ART, Destacado1, , ,

la eterna lucha del artista: 4 historias sobre el panorama actual

Martes, noviembre 28th, 2017 | T: lamono

Detrás de cada artista hay una historia. Historias de superación, de caídas y subidas, de viajes interminables, éxitos, colapsos mentales y horas gloriosas. Pero al final, lo que llega a nosotros es el resultado de todo ello: su obra. Ilustradores, fotógrafos, diseñadores y creativos viven una misma realidad; la de alguien que plasma ideas, y también emociones, haciéndolas visibles para el resto. Aun así, para muchos es difícil conseguir difusión y compartir su obra con toda aquella gente que tal vez podría extraer algo positivo de ella. Aunque fuera solo una sensación de ligereza, sorpresa o puede que una sonrisa. Nuestra sección de Submissions va dirigida a todos aquellos que crean por necesidad y buscan un canal para visibilizar su trabajo. Los hay de muy buenos y hemos decidido conocer mejor su historia, la que se esconde detrás del lienzo, pantalla u objetivo que dan vida a sus piezas. Foto de portada: Marc Gassó.

https://www.eldiosdelostres.com/

http://www.solfelpeto.com/

https://www.instagram.com/maria_uve_/

https://www.flickr.com/photos/marcgasso/

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Marc Gassó 1

Marc Gassó empezó a echar fotos a todo aquello que le rodeaba en su primera comunión. “Mis padres me regalaron la típica Kodak cutre, analógica y compacta y flipaba bastante”. Desde entonces, su cotidianidad, amigos y viajes son el centro de su atención y aquello que le inspira para seguir adelante. El motivo de aquél regalo fue “que mi padre estaba harto de que siempre le tocase a escondidas su súper colección de cámaras antiguas”. De pequeño estaba obsesionado en intentar comprender la razón química que permitía imprimir un momento determinado, un segundo, al papel. Su trabajo es mayormente en analógico, ya que asegura que se siente mucho más cómodo así. “Lo que más me gusta es que me permite decir lo que me da la gana como me da la gana”, afirma.

Hace veinte años, estudió fotografía cuando todo era en analógico, pero entonces llegó el “virus digital contagiándome de lleno”, explica. “Poco a poco, con mucha rehabilitación y buenas terapias, conseguí superarlo, para sentirme mejor conmigo y mantener muy buenas relaciones con mi colección de cámaras”. Empezó en el mundo de la fotografía con la cara llena de acné capturando escenas de skate, snowboarding y surf con sus colegas. Poco a poco, su trabajo empezó a publicarse en revistas especializadas a nivel nacional y se fue a vivir a Euskadi para dedicar el 100% de su tiempo e ilusión a la fotografía de surf. Hasta que en un momento dado se cansó de las revistas, de las páginas web y hasta de los surferos. “No me llenaba nada, era un mundo demasiado sectario para mí, muy competitivo y lleno de envidias y tonterías a las que no supe ni quise amoldarme”, dice. Para Marc evolucionar significa “plasmar correctamente lo que quieres decir, crear tu propio diálogo con el espectador, ser fiel a ti mismo, no engañar” y cree que poco a poco lo está logrando.

Marc Gassó 3

Marc Gassó

Marc Gassó dice que no vive de la fotografía, sino para ella. Recurre a trabajos temporales para poder seguir echando fotos a su aire. “Me da mucho respeto y miedo mezclar dinero con mi gran pasión, no sé hacerlo muy bien y no quiero joderlo”, confiesa. Actualmente, se encuentra inmerso en un proyecto con una empresa internacional de comida rápida. No puede desvelarnos más información, pero asegura que pinta muy bien y que, sin duda es algo con lo que se divierte. Si no fuera así, no lo aceptaría. Lo primero es lo primero.

mariauve manos estrellas

Maria Uve

Ilustraciones llenas de sensualidad y erotismo invaden el perfil de Instagram de Maria Uve, cuyos seguidores alcanzan prácticamente los 93k. Con ellas, la artista gallega busca “alentar a la gente a vivir de forma libre sin complejos ni remordimientos, disfrutando del amor con igualdad”. Lejos de adjudicarse ninguna etiqueta, no se considera feminista, pero sí cree y defiende “la igualdad entre personas, ya sea con respecto a su género, su inclinación sexual, color de piel o creencias religiosas”, explica, y añade que, para ella, el respeto es “la mayor de las virtudes”.

