. Adams era la cara de la marca, aunque por este tiempo ya no participaba mucho en las competiciones. En cambio, comenzó a relacionarse con las personas equivocadas y a consumir drogas. “Hay una gran diferencia entre los chicos de mi generación y los de hoy en día. Si no estabas haciendo drogas cuando yo era joven, eras un bicho raro.”

hqdefault

Tras su estrellato como rider profesional, Jay Adams tuvo varios episodios con la ley, el primero sucedió en 1982, cuando fue culpado de asesinato pero condenado por agresión. Según el relato de Adams a la revista Juice en el año 2000, esto fue lo que sucedió: “Después de un espectáculo en el Starwood fuimos a un lugar llamado los Okiedogs, allí comencé una pelea con dos chicos homosexuales que estaban pasando.” Uno de los chicos se llamaba Dan Bradbury y murió en el incidente. Adams afirmó que él se había ido del lugar de los hechos antes de que Dan muriese, esto hizo que se salvase y solo tuviese que pagar seis meses de cárcel. Según Adams, la paliza que le propinó a Dan junto con sus amigos, y que causó su muerte, no tuvo nada que ver con el hecho de que éste fuese homosexual (extracto de una entrevista realizada en el 2013 con la revista Wildland), “El problema que tuvimos en esa noche no tuvo nada que ver con el hecho de que las personas con las que nos peleamos fuesen homosexuales. Fue durante los días del punk rock en Hollywood, un época violenta en general. […] No estábamos atacando a los homosexuales, sólo estábamos buscando peleas con quien se nos cruzase en el camino”.

unnamed-16

Aunque siempre estuvo atado al skateboarding, nunca logró hacer mucho dinero a través de él, y en los ochenta sus problemas con las drogas solo parecieron aumentar. Luego, en los noventa tuvo que enfrentarse a varios episodios que pusieron en prueba su sanidad mental. El primero de ellos fue el asesinato de su hermano, luego la muerte de su padre, de su abuela y de su madre, todas en el transcurso de un año. Estos sucesos lo llevaron a caer en la heroína, como el mismo lo relata en otra entrevista a Angelfire, hecha en el año 2000. “Me gusta creer que una de las principales razones por las que hice drogas fue para matar el dolor y no pensar en asuntos de duelo; cuando te drogas todo está bien. Desde que fui a rehabilitación he tenido que lidiar con toda esa mierda que me sucedió. Mierda que nunca traté, como el hecho de que mi hermano fuese asesinado, la muerte de mi padre, luego de mi abuela y luego de mi madre, todo eso en un período de un año. Entonces tuve una novia, que me encantaba, y la encontré en la cama con otro tipo. Aquello me lastimó más que las otras cosas. Lo de mi hermano fue realmente una sorpresa, y fue muy dramático y jodido, una putada. Que unas personas maten a tu hermano por $60,000 dólares y un kilo de cocaína; eso es realmente una mierda. Yo no conocí a mi padre, pero fue muy jodido que se quitara la vida con pastillas, porque no quería lidiar con el dolor del cáncer; pienso que es de pringados hacer eso. Pienso que debió haber luchado hasta el final y no haberse quitado la vida, pero quién soy yo para juzgarlo. No sé qué dolor estaba sintiendo. Mi madre, ella era bastante gnarly, de verdad. Ella era muy buena amiga mía y realmente la extraño mucho. Echo de menos a mi hermano también. Pero mi mamá era mi mejor amiga, yo le contaba todo, y verla en seis u ocho meses marchitarse y morir; tuve que cambiar sus pañales y llevarla al baño. Me sentí aliviado cuando murió. Estaba preparada para su muerte y estaba agradecido cuando llegó, puesto que el sufrimiento por el que estaba pasando era intolerable. Estoy esperando que esa sea la causa por la que estaba consumiendo drogas”.

jay17

En el año 2005 Adams volvió a ser puesto tras las rejas por un nuevo episodio con la ley. Tras haber sido encontrado culpable de tráfico de drogas, pasó tres años en la cárcel. Por ese entonces, y gracias al documental “Dogtown and Z-Boys” (2001), realizado por Stacy Peralta, y la película “Lords Of Dogtown” (2005), su legado regresó a las primeras planas. Su historia se convirtió la de un forajido, un tío con todo el talento del mundo, el cual desperdició por las malas elecciones que tomó durante su vida. Al salir de la cárcel, en el 2008, se mudó a Garden Grove, California, donde se despertaba a las cinco de la mañana y tomaba el bus 90 minutos para ir a trabajar como conserje.

Poco se sabe de sus últimos años, salvo que se fue a vivir a Hawai con su mujer, Tracy Hubbard Adams, y su hija, Venice, producto de una relación anterior. Solía asistir a diferentes competiciones como invitado especial, donde era la sensación del evento; su adicción a las drogas era cosa del pasado y se había convertido al cristianismo, afirmando que su fe le había salvado la vida. En el 2014, por primera vez en 20 años, le fue permitido dejar los Estados Unidos, y se embarcó en un viaje de surf a México. Allí, en Puerto Escondido, pasó los últimos días de su vida, haciendo lo que más le gustaba hacer, cabalgar olas, hasta que la muerte le visitó un viernes en la madrugada. Estaba acompañado por su esposa y de vez en cuando le visitaban algunos amigos. Solo Scott, agente inmobiliario de Los Ángeles, fue uno de los que estuvo con él durante sus últimas horas. Según su relato a XGames.com, los dos estuvieron surfeando el jueves anterior, sesión tras la cual Jay se fue a dormir, pues no se encontraba bien. “Su esposa nos llamó en el medio de la noche, allí fuimos y le administramos primeros auxilios hasta que pudimos conseguir una ambulancia, ellos intentaron revivirlo durante todo el camino, pero no lo consiguieron. […] Lo importante es que murió pacíficamente mientras dormía, durante el mejor viaje de surf de su vida, así me lo dijo. Había estado aquí tres meses, surfeando todos los días, estaba en muy buena forma y de muy buen humor. Nunca antes lo había visto tan feliz, contento y en paz.”

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Hayley Eichenbaum (5)
Domingo, junio 25th, 2017

hayley eichenbaum, on the road

- ART BOARDSPORTS Photography -
Captura de pantalla 2017-06-23 a la(s) 13.24.51
Viernes, junio 23rd, 2017

VIDEO: cinematografías de olas, pura poesía visual

- ART BOARDSPORTS Surf -
Guillem_Cruells- Portugal3
Miércoles, junio 21st, 2017

everything we love: estreno en san sebastián

- Agenda BOARDSPORTS EVENTS Surf -