ART, CULTURE, ,

mujeres viñetistas: el arte de reírse de uno mismo

Jueves, septiembre 8th, 2016 | T: lamono

Hasta hace relativamente poco el campo del humor gráfico estaba dominado por hombres. Pero el poder de hacer uso del ingenio para darle a la vida un poco de chispa no es cosa de un sexo o de otro. Siempre ha habido mujeres viñetistas pero a menudo, se ha devaluado su trabajo calificándolo de ‘femenino’. ¿Humor femenino? ¿Qué es eso, si es que llega a existir? Por suerte, en los últimos años, gracias a las redes sociales y al empoderamiento de la mujer en todos los campos, muchas artistas están dando a conocer su trabajo y se están situando en el podio del humor gráfico, haciendo gala de una buena dosis de sarcasmo y demostrando que lo de reírse de la condición humana es uno de sus fuertes. Y se les da muy bien. Portada: Flavita Banana

www.instagram.com/flavitabanana/

www.instagram.com/mercrominah/

www.instagram.com/modernadepueblo/

www.instagram.com/monstruo_espagueti/

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
flavita-madre-leer

Si cada noche hiciésemos un repaso de todo lo acontecido durante el día, seguro que acabaríamos riéndonos de unas cuantas cosas. Por ridículas, exageradas, divertidas o por ser raras de cojones. En realidad es una suerte poder reírse de uno mismo porque, incluso lo que por un momento parece el fin del mundo, puede llegar a convertirse en el principio de una carcajada. Lo que pasa es que a veces necesitamos que otro nos haga ver las cosas de un modo distinto para darnos cuenta de lo cómicos que somos. Lo de expresarlo a los demás y que se entienda es ya otra historia. Esto queda en manos de los artistas del humor. Por eso hemos hablado con algunas de las viñetistas que mejor saben hacerlo y que han sabido reinventar el humor gráfico en un contexto en el que las redes sociales mueven el mundo.

clarilou

Clara Lousa (@clarilou_)

“Mujeres en el territorio del humor gráfico siempre hubo, solo que ahora tenemos mucha más visibilidad”, opina Clara Lousa (@clarilou_), una estudiante de Ingeniería de caminos que sin esperarlo, se encontró inmersa en el mundo de la ilustración. “Empecé a hacer mis viñetas sin ninguna pretensión ni expectativa. De toda la vida mis viñetas camparon a sus anchas por mi desordenado escritorio, pero no fue hasta hace pocos años que decidí (por presiones cercanas) subir una a Instagram a ver qué pasaba”, explica. Clara es autodidacta y ya tiene más de 97k seguidores en IG. Su estilo risueño y ameno se ha ganado la simpatía de muchos y la ha llevado a publicar hace poco su libro Con tacones y a lo loco.

Los protagonistas de sus viñetas suelen ser personajes femeninos que viven situaciones de lo más comunes: “las mujeres empatizamos mucho y nos gusta vernos reflejadas en las viñetas y descubrir que no estamos solas ni locas, y hay muchas más como nosotras”. Pero, “no creo que haya una diferencia de humor entre hombres y mujeres, la esencia es la misma, solo cambia el envoltorio”. La ilustradora gallega explica que el uso de colores pastel en sus viñetas puede hacer que los hombres se sientan menos reflejados, aunque la “la situación sea de lo más unisex”. Es inevitable que la personalidad de la autora se vea reflejada en su obra, de ahí su estilo. Pero eso no significa que sus viñetas vayan dirigidas exclusivamente a personas como ella; a mujeres.

p8ladas

Laura Santolaya (@p8ladas)

Clara Lousa no es la única que piensa que el humor no tiene género. La navarra Laura Santolaya (@p8ladas) defiende que lo que pasa es que “el cómic se ha ‘democratizado’; hoy en día hay cómics y novelas gráficas de casi cualquier tema, estilo y para cualquier tipo de público”. La mayor parte de tiras cómicas que conocíamos hasta hace unos años los que no estamos en el mundillo son las que encontrábamos en las secciones de opinión de los periódicos, la mayoría sobre política. Pero ahora, las encontramos en un contexto distinto, las redes sociales, cuyo público es mucho más amplio y universal. Por esa razón, ya no tiene sentido que haya más hombres que mujeres dedicados al humor gráfico, porque todos tienen las mismas oportunidades a la hora de difundir su trabajo.

