ART, CULTURE, , , ,

#HOMESWEETHOME features: la iglesia de satán, un hogar en la oscuridad

Lunes, noviembre 14th, 2016 | T: lamono

En 1966 Anton LaVey fundó la Iglesia de Satán en la Casa Negra, el lugar elegido para brindarle un hogar a los Satanistas. Ubicada en San Francisco, allí se realizaban seminarios y rituales, todo bajos la códigos erguidos bajo la religión codificada en la Biblia Satánica. LaVey murió en 1997, pero desde entonces la organización sigue funcionando y ganando adeptos. Considerados a sí mismos como “ateos escépticos”, promueven el individualismo y la búsqueda de la verdad. Hoy en día se encuentran ubicados en Hell’s Kitchen, en la ciudad de Nueva York. Tuvimos la oportunidad de hacerle unas preguntas al Reverendo M. A. Mandrake, uno de los líderes de esta orden, quien nos ofreció ciertas luces sobre esta religión que busca brindarle un hogar a quienes antes eran considerados heréticos, paganos o librepensadores. T: Felipe Duarte

churchofsatan.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
blackhouse-altar

Tras leer algunos de vuestros textos, podemos afirmar que el Satanismo se basa en la práctica de la indulgencia en vez de la abstinencia. ¿Podría explicar este principio más a fondo? El Satanismo defiende nuestra condición carnal y natural a través de ciertos principios y simbolismos. Este alineamiento conciente con el punto de vista Satánico le brinda a nuestras vidas como animales humanos un significado religioso. El Satanista dota la vida diaria con una conciencia apasionada, a través de la búsqueda del placer en sus muchas formas. Nos entregamos a la indulgencia en la cocina, en las artes, en la sexualidad, y demás placeres de acuerdo a nuestras preferencias individuales. No se trata de un hedonismo descontrolado, sino de un gozo Epicúreo que se enfatiza en la responsabilidad y el balance. Esto contrasta con la mayoría de religiones, que tienden a promover la abstinencia en nombre de la espiritualidad, resultando en deseos reprimidos que suelen aflorar como compulsiones descontroladas. A través de la indulgencia disfrutamos de vidas más saludables y plenas.

¿Qué posición tiene La Iglesia Satánica sobre la moral y la ética? El Satanismo enfatiza en la responsabilidad personal. Valoramos el contrato social donde cada individuo tiene la libertad de hacer lo que desee dentro de los confines de la ley, mientras que estas acciones no violen la libertad de los demás. Cuando este acuerdo es violado, avocamos por la Ley del Talión como nuestro estándar de justicia. Mientras sea posible, las consecuencias de un crimen deben reflejar la severidad del comportamiento problemático. Esto se basa en la ley natural. Nuestra moral es relativa, mas nuestra ética promueve un comportamiento responsable y dentro de los códigos legales.

De acuerdo al Satanismo, ¿dentro de qué premisas podemos encontrar la razón de ser del ser humano? El Satanista es su propio dios, queriendo decir que cada uno es el centro de un universo subjetivo. El universo objetivo es indiferente, gobernado por la física y la biología, sin ningún propósito discernible más allá de la acción y reacción. Puesto que rechazamos cualquier prescripción sobrenatural para el “significado de la vida”, depende de nosotros como individuos determinar nuestro sistema personal de valores. Creemos que tiene sentido organizar la vida propia para maximizar los placeres saludables y minimizar cualquier tipo de sufrimiento innecesario. Habiendo dicho eso, lo que motiva a un Satanista puede ser intrascendente o incluso objetable a otro. Después de todo, somos individualistas.

¿Existe tal cosa como el “bien” y el “mal”, o simplemente las consecuencias de nuestros actos? Nuestros estándares morales van más allá del “bien y el mal”, parafraseando a Friedrich Nietzsche. Juzgamos todo de acuerdo a cómo nos afecta a nosotros como individuos, y a quienes nos importan a nivel personal. En lugar de conformarnos con un estándar dualístico, buscamos una “Tercera Vía”. Este es el término que utilizamos para una evaluación más racional y matizada de todo aquello que observamos. Con esto en mente, juzgamos las acciones de todos, incluyendo las propias, de acuerdo a nuestro sentido Satánico de justicia.

¿Qué es la esclavitud y qué es la libertad? La esclavitud tiene una historia amplia y variada en cuanto a práctica y concepto. Afortunadamente, hoy en día raramente existe como la posesión de personas como propiedad. Entonces aquello fue una injusticia generalizada. Anton LaVey enmarcó la esclavitud dentro del sentido sadomasoquista, como la rendición voluntaria a un maestro escogido libremente. Esta es una dinámica que muchas veces define las relaciones íntimas, propiamente en el BDSM. Yo definiría libertad como la habilidad de poder tomar decisiones propias. Cualquier persona en su sano juicio tiene mucha libertad. Sin embargo, muchas de ellas prefieren rechazarla a favor del colectivismo y otras maneras de auto-negación compulsiva. Esto puede ser debido a que la libertad requiere responsabilidad personal, un principio fundamental del Satanismo. Promovemos los retos de una vida definida dentro de nuestros términos individualistas.

