CULTURE, , , ,

#lamonoChats: marta puigdemasa, la felicidad como profesión

Martes, marzo 8th, 2016 | T: lamono

La felicidad es un tema infravalorado a pesar de que todos vayamos persiguiéndola incansablemente, aunque ni siquiera seamos capaces de admitirlo. Y es que parece que en el ajetreo del mundo actual no cabe espacio ni tiempo para aprender a disfrutar de las delicias que puede ofrecer la vida o compartirlas con los que nos rodean. ¿Somos demasiado cínicos para ser felices? Quizás, pero no todo está perdido. Hay algunos románticos que dedican esfuerzos para que la humanidad vuelva a creer. Perdiz Magazine ha nacido por y para dar felicidad a todo aquel que se zambulle en uno de sus relatos y testimonios que pretenden servir de inspiración y fomentar la tolerancia respecto aquello que llena y motiva a la gente, sin prejuicios ni cuestionamientos. Por humildes que sean las ilusiones de los protagonistas de los relatos, éstos valoran sus placeres y los elevan a algo que trasciende lo material y lo sensorial. La directora de la revista, Marta Puigdemasa, lo sabe y por eso decidió acercarnos a estos mundos y hacernos sentir de alguna forma partícipes de esta causa superior. Como persona vital y optimista que es, ha conseguido sacar adelante este proyecto personal y los frutos de su esfuerzo son ya un hecho, y un producto que sorprende por su calidad y su contenido.

http://www.perdizmagazine.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
retrato 4

Perdiz Magazine lleva en marcha desde 2012 con seis números ya en la calle. ¿Cómo se te ocurrió la idea para la revista? Llevaba un tiempo trabajando en el mundo editorial, un amigo me había descubierto el mundo de las revistas independientes y sabía que quería crear una revista en papel. Lo complicado era decidir: ¿una revista, de qué? La verdad es que nunca he sido muy fanática de nada: ni me gustaba mucho la moda, ni era de las que conoce todos los grupos de música del momento… Pero sí que mi pasado en el mundo de la publicidad y ciertas personas con las que me crucé me hicieron reflexionar sobre los valores de nuestra sociedad y por qué gente que lo tenía casi todo no era feliz. Un día leí un paper del British Medical Journal que afirmaba que las emociones positivas son contagiosas y que si te rodeas de gente feliz es más probable que tú también lo seas. Así que decidí hacer una revista llena de gente que te explicara por qué ellos son felices. La idea no es que tengas que seguir lo que ellos hacen, porque quizá incluso no estés de acuerdo con lo que hacen. La idea es más bien inspirar, fomentar la tolerancia y difundir la riqueza y la variedad de nuestro mundo: a cada uno le hace feliz una cosa distinta y, sea lo que sea (mientras no hagas daño a nadie, obviamente), desde nuestro punto de vista todo está igual de bien.

La felicidad, como algo normal y accesible, es el leiv motiv de la revista. ¿Crees que el mundo está lleno de cínicos y por eso necesita una dosis extra de felicidad? El mundo está lleno de gente muy distinta pero al final, aunque sea de forma totalmente inconsciente, todos buscamos lo mismo: sentirnos satisfechos con nuestra vida, que tenga un sentido y aprender a disfrutarla con sus más y sus menos. A veces nos perdemos en cosas que no nos aportan nada positivo simplemente por que son lo que “todo el mundo hace” y abandonamos lo que de verdad nos apasiona al fondo de un cajón. Perdiz quiere ser un estímulo para que todo el mundo persiga sus sueños.

Han pasado un montón de historias a través de sus páginas. ¿Alguna te ha emocionado especialmente? Me gustó mucho la historia de un francés de 40 años que hacía apnea. Su padre había sido payaso en un teatro submarino y, desde niño, él intentaba seguir de alguna forma la estela subacuática de su padre. Quería convertirse en campeón mundial de apnea, pero nunca había ganado ni siquiera un premio regional, y había estado varias veces a punto de morir. En el fondo la historia hablaba del fracaso. Pero aquel hombre decía que el camino, el tener un objetivo, el no perder nunca la esperanza y el sentirse conectado con su padre a través del agua, le había hecho feliz. Lo de que el resultado no importa es un topicazo como la copa de un pino. Pero en este caso me pareció una historia sincera y honesta, que excavaba muy profundo en la esencia del personaje.

¿Qué ha sido el reto más difícil en el que te vas visto durante estos años con la revista? Lo más complicado, como en todo proyecto, es la financiación, y el mantener un equipo unido e implicado con tan pocos recursos.

