ART, Society, Streetart | , , ,

São Paulo se enfrenta a la eliminación de su arte urbano: ¿hay esperanza?



 

doria

El gris nunca ganará. F: vía Globo

São Paulo es una de las capitales del mundo en materia de arte urbano. Sus calles están llenas de murales de artistas de todo el mundo, y es que no exageraríamos si dijéramos que es casi como La Meca en esta disciplina. Pasear por sus calles es admirar colores, formas y reivindicaciones que rompen con el gris del asfalto. Y en este sentido, la avenida 23 de mayo, una de las arterias de la ciudad, es uno de los mayores complejos de arte urbano en todo el mundo. Sus habitantes están totalmente acostumbrados a la integración de este arte en su día a día, en la tediosa rutina. Esas obras de arte forman parte de su normalidad. Pero desde ahora, las cosas han cambiado. Las paredes que rodean la Avenida ahora son de color gris, ya no son un lienzo en el que contar historias y escapar de la realidad. Ahora son paredes corrientes, que no tienen nada que decir. Todo ha sido iniciativa la administración entrante en la ciudad encabezada por el alcalde Joao Doria, que defiende con vehemencia la necesidad de la ciudad de un lavado de cara, de deshacerse, según él, de la lacra de la criminalidad y el vandalismo. Pero aquí llegamos al debate de siempre: ¿es acaso el arte urbano aún considerado como vandalismo?

El alcalde ha presentado su proyecto Cidade Linda (Ciudad Bonita), un programa que organizará eventos de limpieza los sábados por la mañana, donde los trabajadores, además de otras tareas de reconstrucción del entorno urbano, se dedicarán a pintar las paredes de gris. Oficialmente, quedarán habilitados ocho espacios en la ciudad para la práctica del arte urbano legal, todo coordinado y comisionado por la administración. El resto, entendido como un símbolo de decadencia y al margen de la ley, fuera. El proyecto está financiado por empresas privadas y voluntarios aunque el alcalde asegura que dentro de cuatro meses será la ciudad quién lo financie.

“La iniciativa del nuevo alcalde ha dividido opiniones: algunos la apoyan, pero otros se muestran preocupados por la desaparición del arte urbano como forma de expresión, conscientes de que es un símbolo de la ciudad brasileña”

El alcalde considera a los artistas urbanos como “criminales” y, en una entrevista de Brazilian TV predijo que incluso estas personan “roben teléfonos para pagarse la pintura”. Justifica esta acción como algo que “la gente quiere”, pero, ¿cuánta gente? Las protestas no han cesado desde que esta iniciativa se ha puesto en marcha, con manifestaciones en toda la Avenida 23 de Maio y movimientos en redes sociales cuando los operarios empezaron a desenfundar su triste pintura gris. La iniciativa del nuevo alcalde ha dividido opiniones: algunos la apoyan, pero otros se muestran preocupados por la desaparición del arte urbano como forma de expresión, conscientes de que es (quizás tendríamos que decir era) uno de los puntos calientes de la ciudad brasileña, sobre todo a nivel internacional. Lo curioso es ver cómo han cambiado las cosas de un día para otro: al contrario que esta, la antigua administración hizo un esfuerzo por incrementar la participación de los artistas de graffiti en las paredes del 23 de Mayo a través de subvenciones, y convirtió el espacio en un icono de libertad de expresión y creación artística. Así, al final todo parece una absurda ironía: por ejemplo, Mauro Sergio Neri da Silva (Veracidade), uno de los artistas de graffiti mas reconocidos de la ciudad, reconoce que su obra en uno de los muro del 23 de Maio fue tapada, pero que fue el propio gobierno el que le había pagado previamente para pintarla en el espacio. El artista respondió con un movimiento sencillo y reivindicativo que habla por sí solo:  esponja, agua y jabón para quitar la pintura gris y volver a dar voz a su obra. La policía le detuvo por “crimen medioambiental” en el proceso, totalmente surrealista.

sao paulo 4

Las protestas han llegado al punto de abrir una pequeña puerta a la esperanza: un juez de la ciudad ha prohibido al propio alcalde Doria pintar sobre cualquier graffiti sin consultar antes al departamento de preservación histórica del gobierno. Una decisión histórica, nunca mejor dicho, ya que por fin trata el arte urbano como tal, arte, y no como un estigma. Al final, este problema ha hecho que la gente, y por gente nos referimos a población, administración y artistas, sean conscientes de que el graffiti es un patrimonio de la ciudad, algo suyo que nadie puede arrebatarles. Esta consciencia de pertenencia y de símbolo es quizás la lectura positiva que podemos sacar de este enfrentamiento. Además, a pesar de la controversia, hay un punto en el programa donde la gran mayoría está de acuerdo: el establecimiento de áreas donde los artistas de graffiti pueden pintar legalmente. También abrirán un museo dedicado al street art brasileño y centros cerrados donde los artistas podrán pintar.

A pesar de quien los quiera exterminar, si hay una cosa clara es que es imposible acallar al arte urbano, por toda la pintura gris que pongas a la causa. Y más cuando se convierte en un símbolo. Hoy, São Paulo mira orgullosa a sus muros, un soporte que desde siempre ha sido la forma de expresión de miles de artistas brasileños y de todo el mundo. Sus paredes seguirán hablando, esta vez más fuerte que nunca: NO AL GRIS. (Vía The GuardianGlobo)

saopaulo8

saopaulo2

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Nike sb
Miércoles, mayo 24th, 2017

lo nuevo de Sergi Castellà con nike sb es una oda a Barcelona

- BOARDSPORTS CULTURE Films Skate Society -
Captura de pantalla 2017-05-24 a las 11.46.42 1
Miércoles, mayo 24th, 2017

the haus: la expresión del verdadero espíritu urbano de Berlín

- ART CULTURE Society Streetart -
Tony1
Miércoles, mayo 24th, 2017

artesanos modernos: pasado y futuro cara a cara

- ART Painting Photography -