Cuando pensamos en mujeres que reivindicaron su lugar como humoristas gráficas en el siglo XX, es imprescindible mencionar nombres como el de Núria Vilaplana Buixons (Barcelona 1931). Bajo el seudónimo de Núria Pompeia, fue pionera del cómic de narrativa experimental a finales de los 60 y criticó duramente el machismo imperante y la falta de libertades en un tiempo de prohibiciones. Pero fue por su personal estilo y su ironía que se ganó el respeto de sus colegas. En una entrevista a la revista Triunfo, decía: “Si publico, es para comprometerme; para mí, cualquier tipo de creación tiene que ser algo vivencial y de testimonio. Si no, no me interesa.” Por otro lado, es imposible obviar el trabajo de Maitena (Buenos Aires, 1962), que con sus tiras abordaba temas que no se planteaban en voz alta, como el del divorcio, la homosexualidad, la guerra de sexos, las falsas apariencias… Actuó como la más mordaz de las feministas y derribó barreras, convirtiéndose en un referente. Pero aunque hoy en día el mensaje sigue siendo igual de importante, lo que gana terreno en las redes sociales, más que la defensa de unos ideales sociales, más que la política, más que el feminismo; es aprender a reírse de uno mismo, de lo cotidiano.

nuria-pompeia

Núria Pompeia

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
lo que gana terreno en las redes sociales, más que la defensa de unos ideales sociales, más que la política, más que el feminismo; es aprender a reírse de uno mismo, de lo cotidiano

flavita-duele-el-exnovio

Flavia Alvarez (@flavitabanana)

Tras haber intentado mejorar en varias disciplinas plásticas y emocionales, la ilustradora Flavia Alvarez (@flavitabanana) se dio cuenta de que el humor y la autocrítica siempre volvían. Era inevitable que tarde o temprano, acabara dedicándose a hacer reír (y pensar) a la gente. “Haciendo las viñetas a mi manera era feliz, ya no me comparaba a nada porque nada se parecía. De hecho cada vez son más sencillas, me doy cuenta de que en el fondo me importa el mensaje”, nos cuenta. Lo de ilustrar queda en un segundo plano. Quino, Sempé, Serge Bloch, Jean Bosc, Chaval, Claire Bretecher y el Roto han sido su máxima inspiración, “el dream team”, como dice ella.

Su segundo motor es la cotidianidad del amor: “Se me da mal lo de tener pareja, lo de mantener el interés por alguien, pero me fascina que la otra gente pueda. Es maravilloso cómo pueden tener la misma cara a su lado durante años, las mismas palabras, discusiones, reproches, alegrías. Los miro un rato y me explota la cabeza en ideas. Son predecibles, y creo que ahí reside el humor, y ese confort que les hace felices”. Las parejas protagonizan muchas de sus viñetas pero son solo una parte del universo de Flavita Banana. Cualquiera puede sentirse identificado o ver reflejado a alguien conocido en sus piezas, porque son el espejo de los pensamientos del ser humano del siglo XXI.

monstruo-espagueti

Anastasia Bengoechea (@monstruo_espagueti)

Otras como ella, son Raquel Córcoles (@modernadepueblo), Anastasia Bengoechea (@monstruo_espagueti) o Ana Jiménez (@mercrominah). Personas que saben que tomarse la vida con humor es un remedio contra la amargura. Ante lo bueno y lo malo, reírte te salvará, aunque sea solo por unos instantes. “Mucha gente de mi círculo pasó por malas etapas, enfermedades y experiencias: patalearon, perdieron los nervios y la cabeza pero siempre admiré que nunca jamás les faltó el sentido del humor”, explica Clara Lousa. Porque la vida te traerá desgracias que no podrás escoger, “pero hay una cosa que sí que puedes escoger y es cómo te las tomas”.

Hay miles de personas que eligen emprender el camino del humor y de ahí que los lectores de estas exitosas viñetistas crezcan cada día que pasa. Laura Santolaya siempre ha creído en el amor a primera risa: “A la gente no se le olvida cuando se ríe o se lo pasa bien con algo tuyo porque hacer reír hoy en día no es algo fácil”. Por eso insiste en lo importante que es reírse de uno mismo. Si te esfuerzas verás que todas las historias tienen dos caras y que un mal día no tiene porqué ser eterno. “No sé si es medicina, pero la vida me va mucho mejor desde que me río de todo”, concluye Ana Jiménez.

moderna

Raquel Córcoles (@modernadepueblo)

flavita-banana

Flavia Alvarez

clarilou-f-boqueron-a-feira

Clara Lousa (f: Boquerón á Feira)

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

ecophonic 2
Viernes, abril 28th, 2017

#MadeInBarcelona: 5 proyectos locales que nos devuelven a las raíces

- CULTURE DESIGN Fashion Society STYLE Technology -
Captura de pantalla 2017-04-28 a la(s) 14.07.55
Viernes, abril 28th, 2017

top 5, los posts más vistos

- CULTURE Society -
32827555050_6bdd31dc3f_z
Viernes, abril 28th, 2017

friday submissions: la mirada ácida de fabio ayala

- ART SUBMISSIONS -