BOARDSPORTS, Destacado1, Skate, , , ,

#lamonoINSIGHTS: cuba skate, skateboarding es solidaridad

Lunes, noviembre 27th, 2017 | T: lamono

Patinando se ve el mundo desde otra perspectiva. Vas rodando y contemplando tu alrededor. Parece que todo esté a cierta distancia y que acelere a la velocidad que tú decides. Los skaters cubanos ven el mundo de una forma distinta. Para ellos, el skate lo es todo, es su forma de vida. Les ha enseñado a compartir, aprender, divertirse y ser solidarios con los demás. A pesar de la represión que sufren día a día por una sociedad que no les comprende y ni siquiera se esfuerza por entender de qué va este deporte , hay personas como Miles Jackson de Cuba Skate y Steven de Toda Fuerza que están poniendo su granito de arena para ayudar a estos jóvenes. Y de su mano, vamos a adentrarnos en la incipiente escena cubana del patín. T: Nora Muixí

www.facebook.com/CubaSkate

www.todafuerza.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
DSC04782

El estadounidense Miles Jackson pisó por primera vez la Habana en 2010 para acabar su último trimestre de la universidad. “Yo no sabía mucho de skate antes de venir a Cuba. En Estados Unidos no patinaba mucho. Me traje dos tablas a la isla, y cuanto más tiempo pase allí, más aprendí sobre el skate. Lo que me sorprendió fue que no hay apenas recursos para patinar pero el nivel y el talento junto a sus deseos son muy fuertes”. Eso fue lo que llegó al corazón de Miles, y empezó a pensar qué podía hacer para ayudar a esos chavales. “Aunque no haya una tienda y el Gobierno no les apoyé, al final hacen lo que quieren como sea. Hay mucha gente alrededor del mundo que hace artes y deporte pero no tienen la misma energía que los cubanos”, cuenta el americano.  Miles Jackson vive en Washington y, junto a tres amigos, ha montado una tienda de skate. Según él, hay mucha gente en Estados Unidos y Europa que solo patinan porque quieren conseguir un sponsor, y no tanto porque les guste el deporte o la cultura. Destaca que en Cuba es todo más puro. Está claro que en este país caribeño se ha creado una cultura del skate muy auténtica, esa que nace en las calles y en las que patinar se convierte en una verdadera pasión.

22894614_507760829584164_613114944_n-1

Reinaldo Vicet patina desde hace 12 años. A finales de 2004 descubrió el skate gracias a un amigo, con el que empezó a deslizar por las calles del Parque de la Juventud de La Habana. No era un skatepark ni por asomo, pero tenía unas rampas que podían moverse en caso de que hubiera inundaciones, ya que se encuentra cerca del Malecón, el mar. “Conocí a Miles en 2010 cuando vino gracias al programa universitario de la Universidad de Michigan. Nos juntamos en el parque de la Juventud cuando aún no habían esas rampas. Él iba con su skate y entablamos una fuerte amistad. Al cabo de un año, Miles volvió a Cuba para empezar el proyecto de Cuba Skate, que ha ido evolucionando poco a poco”, cuenta Reinaldo.  Miles estudiaba en la Casa de las Américas, que se encuentra en el barrio del Vedado, donde vive Reinaldo y la mayoría de skaters. “Conocí a Reinaldo, que se convirtió como en un hermanito mío. Yo le cuidaba a él y él me cuidaba a mí. Pasamos mucho tiempo juntos”, explica Miles emocionado. En el momento en qué entablaron esta amistad, empezaron a crearse la raíces de este proyecto que ha marcado un antes y un después en la historia del skateboarding cubano.

