CULTURE | , , ,

#lamonoPLEASURES: giraluna, pasta casera en un entorno cálido



01

En una de las pequeñas callejuelas que salen de Paral·lel para adentrarse en el barrio de Poble Sec, se esconde el restaurante Giraluna. Se trata del proyecto de María, una chica encantadora que nos recibió con los brazos abiertos. El local es pequeño y acogedor, con coloridos cuadros en las paredes y plantas colgando del techo. No sigue la moda de los locales hípsters de moda, pero tiene un encanto especial.

La carta está sobre todo enfocada en la pasta, pero ofrece mucho más (ahora haremos un repaso). Para empezar, es absolutamente necesario probar sus bombas de arroz, que en Italia se conocen como arancini, y están rellenas de distintos ingredientes. Hay las de espinacas, calabacín, puerros y mozzarella con salsa de mostaza y miel; las de berenjena, brie, perejil y azafrán con pesto de tomate seco; o las de carne de ternera picada, que son las que probamos nosotras y estaban deliciosas y muy sabrosas. Entre los entrantes, también tienen carpachos de champiñón o ternera y entre semana, el menú de mediodía propone platos clásicos y con muchas opciones vegetarianas. Desde butifarra y guanciale con queso parmesano y salsa casera de tomate, hasta berenjena o puerros en crema de queso y carbonara de calabacín. Sin duda, los amantes del queso, encontraréis aquí el paraíso, ya que muchos de sus platos lo llevan.

Después llega el turno de la pasta casera. Es difícil decidirse, ya que hay un sinfín de opciones cada cual más apetecible. La carta está dividida en las distintas salsas y puedes elegir si la quieres con pasta, risotto o gnocchi. Lo mejor es dejarte recomendar, ya que hay salsas que encajan mejor con un tipo de pasta y otras que saben delicioso en un risotto. Entre las que nos llamaron más la atención están la carbonara de azafrán (con huevo, queso pecorino, guanciale, pimienta negra y azafrán), la cremosa de gambas (gambas con aceite de ajo, calabacín y berenjena en crema de nata y salsa de tomate casera), la azulona (calabacín y champiñones salteados con crema de queso gorgonzola) o la de salmón al vodka (salmón ahumado y cebolla flameados en vodka con crema de nata). María nos contó que el cocinero era romano, así que teníamos que probar sus bucatini all’Amatriciana, con guanciale y cebolla flameados en vino tinto con salsa casera de tomate, queso pecorino y cayena. La pasta siempre al dente nos encantó. También probamos rigatoni con su salsa rubia, preparada con guanciale y cebolla flameados en cerveza. Todo acompañado de un buen vino tinto.

Giraluna nos pareció un lugar familiar y también perfecto para ir a comer en el día a día con los colegas o a cenar con tu pareja, ya que tiene un toque romántico. También nos pareció que, por muy llenas que estuviéramos, sería un pecado marcharse sin probar alguno de sus postres. Nos trajeron una ración generosa de Tiramisú y salimos de allí felices como perdices. Era cremoso y riquísimo. El problema fue volver al trabajo después de ese manjar.

Si quieres saber más sobre nuestras experiencias gastronómicas síguenos en Instagram: @lamonopleasures

02

03

04

05

06

07

08

09

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

randy lewis
Jueves, octubre 19th, 2017

#lamonoPLEASURES: 10 artistas revelan sus lugares favoritos para la hora del papeo III

- CULTURE -
pensil
Miércoles, octubre 18th, 2017

irudika 2017 hace un llamamiento a Ilustradores y animadores

- CULTURE Society -
DSC_0073
Martes, octubre 17th, 2017

#lamonoPLEASURES: en Mi País saborearás el caribe y bailarás sin parar

- CULTURE -