ART, CULTURE, Society, , , ,

Miércoles, marzo 15th, 2017 | T: lamono

Si echamos la mirada atrás, a esa época en la que nuestros abuelos eran jóvenes, nuestros padres estaban creciendo y en la que el sueño americano era una ilusión a la que aspirar, avistamos una realidad sólida que tratábamos de ordenar compulsivamente como si tuviésemos TOC. Las etiquetas nos categorizaban, el hombre de negocios se definía por sus trajes y maletines y el artista por ser hippie o extremadamente liberal, convirtiéndose ambos en prototipos e ideales de vida mutuamente excluyentes. Pero 2017 no es 1960, ahora vivimos en la era de la información, la globalización y la modernidad líquida, y el trabajo, la casa y el matrimonio para toda la vida han quedado frustrados. Zygmunt Bauman, la gran pérdida de este año, afirmaba que vivimos en una época en la que no estamos seguros de nada, incluso ocurre “con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro”. Nos encontramos en un período en el que lo establecido se está desvaneciendo. Vamos a lanzarnos a la piscina, porque estamos en el mejor momento para entender que nunca es tarde para ser artista. T: Rocío Carrasco; Fotografía de portada: Rusty Wiles.

www.thecharlesbradley.com

www.sallywyatt.com

www.laylafanucci.com

www.rustywiles.com

www.miketiscia.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Rusty Wiles

Comencemos con una enumeración. Van Gogh empezó a pintar a los 27. José Saramago triunfó como escritor a los 60 años, tras haberlo intentado desde los 25. La academia sueca le concedía el Nobel 16 años después. Hasta que no cumplió 40 años, Toni Morrison no publicó su primer libro. Louise Bourgeois alcanzó su mayor éxito artístico a sus setenta años. Aunque su arte fue apreciado por Mark Rothko o Willem De Kooning, no fue hasta que creó Maman que se la reconoció públicamente. Mark Twain escribió Huckleberry Finn con 49 años y Joseph Conrad, el escritor polaco convertido en el gran maestro de la literatura inglesa, a sus 20 todavía no sabía hablar este idioma. Quizá más reciente sea el caso de Sixto Rodríguez, músico de finales de los sesenta cuyas creaciones pasaron totalmente desapercibidas en su país mientras en Sudáfrica adquirían repercusiones imparables. Una persona que no pudo dedicarse al arte hasta que el documental Searching for Sugar Man contó su historia. Esta podría ser una enumeración infinita de nombres y edades, pero su objetivo era simplemente generar ese contexto de posibilidades y dar el pistoletazo de salida.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Cómo nos evaluamos, qué imagen tenemos de nuestra persona, qué ambición permitimos que nos guíe. Todo cambia de un momento a otro

Charles Bradley publicó su primer álbum en 2011 con 63 años. El cantante de soul nació en 1948 en Florida, donde se crio con su abuela. A los 8 años de edad, su madre que lo había abandonado al nacer, lo llevó a vivir a Brooklyn con ella. Debido a las pésimas condiciones de vida, a los 14 años Bradley abandonó su casa y vivió en el metro de Nueva York durante dos años, situación de la que salió al encontrar trabajo como aprendiz de cocinero. Tras pasar cuarenta años como imitador de James Brown, debutó en la música en 2011 con No time for dreaming, un álbum que recoge la trágica historia de un soñador que se convirtió en una estrella demasiado tarde.

Charles Bradley

El caso de Adrien Brody es diametralmente opuesto. Si para Charles Bradley convertirse en artista pasó por sufrir, para Brody comenzar fue camino de rosas. Se convirtió en 2002 en la persona más joven en ganar un Premio de la Academia a mejor actor con 29 años. Sin embargo, en 2013, el actor y productor estadounidense decidió que era el momento de dedicarse a otra de sus pasiones: la pintura. Y aunque la situación para Brody resultase más fácil, dejar aquello a lo que te dedicas y comenzar una actividad nueva siempre requiere coraje. Brody fue rechazado por varias universidades cuando aplicó a escuelas de arte en su adolescencia, y afirma que “fue descorazonador el modo en el que pueden criticar tu trabajo, sobre todo cuando eres joven y no eres todavía tú”. A sus 43 años, Brody nunca había sentido la libertad que ahora siente al pintar.

