Skate, , , ,

arte y skateboarding, hermanos de sangre

Jueves, febrero 25th, 2016 | T: lamono

Músicos, diseñadores, pintores, fotógrafos, cineastas, escultores, escritores… En estos diez años de lamono, hemos tenido el placer de entrevistar a grandes del skateboarding, tanto del presente, del pasado y sin duda del futuro también. Y si algo hemos aprendido, es que existe un vínculo inquebrantable entre este deporte y el mundo del arte. Los reyes de la tabla están metidos en todas partes, no hay un solo recoveco de la expresión artística donde les falte intervenir. Y eso hace que inevitablemente nos preguntemos de dónde nace esta relación, ¿por qué el espíritu creativo está tan despierto entre los skaters? T: Vicky Navarro F: Hugh Holland

http://www.muskavision.com/

http://rodneymullen.com/

http://www.tommyguerrero.com/

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Hugh-Holland

Chad Muska nos decía hace algún tiempo que “un skater es un artista de la performance”, que al patinar, “es pura expresión de sí mismo”. Y es que cualquiera puede hacer un kickflip, pero cada cual tiene su estilo, propio y único. Así, el skateboarding se convierte en una expresión artística en sí mismo. Porque al fin y al cabo, el arte es comunicación, es sacar lo que uno lleva dentro y mostrarlo a los demás plasmando el carácter y la personalidad de cada uno. Hay personas que tienen la necesidad de expresarse y la vida les lleva a toparse de cara con el medio para hacerlo sin que se den cuenta de ello.

A mediados de los años 70 fue cuando un niño de nueve años se subía por primera vez a una tabla de skate para deslizarse por las colinas de su barrio en San Francisco. Luego llegaron los 80’s, la portada de Thrasher Magazine y un vídeo por año. Entonces el niño pasó a hacerse mayor y a convertirse en leyenda. Treinta años más tarde, Tommy Guerrero nos habla de su carrera como músico instrumental. Para el que fue rider de la Bones Brigade en aquel entonces, el lenguaje musical no tiene barreras: “es como una sesión de skate, como tener una conversación con amigos, otro modo de interactuar”. Cada nota de su guitarra emana un estado de ánimo, una esencia, una pasión, y no hacen falta palabras para narrarla. Como ha podido experimentar de primera mano, todo skater profesional se ve obligado a viajar sin parar, durante días, semanas e incluso meses. Al final, se acaban juntando todos en los mismos spots y eventos y, aunque no hablen el mismo idioma, la comunicación fluye sin problemas porque todos tienen algo en común; todos comparten “la misma conexión, es algo que llevan en el corazón” (estas son palabras de Ty Evans, a quien entrevistamos recientemente durante la première de su último proyecto, el increíble film We Are Blood).

muska peque

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
El arte, la música y la fotografía siempre han ido de la mano del skateboarding porque el skater es una persona creativa, con un ojo capaz de ver lo que otros no pueden

guerrerooo

Tommy Guerrero

Pero Guerrero no es el único que ha acabado canalizando su creatividad hacia el mundo de la música. También lo han hecho sus compañeros generacionales Steve Caballero y Tony Alva (entre otros), que llevan décadas sobre los escenarios. “El arte, la música y la fotografía siempre han ido de la mano del skateboarding porque el skater es una persona creativa, con un ojo capaz de ver lo que otros no pueden”, nos dijo un día Steve Caballero durante una visita a la House of Vans. El skater, dispuesto a recibir críticas tanto positivas como negativas, “tiene el coraje de expresarse libremente, nunca se echará para atrás a la hora de explorar nuevas cosas sobre sí mismo y de las demás personas”. Y supongo que de esto mismo va el arte, de no tener miedo de ser uno mismo, de escuchar a las voces interiores y sacarlas a la luz para compartir experiencias. Algunos lo hacen a través de su música, de sus pinturas, sus películas o sus fotografías y otros se suben a una tabla y dejan volar sus valores y fantasías. Por último están los que hacen ambas cosas, como una especie de liberación creativa. Hay muchos ejemplos: el prominente Lance Mountain es también artista; Stefan Janoski, uno de los riders más respetados e icono viviente del team Nike SB, se pierde en la poesía, la escultura, la música y hasta en la fotografía; Tony Hawk es actor; Chad Muska diseñador y músico y el estadounidense Rob Dyrdek es actor, artista y comediante. Podría seguir pero me parece innecesario. Está claro: como dice Janoski, “el skate te abre la mente”.

templeton peque

Ed Templeton

Y como en toda buena historia, no todo el monte es orégano. Al igual que pasa con los artistas, la gran mayoría de skaters se queda en la estacada, soñando en llegar a alcanzar la fama algún día. Aunque para muchos es mejor eso que acabar sucumbiendo a la presión de hacer lo que hacen los demás y perder la propia esencia. Los hay que optan por ese camino y “se confunden sin llegar a sacar todo su potencial; llegan y se van sin que la gente sepa quiénes son”, nos dice Rodney Mullen, padre del street skate e inventor de un sinfín de trucos, entre ellos el Kickflip, el Flatground Ollie y el 360 Flip. Mullen ha conocido e influido en la trayectoria de muchos jóvenes riders aspirantes a obtener reconocimiento y sabe de lo que habla. Como también lo sabe el finlandés Janne Saario, que además de skater y advocate de Element, es arquitecto paisajista y artista medioambiental. Saario opina que la gente “debería pensar por qué patina, porque es algo que debe hacerse por uno mismo, por encontrar quién eres, como un acto de crecimiento personal”. Al escuchar sus palabras, nadie diría que está hablando de un simple deporte, sino más bien de una cuestión existencial.

Tras repasar una década de conversaciones y encuentros con los mitos del skate, hemos llegado a la conclusión de que hay seres con un universo interior tan complejo que necesitan descubrirlo al mundo. En ocasiones lo hacen sin ser conscientes de ello, pasándose horas intentando mejorar un truco y hacerlo suyo. Y cuando el cuerpo dice basta, no hay nada que les impida encontrar otra forma de expresión artística. En una búsqueda constante de nuevas emociones, sin estancarse y mirando siempre hacia el futuro, “lo que hacen es solo otra manera de expresarse y exorcizar los demonios”. Su manera. Así piensa Tommy Guerrero. Yo añadiría que patinar es también una forma de ver el mundo, de soñar y de tener claro lo que uno quiere.

caballero

Steve Caballero

mountain paint

Lance Mountain

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

_MG_9860
Jueves, abril 27th, 2017

steve caballero x turbokolor: una unión para hacer historia

- BOARDSPORTS Destacado2 Fashion Skate STYLE -
Hélias
Miércoles, abril 19th, 2017

#skateSTORIES: no age no gender, la poética de patinar en París

- BOARDSPORTS CULTURE Destacado2 Films Skate -
TSR4
Miércoles, abril 12th, 2017

the skateroom, una mina de tablas artísticas

- BOARDSPORTS Skate -