Recuerda estar dibujando desde que tiene uso de razón. Estudió bachiller artístico, seguido de un ciclo superior de Ilustración y otro de Fotografía pero, aunque siempre le apasionó el mundo del arte, no fue hasta hace un año que decidió intentar dedicarse a su pasión. “Es un camino bastante complicado al igual que bonito”, cuenta. De hecho, “hace apenas un mes que páginas importantes han empezado a compartir mis ilustraciones, y cada vez que alguna lo hace siento que gano una medalla olímpica”. Cuando le preguntamos sobre la situación del artista en España, responde que en Galicia, al menos, “es básicamente imposible dedicarse a ello”. “Tengo amigos que hacen cosas increíbles y se han tenido que ir a la capital para poder ejercer”. Aun así, encuentran limitaciones: “Creo que no conozco a nadie que sea 100% artista pleno, los que tienen la suerte de dedicarse a su disciplina lo hacen bajo un punto de vista comercial”.

En su caso, tuvo un sinfín de profesiones antes de centrarse en la ilustración. Desde dependienta hasta camarera, pasando por teleoperadora, y con contratos muy precarios. “Estaba tan amargada de hacer algo que ni me llena ni me representa que opté por dejarlo y lanzarme con toda mi pasión a hacer lo que me gusta”, explica, y afirma que “estoy segura de que algún día podré vivir de esto”. No lo dudamos, y queremos saber qué proyectos tiene en mente: “una web propia con mis láminas y mis cosillas y, quién sabe, quizás algo editorial”. Con suerte, las cosas cambian en Vigo y se convierte en una de las primeras Ilustradoras que al fin pueden vivir de su arte.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
No se trata de regalarnos una posibilidad de trabajar, sino que se valore de forma real nuestra profesión - Sol Felpeto

Sol Felpeto - las dos fridas galgo

 ‘Las dos Fridas’, de Sol Felpeto

Sol Felpeto versiona las obras de grandes artistas como Picasso o Botero, convirtiendo a sus protagonistas en cuadrúpedos. Sobre todo, gatos. Estudió Diseño de Moda y Dirección Creativa en el IED de Madrid, y aunque su trabajo no tiene conexión con el mundo de la moda, asegura que el resultado se lo debe a ella “y a los profesores que me animaron a seguir mi camino en la ilustración y la pintura, aunque estuviera muy lejos de lo que se pedía o esperaba de los alumnos”. En sus pinturas hay color, humor y alborozo, al tiempo que intentan concienciar sobre “el respeto, cuidado y consideración hacia los animales”. Su debilidad por los gatos se ve reflejada en la colección ‘Picatsso’, un homenaje a Minou, el gato callejero que Picasso rescató de las calles de París en “un período de su vida muy ‘azul’ en el cual se encontraba deprimido y arruinado”. Tras un tiempo, tuvo que devolverlo a la calle, ya que no podía darle de comer. Un día, callejeando por Montmartre, el felino encontró una salchicha y, sin dudarlo ni un momento, volvió a casa de su antiguo amo para compartirla con él.

El auténtico objetivo de Sol Felpeto es crear una conexión entre animales y obras de arte icónicas a través de sentimientos e historias reales. Nacida en Venezuela, se trasladó con su familia a Madrid a los cuatro años, pero desde entonces, ha viajado por todo el mundo. Aun así, opina que “Madrid es un hervidero de cultura, arte, música y emprendimientos creativos; existen muchas comunidades de artistas, actividades y eventos a los que asistir, incluso de forma gratuita”. Parece que cada vez hay más ayudas a los artistas. Sin embargo, “la remuneración de muchos concursos o proyectos dirigidos a artistas nuevos o no tan nuevos es muy baja”, explica. Por eso, ella elige no participar en ellos, ya que “no se tiene en cuenta todo el trabajo que hay detrás de una pintura, dibujo o mural; no se trata de regalarnos una posibilidad de trabajar, sino que se valore de forma real nuestra profesión”.

Sol Felpeto - El gatoembajador inglés

‘El gatoembajador inglés’, de Sol Felpeto

Actualmente, Sol se encuentra inmersa en su proyecto ‘Gateros’, obras de Botero en las que los protagonistas “son los gatos de la Asociación Nacional Amigos de los Animales, a la cual irá destinado el 20% de las ventas de las diez piezas realizadas”. Bajo el eslogan ‘Adopta un cuadro, adopta un gato’, el arte se convierte en una herramienta más para colaborar con las instituciones que lo necesitan. Para el año que viene nos cuenta que tiene previsto realizar una exposición con nuevas piezas de su serie ‘Picatsso’, que inicialmente iba a ser de 12 piezas y la buena acogida ha hecho que se amplíe a 25. Por otro lado, ha empezado a crear una nueva colección titulada ‘Frida Galgo’, donde conecta “el sufrimiento que Kahlo volcaba en sus obras con el sufrimiento de los galgos hoy en día, maltratados por la industria de la caza y las carreras”.