¿Y cómo se creó Cuba Skate? Cuando Miles Jackson y su novia regresaron a Estados Unidos, al cabo de tres meses, se dieron cuenta que tenían que hacer algo para ayudar a esos chicos. “Al principio, solo veníamos para regalar tablas y material pero eso se acabó. Yo cada dos o tres meses viajo allí para traer recursos. Pero resultó difícil porque todo el mundo cogía las cosas y nos dimos cuenta que había gente que revendía los regalos para sacar dinero”, cuenta Miles.  Al final los recursos no caían en la manos de quién realmente lo necesitaba y, sin duda,  tuvieron que cambiar ese sistema. “Ahora si tu quieres una tabla o un par de tenis (zapatillas),  tienes que ganártelo trabajando en la construcción de parques que estamos llevando a cabo, ahora mismo, tenemos uno fuera de la Habana que se llama Marianel. También estamos reciclando madera recolectando tablas rotas y haciendo nosotros de nuevas”. Cuba Skate tiene máquinas para cortar, picar, y hacer la forma de las tablas. Los patinadores han de colaborar en este proyecto para ayudar a todos los skaters de la Habana,  y así demostrar su espíritu solidario. A cambio, reciben como recompensa el material que han ayudado a crear. “También nos vamos a Cuba con equipos de skate de Element, New Balance, Converse, y en noviembre vamos para allá con una gente de Baker. Hemos hecho intercambios internacionales llevando gente del mundo del skate y de universidades para ayudar en nuestro trabajo en Cuba”, explica Miles.

22833437_10109224639330653_1233892172_o

Antes de que existiera Cuba Skate, Reinaldo y el resto de los skaters cubanos tenían que ingeniárselas para poder arreglar los problemas que se le presentan a cualquier rider. Cuando se les rompía una tabla o se les agujereaban los zapatos, solamente había dos opciones: esperar que les visitará un skater profesional que viniera de fuera de la isla, o que algún amigo aceptara hacer algún intercambio. Sin embargo, ahora Cuba Skate contacta con profesionales y personas influyentes en el mundo del skateboarding para que proporcionen materiales a los cubanos. También hacen un llamamiento a fotógrafos profesionales para que visiten la isla y contribuyan en el proyecto. “La situación ha mejorado mucho. Ahora patinadores de alrededor del mundo están viniendo a Cuba y verles montar en la tabla nos da mucha motivación”, explica Reinaldo.

La motivación es uno de los mayores problemas de estos jóvenes. Viven en un país que impone barreras a su libertad de expresión. Patinar resulta el mejor antídoto para desconectar de esa realidad y no caer en una depresión. ¿De qué sirve estudiar gratis si no tienes la oportunidad de ganar un sueldo digno? ¿Y si tampoco te dejan salir de tu país? Estos jóvenes se sienten como pájaros enjaulados. El skate les ha permitido soñar y sentir que forman parte de algo que les conecta al resto del mundo, del cual están fuertemente alejados por culpa de un Estado represivo. Los cubanos lo tienen muy difícil para poder salir de la isla. Así que para muchos tomar un billete de avión hacia cualquier parte del planeta es un sueño que solo los más afortunados podrán hacer realidad; aquellos que consiguen un trabajo en otro país o los que se casan con algún extranjero. Además, Cuba se encuentra cerrada al mercado internacional y no resulta fácil hacer llegar el material desde otros países. Sin embargo, Cuba Skate se las ha ingeniado y, gracias al apoyo de amistades en el mundo del skate que contactan con ellos por mail o Facebook cuando viajan a la isla, consiguen llevarles aún más material.

22831303_10109224639270773_1549647198_o

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Cuando se les rompía una tabla o se les agujereaban los zapatos, solamente había dos opciones: esperar que les visitará un skater profesional que viniera de fuera de la isla, o que algún amigo aceptara hacer algún intercambio. Sin embargo, ahora Cuba Skate contacta con profesionales y personas influyentes en el mundo del skateboarding para que les proporcionen materiales a los cubanos

DSC04364

Otro proyecto reflejo de la solidaridad en el skateboarding es Toda Fuerza, la primera tienda online con productos de skate creados en Cuba. Por ahora, solo tienen tablas con diseños exclusivos de artistas cubanos pero pronto empezarán a fabricar gorras y otros productos. El creador de esta iniciativa es Steven, un cubanoamericano que visitó la isla para conocer parte de sus raíces y, como Miles, estuvo en el Paseo del Prado patinando y allí conoció a Reinaldo y otros skaters. “Quedé impresionado por su habilidad, su estilo y su carácter recreativo”, cuenta Steven, que creció en Florida trabajando junto a patrocinadores de tablas. El cubanoamericano pensó que con algo de ayuda podría traer más equipos, pero prontó se dió cuenta del poco interés de las compañias para colaborar con donaciones. Este fue el motivo principal para crear Toda Fuerza, que se ha convertido en todo un apoyo para los skaters cubanos, ya que, por primera vez, han conseguido que una marca oficial se interese por patrocinarles y regalarles material. “El hecho de que no hayan tiendas de skate  en Cuba es la causa de que las compañías no quieran invertir. No hay forma de que obtengan ventas, solo Adidas parece estar involucrada en el skateboarding global y tiene una tienda en la Habana”.