¿Es posible que el ser humano sea esclavo de sus deseos y pasiones? De ser así, ¿hasta qué punto el Satanismo promueve la indulgencia? Nuestro lema principal es “indulgencia, no compulsión”. Somos realistas, así que entendemos la posibilidad de caer en comportamientos excesivos. Pero como con todo, hay consecuencias. Violar el contrato social puede acarrear dificultades personales. Infringir la ley puede resultar en prisión, o incluso peor. A nivel meramente individual, las compulsiones nos pueden llevar al malestar, la enfermedad o la muerte. El Satanista asume la responsabilidad personal de estas repercusiones, y es así, entonces, alentado a practicar la moderación en todas las indulgencias.

En el mundo en el que vivimos, y a través de una visión periférica sobre la sociedad, ¿dónde podemos ver los principios del Satanismo proliferar? Los principios del Satanismo están arraigados en el ser humano animal y su posición dentro del universo natural. Así, entonces, se pueden ver aspectos del Satanismo dentro de cada campo de la actividad humana. Sin embargo, estos elementos Satánicos suelen ser vilipendiados y suprimidos tanto a niveles religiosos como seculares. Cuando no lo son, suelen llevarse a excesos irresponsables. Los Satanistas enaltecen el individualismo, la búsqueda del placer, la meritocracia, el gobierno secular, el balance de justicia, y otros conceptos promulgados por números cada vez más grandes de personas alrededor del mundo. Muchas sociedades todavía reprimen varios de estos principios naturales y racionales, aunque su influencia persista y muchas veces aflore.

blackhouse-ritualchamber

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
El Satanista es su propio dios, queriendo decir que cada uno es el centro de un universo subjetivo

blackhouse-hallway

El Satanismo fomenta la venganza en contra de los enemigos. ¿Cuál es la diferencia entre vengarse e imponer límites? El Satanismo aboga por el civismo, así que hacemos nuestro máximo esfuerzo por vivir y dejar vivir. Sin embargo, siempre habrá personas que violen este contrato social en diferentes grados. Cuando esto sucede, emplearemos todos los medios legales necesarios para defendernos a nosotros mismos y a quienes amamos. Esto es de acuerdo con el principio Satánico de responsabilidad y justicia, que respalda la ley y el orden.

¿Dónde se encuentra el hogar de los Satanistas? Los Satanistas viven alrededor del mundo y en todo tipo de hogares. Estas moradas suelen reflejar nuestras personalidades e intereses únicos. Avocamos por el desarrollo de ambientes completos; espacios diseñados para evocar una estética que ofrezca alegría a sus ocupantes. Esta estética está arraigada tradicionalmente en nuestro ECI (por sus siglas en inglés) personal: Inercia de Cristalización Erótica (o Emocional). El ECI de cada uno consiste en las preferencias musicales, de vestimenta, decoración, y otros estímulos que son establecidos a temprana edad. Mejoramos nuestras vidas al rodearnos con estos placeres duraderos, en vez de seguir tendencias ciegamente. Estudios han demostrado que esto incluso puede ayudar a las personas a vivir más y gozar de mejor salud, justo como LaVey conjeturó.

El Satanismo puede ser considerado como el empoderamiento del hombre como especie, de sus pensamientos y acciones. ¿Existe alguna meta en común hacia donde este poder deba ser dirigido? El Satanismo fue formulado para empoderar a los individuos con quienes comulga. Nuestras metas son diversas y suelen ser altamente personales. Sin embargo, tenemos un Programa de Cinco Puntos, el cual delinea las metas más generales del Satanismo como movimiento. Promovemos la estratificación a través de la meritocracia, los impuestos para todas las iglesias, el gobierno puramente secular, la proliferación de la compañía humana artificial, y la opción de vivir en un entorno completo. Animo a quienes estén interesados en la explicación más detallada de LaVey a leer el artículo “Pentagonal Revisionism” en ChruchofSatan.com. Todos estos puntos fueron diseñados para reducir la influencia del colectivismo institucionalizado, en aras de premiar el individualismo, el librepensamiento y la creatividad.

Debido a que no existe tal cosa como la justicia divina, ¿qué clase de justicia hay? Ya que la que ejerce el hombre puede y de hecho falla muchas veces. La justicia no es sobrenatural; es natural. Cuando una persona viola las libertades de otra, el individuo afectado busca su defensa propia, como cualquier otro animal. Es por esto que la rabia no es un pecado. Es una respuesta instintiva que nos ayuda a protegernos. Aún así, se debe actuar de manera responsable. Las leyes seculares le permiten a los individuos ser libres de hacer lo que les plazca mientras que no afecten a otros de manera negativa. No obstante, el sistema legal tiene sus fallas. Esto es inevitable, ya que las personas cometemos errores. Sin embargo, muchos gobiernos continúan redefiniendo sus legislaciones para maximizar la libertad responsable. Esto suele ser gracias al activismo legal, lo cual es algo que los individuos Satanistas buscamos a veces, entre otras causas significativas personales.