Dios de los tres 9

El Dios de los Tres

Como él mismo dice, la obra de Javier Navarro, aka. El Dios de los Tres, es “como una olla de potaje o una cornucopia” de la que no sabes qué va a salir. Muchas flores, vegetación y animales, pero también “mucho sexo, mucha muerte, mucha vida, mucho pelo y por supuesto, mucho colorinchi y brilli brilli”. El Dios de los Tres está metido en todo tipo de movidas, ya sea mural, ilustración, diseño, moda, tatuajes, escultura… Repletas de simbolismos y referencias a viejos y nuevos arquetipos, sus piezas son una explosión de color. “Creo en el poder mágico de las imágenes del inconsciente colectivo pasado, que transporto al presente, creando nuevos códigos”, explica. Y es que según el artista almeriense “necesitamos nuevos símbolos mágicos, que pongan en valor el vínculo entre ser humano, animal y naturaleza”.

Para El Dios de los Tres, crear es una “necesidad vital total”, su forma de comunicarse. Pero antes de llegar hasta donde está ahora, tuvo que ganarse la propia confianza. “Cuando terminé mi formación académica universitaria, con el título de Licenciado en Bellas Artes, venía de regalo una crisis económica nacional, europea y mundial que dura hasta hoy”. Harto de encontrar trabajos precarios o no remunerados, se dio cuenta de que ganaba más dinero vendiendo sus dibujos debajo de la Alhambra, junto al río. “Muy romántico todo”. Después de esa experiencia, “necesité que me partieran por la mitad emocionalmente para plantarme en Madrid con 300 euros y un mes de piso pagado, buscando algo que no sabía muy bien cómo iba a conseguir (pero que estoy consiguiendo)”. Tras dos años muy intensos dibujando, exponiendo, viajando, presentando y vendiendo su trabajo, empezó a llegar lo bueno, “pero recuerdo que no salí ni a tomar una cerveza en meses, mucho menos de fiesta, mis amigos pueden atestiguarlo”. Aun así, no se arrepiente de nada, en cierto modo “fue terapéutico”, asegura, “apostar por El Dios de los Tres ha sido la mejor decisión de mi vida”. Si no lo hubiese hecho, nunca hubiese sabido si dedicarse a su verdadera vocación era una opción. Ahora, anima a todos aquellos que sientan el run-run en el estómago a que se lancen, como hizo él. “Si yo pude, vosotros también. ¡Vamos criaturas! No vais a vivir tanto como pensáis y cuando seáis mayores vendrán las madres mías”, exclama.

Dios de los tres 7

El Dios de los Tres

Aun así, admite que la vida del artista en España es una vida para valientes. Se siente un privilegiado al poder dedicarse al arte y para ello trata de diversificar su trabajo acercándose a distintas disciplinas. “El dibujo se ha convertido en mi cuchillo para sobrevivir en la selva y conseguir que todo lo que estoy construyendo siga adelante”, dice, añadiendo que “he aprendido a vivir con la incertidumbre, pero también a creer en mis posibilidades”. Javier ha estado viajando por unos cuantos países, cosa que le ha ayudado a conocer distintas realidades. En España “hay que cambiar muchas estructuras, planes educativos, perfiles profesionales…”. Si dependiera de él, haría borrón y cuenta nueva (y no solo en el ámbito cultural). A su parecer, “a veces la figura del artista está muy devaluada o maltratada y a la vez idealizada de una forma romántica; no termina de tomarse en serio”. Efectivamente, ninguna madre de los niños de su generación “deseaba que su hijo fuera artista o se dedicara a la creación”. Aunque es comprensible, lo que no comparte es que “también se inculque desde que eres chico en la escuela por parte de los profesores”.

Actualmente, El Dios de los Tres está inmerso en un proyecto para el espectáculo ‘The Hole’ y este mes presenta en Madrid una colección cápsula de tablets, speakers y smart watches customizados por él. En sus ratos libres, trabaja en su propio libro, en el que descubre quién es realmente El Dios de los Tres. “Quedaos con este nombre porque a partir de ahora y durante mucho tiempo oiréis hablar de él”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

cristina coral (2)
Sábado, diciembre 16th, 2017

inside/outside by cristina coral

- ART Photography -
Captura de pantalla 2017-12-16 a la(s) 12.32.07
Sábado, diciembre 16th, 2017

renato mendoza, arte para sobrevivir

- ART Illustration -
Tommy Lennartsson (5)
Sábado, diciembre 16th, 2017

tommy lennartsson, referencias pop

- ART Painting -