Todo fue un experimento que empezó Steven con su propio dinero y con el objetivo de poder demostrar al mundo el talento de los skaters cubanos, y así conseguir ventas en Estados Unidos. “Hasta ahora el mercado estadounidense tiene muchas marcas de skate y no ha estado exigiendo una marca cubana, pero hemos tenido interés en España, Puerto Rico, Alemania y Canadá”, asegura Steven. Por tanto, Toda Fuerza se prepara para generar ventas a tiendas europeas para el 2018.

Una de las luchas presentes en el skate, desde sus inicios, es el conflicto entre la policía y los skaters, visible en casi todas las partes del mundo donde se patina, ya que los skaters tienen que lidiar con agentes que los ven como un estorbo en la calle. “Casi siempre tenemos problemas con la policía. Cuando patinamos en las plazas que son de mármol, dicen que somos los culpables de que se rompan los bancos. Y cuando patinamos por la calle nos acusan de provocar accidentes. Así es el skate aquí”, dice Reinaldo entre carcajadas. Se lo toma con humor pero, más de una vez, les ha detenido la policía por esa imagen creada en la sociedad cubana de que los skaters son peligrosos. Y esto se debe en parte a la desvalorización de este deporte. En Cuba, generalmente,  todavía hay un cierto desconocimiento sobre la cultura skate. “La gente solo nos ve patinando en la calle y el que no conoce el skate piensa que lo único que hacemos es tomar alcohol, fumar y subirnos a la tabla” , asegura Reinaldo. Los cubanos ven a los skaters como un colectivo que no aporta nada a la sociedad. Por eso, Miles Jackson determinó como uno de los objetivos principales de Cuba Skate tomar las riendas en este asunto y empezar a cambiar esta imagen negativa y equívoca.

DSC06642

Estos skaters, que buscan ganarse el respeto y la aceptación de la sociedad cubana, se encargan de limpiar los lugares donde patinan y las latas en la playa para que la gente vea que los patinadores cuidan su ciudad. “Hace poco estuvimos en Matanzas repartiendo jabón, pasta dental  y otros productos básicos para los más afectados por el ciclón Irma”, cuenta Reinaldo. Otra acción que llevan a cabo para evitar que la polícia los ”bote”, es decir, que los eche, es la recogida de basura que Miles Jackson inició en el Paseo del Prado de la Habana, donde suelen patinar muy a menudo. “Estamos haciendo un parque en una zona que se llama Ciudad Libertad que está llena de cristales, condones… De manera que la estamos limpiando y reformando para demostrar que aparte de ser patinadores buenos también somos miembros de la comunidad”, dice Reinaldo. Este proyecto solidario ayuda a demostrar a la sociedad que estos jóvenes tienen muchas cosas buenas que aportar. Gracias a estas acciones aprenden a ser solidarios entre ellos y con el resto del mundo. No habrán tenido material adecuado a mano como los skaters europeos o americanos pero han creado algo mucho más valioso, una comunidad skate que es puro reflejo de lo que emana este deporte; solidaridad y compañerismo. Esto unido a la fuerza y motivación por colaborar con Cuba Skate con quiénes han aprendido hasta a hacer rampas por ellos mismos. Los recursos son lo de menos cuando la pasión por el skate corre por las venas de estos jóvenes.

