Photography, , , ,

#features: thomas sauvin, china en 35 mm

Miércoles, mayo 4th, 2016 | T: lamono

Cualquier romántico de la fotografía coincide en que la problemática principal de la era digital siempre se ha centrado en la banalización de la fotografía en sí, reduciéndola a la hora de disparar con una cámara. La facilidad con la que tomamos y borramos fotos ha acabado por convertir la fotografía convencional en un juguete, más que en una práctica capaz de captar instantes únicos de nuestra vida. Antaño, cada fotografía tenía un valor único y las imágenes no se reducían a un cúmulo de entes que flotaban en un espacio virtual. Y ni mucho menos eran susceptibles de ser completamente eliminadas en décimas de segundo con la muerte de nuestro espacio de almacenamiento. Las imágenes físicas, construidas en papel de 35mm, plasmaban un recuerdo palpable de la vida de cada uno y, en conjunto, de generaciones y costumbres enteras. Así lo descubrió Thomas con su proyecto ‘Beijing Silvermine’ cuando encontró en un vertedero en China, una inacabable colección de fotografías que plasman a la perfección el día a día del país a partir de mediados de los años ochenta, hasta la muerte del carrete. Un amplio testimonio físico de la arraigada cultura fotográfica de la China comunista del que se ha hecho eco por todo el mundo. Hace unos días, tuvimos el placer de hablar con él y aprender un poco más sobre su trabajo.

www.instagram.com/thomas_sauvin

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
sauvin

Hola Thomas, cuéntanos un poco sobre tu Silvermine Project. ¿Cómo encontraste estas fotografías? El proyecto Silvermine comenzó en mayo del 2009, cuando conocí a un hombre llamado Xiaoma, él trabaja en una zona de reciclaje al norte de la ciudad, donde llega una buena parte de la basura de Beijing. Allí algunos se especializan en plásticos, otros en tapas de botellas de cerveza y él se encarga únicamente de la basura que contiene nitrato de plata, lo que prácticamente son radiografías de hospitales, discos compactos, pero también negativos fotográficos. Antes de sumergir todo esto en una gran piscina de ácido para recolectar este preciado químico, él accedió a venderme negativos por kilos, y así fue como empezó el proyecto Beijing Silvermine. Desde entonces he repetido este proceso cada mes, y el archivo ahora cuenta con un poco más de medio millón de negativos. Estas bolsas de arroz llenas de rollos húmedos, apestosos, polvorientos, rayados y estropeados, me han dado acceso a un universo visual altamente codificado, donde los sujetos siempre están de pie con la espalda recta en el centro de la imagen, mirando a la cámara. En estas fotos existe una paradoja entre la falta total de espontaneidad, por un lado, y la complicidad inherente entre fotógrafo y fotografiado, por el otro. En China hacer fotos es un ritual donde siempre se debe posar y, debe haber el consentimiento necesario de parte y parte. El resultado son estas imágenes modestas, en muchas ocasiones graciosas y siempre entrañables.

Has encontrado un verdadero tesoro. ¿Qué fotografía ha sido la que más te ha impactado? Al revisar el archivo varias veces, siempre me encuentro buscando estos ‘clichés’ que resaltan en esta forma de arte que es la fotografía para el recuerdo. Me acuerdo especialmente de la fotografía de un hombre sentado sobre una luna creciente hecha de piedra y con vista a la ciudad, o la de esta mujer con un vestido verde manzana de pie en medio de una mortal lucha entre un tiburón y un pulpo, o ésta otra, de una mujer escondida en un campo de margaritas de cinco metros de alto. Nunca me he topado con lo que se puede considerar una imagen chocante; se trata más de lo deliciosamente inesperado.

¿Encontraste alguna tendencia en estas fotografías? Nos enteramos de que te impresionó como en muchas de ellas aparecen mujeres junto a sus refrigeradores. El proyecto Beijing Silvermine es un retrato fotográfico único de esta capital y de la vida de sus habitantes después de la Revolución Cultural. Cubre un periodo de veinte años, desde 1985, cuando los carretes de nitrato de plata comenzaron a ser utilizados de manera masiva en China, hasta el 2005, cuando la fotografía digital se posicionó definitivamente. Durante estos veinte años se dio la apertura económica en China, las personas empezaron a gozar de una prosperidad nueva, comenzaron a viajar, a consumir, a divertirse. Y de hecho sí, algunas series inesperadas comenzaron a surgir, como la que mencionas. Hacia finales de los ochenta, a medida que las casas en Beijing comenzaban a modernizarse, era bastante común fotografiarse junto a tus adquisiciones más recientes… Por lo tanto tengo una cantidad alarmante de retratos de personas posando junto a sus refrigeradores… A través de estas fotos podemos entrar en las casas de las personas para descubrir pósters de Marilyn Monroe, James Dean, Sylvester Stallone.

