ART, Photography, , ,

#features: bex day, tan real como la vida misma

Miércoles, julio 27th, 2016 | T: lamono

La vida pasa demasiado rápido como para esconderse detrás de una máscara, un retoque o un filtro. Al menos eso es lo que parece decir la obra de la fotógrafa londinense, de tan solo 23 años, Bex Day. Fotografías tiradas con película y sin retoque digital que pretenden reflejar la realidad que nos rodea. Para conseguirlo, utilizar escenarios únicos y personajes inusuales es su máxima, y captar toda su esencia, su meta. Porque en lo cotidiano es donde reside la diferencia, la autenticidad, la belleza; donde se pueden encontrar las historias que realmente merecen la pena contarse. Historias que, aunque parezca mentira, en pleno siglo XXI se diferencian por ser tan reales como la vida misma.

www.bexday.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
BexDAY_Speedramp

Empezaste a fotografiar hace apenas tres años, ¿qué te hizo adentrarte en este campo? ¿Ya habías experimentado en él? Mi trayectoria se truncó cuando, a los 14 años, un profesor me dijo que no era lo suficientemente buena para estudiar arte. Entonces decidí estudiar periodismo, lo que me permitió una transición fácil hacia a la fotografía documental, la cual se parece al periodismo en el sentido que eres capaz de contar una historia a través de imágenes. Soy autodidacta. A mi padre siempre le ha gustado hacer fotografías en momentos inapropiados. Por ejemplo, cuando yo tenía 11 años me atropelló un coche, y después de volver del hospital me hizo una foto con la cara llena de costras. Este incómodo cruce de fronteras se ha trasladado hoy en día a mi propia fotografía.

Supongo que las redes sociales, como Instagram, te han ayudado a dar a conocer tu trabajo de manera más rápida, ¿qué opinas del auge de este tipo de plataformas y la repercusión que tienen en el mundo de la fotografía? Desde luego no estaría donde estoy sin la ayuda de plataformas como Instagram. Las redes sociales son, para mí, una herramienta temporal que funciona muy bien junto al material impreso; son más bien como un potenciador. En ellas siento que todo puede ser tan fácilmente suprimido y reemplazado, a diferencia de un libro impreso, que puede ser utilizado como una referencia constante (a menos de que lo pierdas). Pero esto tal vez tiene que ver con el año en el que nací. De pequeña me gustaba mucho leer libros, y crecí durante el período de transición en el cual internet y las computadoras evolucionaron poco a poco, y los teléfonos inteligentes aún no estaban presentes. Desafortunadamente, creo que la era digital fomenta la pereza. Por ejemplo, cuando estoy buscando referencias de imágenes, prefiero utilizar Pinterest a mis propios foto álbumes, es mucho más instantáneo y va más al grano. Por otro lado, creo que sin redes sociales, en particular Instagram, me habría costado más llegar a donde estoy. Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo se considera fotógrafo, donde casi todos los hogares poseen una cámara de alta tecnología y donde, no nos olvidemos, la cámara del iPhone cada vez es mejor. En un sector tan competitivo, es importante destacar de la multitud, tener un punto de visto único y, lo más importante, ser capaz de promoverse a sí mismo, lo cual es más fácil gracias a las redes sociales. Éstas han sido una gran dosis agridulce de dopamina con la que tengo una relación molestamente temperamental. Ahora mismo, el número de seguidores y el número de likes que recibes parece ser más importante que el trabajo que realmente publicas. En este sentido, creo que los nuevos fotógrafos que están empezando se ven forzados a darle una gran importancia a Instagram, lo que no me parece del todo bien. La parte positiva es que funciona como un portafolio y me ha permitido obtener trabajos. Significa también que puedo conectar y comunicarme con personas de todo el mundo con las cuales no podría de otra manera. Es como cuando le envié un mensaje Nan Goldin y empezó a seguirme, este fue probablemente uno de los mejores momentos de mi Insta-tiempo. Lo que me parece particularmente interesante es el efecto que las redes sociales tienen sobre la salud mental. La ansiedad que me causa, y probablemente a muchas otras personas, es abrumadora. La constante comparación con el trabajo de los demás y con lo bien que parece que lo están haciendo, no es algo fácil de soportar mentalmente. Además, cuando miras Instagram, ¿cuánta información estás en realidad retienes? ¿Cuántas imágenes realmente recuerdas haber visto? Parece que la tecnología ha avanzado, pero nuestros cerebros se están quedando atrás.