Adrien Brody

Adrien Brody

Fue con 47 años cuando Michael Haneke, el director y guionista austríaco nacido en 1942, comenzó a hacer cine. Su primera película fue El séptimo continente, aunque el éxito y el reconocimiento mundial le llegó con 55 años y Funny Games. Haneke, que fracasó en sus primeros intentos de dedicarse a la actuación y la música, estudió filosofía, psicología y drama en la Universidad de Viena y, tras graduarse en 1965, se dedicó a la crítica de cine. A partir de este momento, desarrollo una larga carrera que culminaría con creaciones que le han valido la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes o el Globo de Oro a la mejor película en lengua no inglesa.

Michael Haneke grabando Caché

Michael Haneke grabando Caché

El nombre de Sally Wyatt probablemente nos suene menos. Con 57 años, esta diseñadora de interiores centrada en la creación de cortinas, decidió que pintar iba a ser su resolución de año nuevo en 2014. A partir de ese momento, asistió a varias clases de pintura en el centro de arte local de su pueblo y en verano viajó para completar tres cursos en Cornwall’s Newlyn School of Art. Ahora, tras tres años pintando, Wyatt tiene plaza en el programa de tutorización de esta escuela de arte, al que asiste para dar constancia de su progreso en la pintura cada ocho semanas.

Sally Wyatt

 

Valley Of The Hawthorns de Sally Wyatt

Valley Of The Hawthorns de Sally Wyatt

Nacida en San Francisco en 1957, Layla Fanucci comenzó en el mundo del arte dedicándose a la música. Casada desde 1981 y con tres hijos, Fanucci basó su vida profesional en enseñar música y guitarra en el ámbito privado y público, periodo durante el cual se dio cuenta de que su mayor disfrute residía en la composición, esto es, en la creación más que en la parte interpretativa. Tras esta revelación, en 1998 se encontró a si misma queriendo realizar “big, live art”, como ella lo describe, y compró algunos materiales de pintura. En 1999, dejó de enseñar y comenzó a dedicarse a tiempo completo a esta nueva pasión.

Layla Fanucci

Layla Fanucci

Rusty Wiles se ha convertido en uno de los fotógrafos más reconodiso de Instagram. El bombero y paramédico de 35 años, dedica el espacio en esta red social a plasmar el paisaje minimalista de la costa de Florida creando composiciones repletas de color, cuadriculadas y armónicas. Publicaciones como Wired y Feature Shoot se han hecho eco del trabajo de este fotógrafo sin experiencia previa. Y, si seguimos con nombres masculinos, Mike Tiscia se graduó en económicas y pasó 32 años como trabajador en un banco antes de dedicarse por completo a la pintura. Ahora podemos ver su arte en las calles de nueva York.

Rusty Wiles

Rusty Wiles

La Compañía Café de Chinitas es el referente más cercano geográficamente. Dieciséis jubilados malagueños han formado este grupo artístico para interpretar la historia de este café tan popular en la Málaga de finales del siglo XIX y principios del XX. Mari Carmen Cañamero de 59 años es uno de los miembros más jóvenes. Su sueño siempre fue ser artista y hoy puede decir que un teatro de casi 600 espectadores ha estado pendiente de sus cuplés y sus cantes flamencos. María Montiel también forma parte de este proyecto. Tiene 63 años y ha contado desde el principio con el apoyo y el orgullo de su familia.

Llegado este punto, podemos preguntarnos cuál es entonces el mayor impedimento. Para ser artista no se requiere de juventud o fuerza, como podría ser el caso de los deportistas. No es necesario haber nacido prodigio y ser capaz de crear con los ojos cerrados y el mínimo esfuerzo y, sin duda, no hay obstáculos erigidos por un ente superior que todo lo opera. El mayor impedimento eres tú mismo, porque al fin y al cabo la decisión siempre es tuya. Y por si necesitas más motivación, acabemos con otra enumeración: Paul Cezanne, George Eliot, Maya Angelou, Paul Gaugin, Bettye LaVette, Leonard Cohen, Thelonious Monk, Ang Lee, Dorothy Allison, The National o Millard Kaufman, forman parte de esta lista de estrellas tardías.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

También te puede interesar.

abandoned_america
Jueves, julio 27th, 2017

#lamonogram recomendado: abandoned america

- ART Photography -
tom sanford
Jueves, julio 27th, 2017

#lamonoPLEASURES: 99 días bebiendo cerveza (y pintándola)

- ART Painting -
Captura de pantalla 2017-07-26 a la(s) 12.09.26
Miércoles, julio 26th, 2017

royal bliss y los festivales: 4 citas que no puedes perderte

- Agenda CULTURE EVENTS Society -