22834267_10109224639515283_1370758871_n

En 2020 el skateboarding pasará a formar parte de los Juegos Olímpicos de Tokyo. Según Miles Jackson será positivo para los patinadores del mundo pero aún más para los cubanos. El plan es conseguir que el Gobierno acepte construir skateparks. Ni en las plazas, ni en las calles, ni un trozo de acera es viable según el Gobierno para que el skate. “Entonces, ¿dónde patinamos?” — se lamenta Miles Jackson. En Cuba Skate ya tienen los contactos necesarios para empezar la construcción de ese idílico parque. El siguiente paso es conseguir los permisos necesarios y el lugar indicado. Otro objetivo que se ha planteado Cuba Skate es potenciar el skate femenino. Esta lucha está presente en la comunidad mundial del skate pero, en países como Cuba, el machismo aún es más visible. Una epidemia mundial que impregna a la sociedad de prejuicios contra las mujeres. Miles Jackson descubrió, gracias a Reinaldo Vicet y otros skaters, que las cubanas no ven el skate como una salida con futuro, y a parte, a los quince años ya tienen que centrarse en sus vidas por su condición económica y de género, así que tienen miedo de subirse a la tabla y lesionarse. El creador de Cuba Skate cree que la solución se encuentra en qué las chicas empiecen desde bien pequeñas familiarizandose con la tabla y así romper la barrera machista que las aleja de este deporte. Otro objetivo que tiene este proyecto es extender el proyecto a otras ciudades de la isla. “Estuvimos en la ciudad universitaria de Santa Clara y nos encontramos con una dura realidad, como el hecho de que se comparta una tabla entre diez skaters”, dice Miles. Cuba Skate se ha consolidado en la Habana y, poco a poco, ganará fuerza para ayudar a los patinadores de toda la isla.

Respecto al cortrometaje sobre Cuba Skate que ganó el Official Latino Short Film Festival, Miles opina, con todo su respeto y aprecio, que este filme no llega a mostrar la realidad de los skaters cubanos. La directora Leyla T. Rosario visitó la isla y en una semana realizó este cortrometraje entrevistando a los chicos de Cuba Skate y grabándolos en los lugares donde patinan. El estadounidense echa en falta una profundización en la realidad social de estos patinadores que luchan con el proyecto de Cuba Skate para ayudar y conseguir patinar en mejores condiciones.

Para Reinaldo el skate es su vida. Una forma de vivir que describe como increíble e imposible de abandonar una vez empiezas. “Te comienzan a llamar la atención cosas en las que otra gente no se fija tanto como escaleras, plazas… toda aquella arquitectura que el patinador explora para rodar sobre ella”, cuenta el skater cubano. La adrenalina y la sociabilidad que desprenden este deporte son otros de los puntos fuertes que encandilaron a este skater cubano: “se pasa mucho tiempo con los amigos, te abre muchas puertas y siempre vas conociendo a gente de todas las partes del mundo”.

Tanto Steven como Miles Jackson destacan la humildad que caracteriza a los skaters cubanos. Una virtud que se encuentra en peligro de extinción en la sociedad del primer mundo. “En Estados Unidos está lleno de tiendas y es facil conseguir una nueva tabla. Por eso algunos skaters americanos cuando están cabreados rompen su tabla invadidos por la ira sin importales ni lo más mínimo”, lamenta el creador de Toda Fuerza. Para Steven eso es puro derroche y consumismo mientras que, en Cuba es tan difícil encontrar una tabla, que los skaters cubanos han de compartirlas y le ponen muchísima más pasión. Una pura lección de compañerismo y solidaridad. Tanto el capitalismo como el comunismo tienen consecuencias negativas para la sociedad; unos pierden la capacidad de valorar y compartir mientras que otros tienen que lidiar con la escasez de recursos y limitación de oportunidades.

Deseamos muchísima suerte a Cuba Skate y Toda fuerza para que consigan sus objetivos y así mejore la escena del skateboarding en Cuba, donde hay menos oportunidades pero mucho talento. Ese potencial que nace desde la esencia de este deporte que viene de las calles, de aquellos que buscan cualquier rincón de las ciudades para deslizarse con su tabla y echarse unas risas con sus amigos. Esto es cultura urbana de la más pura y bella.

22831186_10109224639620073_543510658_o

22831012_10109224639445423_266926412_o

22833367_10109224639380553_867416048_o

22835611_10109224639674963_695523584_n

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

San-Diego-Gun-buy-back-Carver
Viernes, diciembre 15th, 2017

Gun Buyback Program, el trueque de armas de fuego por skates en San Diego

- BOARDSPORTS CULTURE Skate Society -
surf 3
Jueves, diciembre 14th, 2017

libro recomendado: the Cuba unknown, la subcultura del surf cubano

- BOARDSPORTS Surf -
foster4
Lunes, diciembre 11th, 2017

RIDE LIFE STORIES: foster huntington, una vida en carretera

- BOARDSPORTS Surf -