Disparas exclusivamente en película, ¿cómo funciona esto en favor de la honestidad y el carácter real de tu obra? Prefiero disparar en película porque, en lugar de hacer 50.000 capturas de la misma escena, como sucede cuando trabajas en digital, la película te obliga a ser más cauto y elegir lo que quieres retratar con más cuidado, porque, a fin de cuentas, la película es cara. En cuanto a trabajar a favor de la honestidad y el carácter real, al utilizar película tienes una sensación profunda de paranoia, ya que no sabes si la imagen ha salido correctamente, y estás forzado a ser paciente, puesto que no puedes ver la foto al instante, lo cual disminuye tus expectativas, eso es lo más importante de todo. El espacio que te ofrece trabajar con película también me permite pensar acerca de la imágenes y cómo éstas se relacionan con el contexto.

021Biker_BredBEXDAY230516-2

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Parece que la tecnología ha avanzado, pero nuestros cerebros se están quedando atrás

12BEX-DAYPYLOT02-2

En tus fotografías también se destacan las localizaciones y los personajes, ¿cómo te ayudan ambos elementos a crear narrativas inusuales y provocadoras? La localización y la selección de los personajes son clave en mi trabajo. Me atrae la idea de mostrar una representación realista de la condición humana dentro de mi trabajo. Me esfuerzo por retratar el sentido de belleza que se encuentra dentro de la normalidad de la vida cotidiana.

Has comentado en más de una ocasión que eliges a los sujetos de tus fotografías en base a su apariencia única, su personalidad alternativa y la conexión emocional que experimentas con ellos, ¿son estos los tres puntos clave que necesitas para explorar la belleza y exponer la vulnerabilidad de las emociones humanas? En realidad, que tengan una personalidad alternativa no es importante para mí, pero conectar con ellos sí que es vital, de lo contrario no sentiría que estoy capturando la imagen más potente posible. La estética de un individuo, junto con la relación que establezco con éste, es lo que me permite capturar aquello que veo primordial en su personalidad, y esto sólo es posible al conocer y pasar tiempo con la persona.

Algunas de tus series retratan a la comunidad transgénero y travesti, ¿por qué pusiste el punto de mira en ellos? ¿Fue fortuito o hubo algo específico que te atrajera directamente? Actualmente estoy trabajando en mi primera exposición en solitario y en un libro fotográfico sobre la comunidad trans con más de 40 años de edad. Se trata de un estudio antropológico sobre la fluidez de género, y una exploración del impacto duradero que tienen sobre nosotros las restricciones sociales sobre la identidad sexual y los roles de género. Con un enfoque centrado en la transición de hombre a mujer, exploro cómo los estereotipos de género han afectado a la comunidad trans y cuestiono si el movimiento feminista actual ha tenido un impacto significativo en cómo definimos el género. Cuando se ve en un contexto individual, la noción de género se vuelve difícil de definir, y es a través de esta ambigüedad que mi libro cuestiona la forma cómo, como sociedad, definimos género, sexualidad y los problemas inherentes a estas circunstancias alienantes.

También has fotografiado a los famosos motoristas del Club 59 de Londres en tu serie “Speed Ramp”. ¿Fue difícil retratar de un modo íntimo a estos tipos duros? El objetivo con esta serie, y con la más reciente, “Biker-Bred”, es eliminar estos prejuicios, ya que son totalmente arcaicos y equívocos. Una vez más, mi intención era simplemente evocar la personalidad de estos individuos. Las personas no siempre son lo que parecen y no deben ser juzgadas y encasilladas sólo por su apariencia.

La mayoría de tus personajes ya no son jóvenes, pero en ellos hay algo que remite a su juventud y a las ganas de vivir rápido y tener nuevas experiencias. ¿Puede ser porque en parte aún conservan el tipo de vida y el espíritu que caracteriza a esa época de la vida? Me he hecho la misma pregunta. Yo tuve que crecer muy rápido y creo que esto se ha transferido a mi trabajo. Me siento atraída por las personas mayores porque creo que tienen más experiencia en la vida y me ayudan a traer claridad a la mía, al permitirme entender situaciones y a mí misma un poco mejor.

11BEX-DAYPYLOT02-2

016Biker_BredBEXDAY230516-2

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

1_12_13 001
Domingo, mayo 28th, 2017

joel meyerowitz, momentos de conciencia

- ART Photography -
juana gomez (5)
Domingo, mayo 28th, 2017

juana gómez, bordados anatómicos

- ART Collage Illustration Photography -
sandra eterovic (22)
Domingo, mayo 28th, 2017

sandra eterovic, aires vintage

- ART Painting -