A lo largo de la historia, los hechos demuestran que ha habido más asesinatos y matanzas en nombre de Dios que de Satán, ¿qué tiene que decir al respecto? No existe razón para matar en nombre de Dios o de Satán, ya que ninguno de los dos existe. Los crímenes religiosos son motivados por la fe en una deidad, comúnmente llamada “Dios”, que en teoría premiará la exterminación de algo considerado como “malo”. El Satanista rechaza todas las creencias que llevan a las torturas sin sentido y a derramar sangre de manera innecesaria. Es importante aclarar que esto también aplica a las muertes políticas, que son causadas por el mismo tipo de fanatismo ciego. Nuestro símbolo de Satán representa el cuestionamiento a todas las formas de fe. No existe tal cosa como “asesinato Satánico”, porque como individuos racionales, los Satanistas promueven los estándares racionales de justicia. Los credos teístas, por otro lado, suelen exigir la erradicación de las creencias que no están a favor de las suyas. Esta irracionalidad explica el basto número de matanzas a través de los milenios en el nombre de Dios por aquellos que se consideran sus seguidores.

Dentro de los Nueve Pecados Satánicos, el noveno se llama “La Falta de Estética”. ¿Hay alguna manera de describir en palabras las “configuraciones placenteras y armoniosas universales” de belleza y balance? La belleza como concepto tiene una gran y rica historia, y la ciencia moderna ha hecho grandes descubrimientos acerca de lo que nos place y estimula nuestros sentidos. El Número Áureo puede ser el principio de belleza más conocido. Se encuentra en muchas de las proporciones y patrones de la naturaleza. Ejemplos adicionales incluyen curvas suaves, ángulos marcados y ciertas armonías y ritmos en la música. La presencia, ausencia o distorsión de estas configuraciones puede influir en nuestra reacción hacia otras personas y nuestro entorno, incluso inconcientemente. El Satanista reconoce esta pistas y las aplica a través de lo que llamamos Magia Menor. (Magia Mayor es nuestro término para rituales de catarsis.) La Magia Menor también ha sido conocida como glamour o fascinación, y antes fue una forma bastante conocida de brujería. Utilizamos estos estándares como punto de partida, influyendo en otros y estimulándonos nosotros mismos a través de nuestra apariencia personal y nuestro entorno. Los Pecados Satánicos no son dogmas restrictivos, sino más bien comportamientos cuyas consecuencias son negativas para los Satanistas. La Falta de Estética es un pecado para nosotros porque debilita al individuo y le resta valor a los placeres visuales de la vida. La estética es una fuerza primaria motivadora en la naturaleza, con la cual nosotros siempre buscamos trabajar.

¿Por qué cree que las personas suelen asustarse con el Satanismo? Antes de que el Satanismo fuese codificado por Anton LaVey, las personas acusadas de Satanistas solían ser heréticos, paganos, librepensadores, u otros inadaptados dentro de una sociedad mayoritaria y opresora. LaVey reexaminó esta acusación desde la perspectiva del villano. Él promulgó principios que siempre fueron considerados Satánicos, pero rechazó las fábulas empleadas para difamar a sus practicantes. No obstante, muchos de estos mitos negativos aún persistieron. Probablemente siempre será así, ya que estos practicantes son constantemente estigmatizados en la mayoría de las culturas. También hay razones más realistas de por qué las personas temen al Satanismo. Nosotros rechazamos todas las formas de fe, y avocamos por la responsabilidad personal en vez de la mentalidad de víctima, promovemos la meritocracia por encima de igualitarismo, así como el individualismo por encima del colectivismo, y nos estimulan los símbolos que muchas ideologías consideran ofensivos. Algunos aspectos del Satanismo podrían ser menos aterradores si no los dotáramos de simbologías tan provocativas, pero ese elemento es profundamente esencial para nuestra ideología. Tomamos el lado que se supone es malévolo pero de una manera racional, exponiendo la locura y la hipocresía que yace debajo de gran parte de la sociedad. Los Satanistas no hacemos proselitismo, pero nuestros principios influyen en el mundo. Aquellos que temen nuestra influencia lo hacen porque saben que no somos conformistas, que cuestionamos las creencias que ellos se esfuerzan por mantener en negación de la naturaleza misma. Pero al final, simplemente valoramos la libertad de hacer lo máximo con nuestras vidas individuales mientras podamos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

Captura de pantalla 2017-03-25 a la(s) 15.54.39
Sábado, marzo 25th, 2017

kim keever, abstracción impredecible

- ART Sculpture -
IMG_0013
Sábado, marzo 25th, 2017

submissions: teenager drácula, el arte de lo oscuro

- ART Painting -
kris4
Sábado, marzo 25th, 2017

la intimidad rompedora de kristina podobed

- ART Photography -