El diseño es uno de los elemento más importantes de la revista. ¿En qué os habéis inspirado? Querida son los diseñadores de la revista. Cuando empezamos, les di algunas indicaciones de lo que tenía en mente: que tuviera un toque artesanal, que tuviera color… Ellos acababan de salir de la universidad y creo que al final salió algo muy genuino porque le pusieron muchas ganas y mucho mimo. Crearon su propio estilo. Marc Sancho, director de arte de la revista, siempre dice que su diseñador de referencia es Jop Van Bennekom (de Fantastic Man y Gentlewoman) y que en Perdiz el objetivo principal fue no crear interferencias que distrajeran al lector del contenido y a la vez jugar con suficientes elementos visuales que dieran personalidad a la revista: el cosido artesanal, el holograma, el hecho de tener una portada sin cabecera, etc.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
A veces nos perdemos en cosas que no nos aportan nada positivo simplemente por que son lo que “todo el mundo hace” y abandonamos lo que de verdad nos apasiona al fondo de un cajón. Perdiz quiere ser un estímulo para que todo el mundo persiga sus sueños.

perdiz

¿Cómo seleccionáis los relatos de cada número? Pensamos temas que queremos tratar y a partir de ahí buscamos personas que puedan ayudarnos a tocar esos temas. A la hora de buscar, tenemos las mismas fuentes que todo el mundo: internet, conversaciones con amigos, un libro que estamos leyendo en ese momento, etc. Y también nos llegan propuestas de colaboradores.

La revista se ha convertido, gracias a sus fieles lectores, en algo así como una joya de culto. ¿Te esperabas esta buenísima respuesta? Wow, gracias. No sé si me atrevería a decir tanto. La verdad es que Perdiz vio la luz sin ningún objetivo comercial, sin ningún inversor, sin ninguna pretensión y sin ninguna certeza de que una revista con un tema así, que no existía en el mercado, funcionaría. Podía haber sido mi paja mental y que a nadie más le interesara, pero parece que va creando su espacio y que nos vamos acercando, poco a poco, a nuestro objetivo: crear una revista-objeto coleccionable que llegue al mayor número de personas posible y que aporte algo positivo a los lectores, aunque sea una sonrisa o un buen rato de lectura. Hemos conseguido ya mucho más de lo que esperábamos. Y cada vez que un lector nos dice que le gusta la revista, que dicen cosas bonitas sobre Perdiz en alguna web del sector o que nos escribe una librería del otro lado del mundo para decir que quieren tener Perdiz allí nos sentimos muy, muy orgullosos.

Eres periodista cultural con estudios de publicidad. ¿Has realizado uno de tus sueños como periodista con la creación de la revista? ¡Por supuesto! Me ha gustado escribir desde pequeña. Perdiz ha sido mi retoño y es mi proyecto vital, aunque soy consciente de que un día podríamos cansarnos (sobre todo del esfuerzo que requiere) y decidir con el resto del equipo que pasamos a otra cosa… y la vida continuaría.

¿Qué consejo darías a todos aquellos creativos que tengan una buena idea pero les falte ese empujoncito para llevarla a cabo? Que le pongan horas. Que sean sinceros con ellos mismos a la hora de marcar objetivos y formas de conseguirlos. Y que sigan su instinto.

Y a ti, ¿qué te hace feliz? Tener tiempo para vivir y compensar el trabajo y el ordenador con lo más trivial: un vermut con los amigos, ir a correr con mi madre, una excursión a la montaña, que mi novio me cocine una paella…

¿Qué otros proyectos tienes entre manos? La verdad es que, como he dicho antes, Perdiz es ahora mi proyecto vital. No tengo tiempo para mucho más. Trabajo como freelance editando textos para una empresa de tecnología, así que Perdiz la hago en mi tiempo libre, a partir de las 18h de la tarde. Ahora mi objetivo es poder dedicarle más tiempo y que, algún día, ocupe gran parte de mi jornada laboral.

¿Cómo crees que será la evolución en el futuro de Perdiz Magazine? Vamos despacito pero vamos evolucionando. En el número 6 que sacamos en febrero hemos empezado a trabajar con dos distribuidoras a nivel internacional, y eso implica poder imprimir una tirada más grande y que ya no tengo que estar haciendo paquetitos y reclamando facturas a librerías de todo el mundo. Y para el número 7 parece que el tema de conseguir anunciantes ha sido mucho más fácil, y además han venido a nosotros marcas con las que hay una conexión real. La meta a corto plazo es hacer lo mismo que ahora pero con más recursos y pagando a la gente con la que colaboramos como se merecen. A nivel creativo y de contenido, también nos gustaría explorar la parte audiovisual de la revista. Y seguir con nuestras Endorfinas: eventos que sacan las páginas de la revista al mundo real.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

Captura de pantalla 2017-09-21 a la(s) 10.16.58
Jueves, septiembre 21st, 2017

#lamonoPLEASURES: si te cuesta digerir la lactosa, tómate un yogur

- CULTURE -
dinara cheesecake-goat-cheese1
Martes, septiembre 19th, 2017

#lamonoPLEASURES: dinara kasko y su arquitectura para el paladar

- CULTURE -
p11f1-20170112-_fullscreen
Lunes, septiembre 18th, 2017

libro recomendado: todo lo que sabías sobre arte está mal

- Books CULTURE -