Estas imágenes son muy importantes, no sólo artísticamente, sino también para la historia. ¿Qué descubrimientos y conclusiones has sacado de ellas con respecto al estilo de vida en China durante los años ochenta y el panorama comunista de la época? El escenario era el de una época en que China se estaba comenzando a abrir al mundo. A través de todas estas fotografías caseras tomadas por personas comunes y corrientes, en realidad estamos presenciando el nacimiento de la China post-socialista. Este proyecto es realmente importante porque muestra una cara del gigante asiático que nunca hemos visto antes. Desde el punto de vista occidental, cuando intentamos representar la China de los ochenta y noventa, los trágicos eventos de junio de 1989 tienden a darnos una imagen triste de opresión. A través de estas fotografías hechas por ciudadanos cualquiera, descubrimos algo muy diferente, vidas llenas de amor, amistad y humor.

028---A---3838---13

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
A pesar de que los trágicos eventos de junio de 1989 en China tienden a darnos una imagen triste de opresión, a través de estas fotografías hechas por ciudadanos cualquiera, descubrimos algo muy diferente: vidas llenas de amor, amistad y humor

A---9743---04-canon

¿Por qué crees que estas imágenes son tan poderosas? ¿Será por la cantidad de rostros e historias desconocidas que yacen detrás? Creo que lo que hace que estas imágenes sean así de poderosas, más allá de los rostros e historias que puedan contener, es lo que cuentan. Es una experiencia bastante intensa el mirar imágenes sabiendo que fueron tomadas momentos antes del colapso, y poder observar pedazos de vidas que fueron tirados a la basura es bastante inusual y tiende a intensificar la conexión sentimental que desarrollamos con ellas.

¿Has conocido a algún sujeto o fotógrafo que haya participado en estas imágenes? Extrañamente no, o al menos no personalmente. Estas imágenes estuvieron durante un tiempo por todas partes en internet en China, y de hecho si me encontré con comentarios como, “Oh, la foto del niño sentado sobre la motocicleta, ¡soy yo!”. Sin embargo, buscar a estas personas nunca fue mi intención; el proyecto terminó siendo más un retrato anónimo de un lugar y un tiempo, y eso me agrada.

A---10501---22

Este proyecto es muy grande y ha tenido un gran cubrimiento por parte de los medios de comunicación. ¿Qué significa esto para ti y tu carrera? ¡Significa que debo pasar mucho tiempo respondiendo entrevistas y enviando archivos en alta resolución! Fuera de chiste, la difusión que ha tenido el proyecto en los últimos años ha sido fantástica, y eso me ha motivado a seguir haciéndolo. No tiene sentido hacer algo durante siete años de tu vida si no es para compartirlo. En cuanto a mi carrera (una palabra que no me gusta mucho), espero que me dé nuevas oportunidades para interactuar con grandes cantidades de imágenes olvidadas, ¡el mundo está lleno de ellas!

¿Encontraste algo relacionado con las demostraciones en Tiananmén o cualquier movimiento en contra del partido comunista? Sí, encontré algunas imágenes de personas en la Plaza de Tiananmén durante las demostraciones, no de activistas políticos involucrados, pero de personas comunes y corrientes que iban a ver lo que estaba sucediendo. Son imágenes alegres ya que fueron tomadas para recordar momentos felices de las vidas de estas personas. Por lo tanto el resultado son imágenes muy diferentes a aquellas hechas por los fotoperiodistas de la época.

Gracias a la fotografía analógica podemos disfrutar de estas imágenes. ¿Qué opinas de la fotografía digital? Como artista, ¿te beneficia de alguna manera? Sólo tengo buenos comentarios con respecto a la fotografía digital. Soy un adicto al medio, sin importar si es analógico o digital. Te digo una cosa, la persona que en cincuenta años decida hacer algo parecido con las imágenes de Instagram, seguro que se divertirá mucho, puede que se vuelva un poco loco, pero sin duda construirá algo con un gran valor histórico.

¿Tienes en mente algún nuevo proyecto? Sí, algunos, incluido un libro fotográfico en el cual he estado trabajando estos últimos dos años… tal vez podamos hablar de él en otra entrevista.

El monotema de esta edición es ACID, ¿qué es lo más ácido que te ha sucedido? Creo que tener un hijo.

A---12183--03

A---12416---48

A---11050---07

A---12011---08

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

dyria
Lunes, enero 23rd, 2017

syria street, el verdadero retrato político y social del conflicto siriano

- ART Photography -
marianne breslaue (15)
Domingo, enero 22nd, 2017

marianne breslauer, la fotógrafa que desafió los roles tradicionales

- ART Photography -
Oliver dubois-cherrier (23)
Sábado, enero 21st, 2017

always an island in my mind by olivier dubois-cherrier

- ART Photography -