CULTURE | , , ,

lamonoINSIGHTS: una noche de sábado en sodoma



freddie1

Freddie Mercury en la mítica fiesta firmando autógrafos

Dentro de la memoria colectiva culturalmente impuesta por la religión, Sodoma era una ciudad que, según el Antiguo Testamento, fue destruida por Dios a través de una lluvia de fuego y azufre debido a que su pecado era muy grande e irreversible. Un lugar donde se llevaban a cabo, según la leyenda, prácticas de sadomasoquismo, necrofilia y vampirismo, pasando a representar la perversión humana en muchas de sus formas. Algo así como el mismísimo infierno aquí en la tierra, para algunos claro está, porque otros pueden verla como el lugar perfecto para pasarla bien y, ¿por qué no? Dar rienda suelta a todas las perversiones que llevamos dentro. Al menos eso era lo que pensaba Freddie Mercury.

Don’t Stop me Now – Queen

Esta noche voy a pasarlo realmente bien, 
Me siento vivo
Y pondré el mundo del revés, sí
Flotando en éxtasis
Así que no me detengas ahora, no me detengas 
Porque estoy pasándolo bien, pasándolo bien.
Soy una estrella fugaz atravesando el cielo 
Como un tigre desafiando las leyes de la gravedad
Soy un coche de carreras pasando como Lady Godiva
Voy a ir, ir, ir, no hay forma de detenerme
Estoy atravesando el cielo casi a 200 grados
Por eso me llaman Sr. Farenheit
Estoy viajando a la velocidad de la luz
Quiero hacer de ti un hombre supersónico

Nacido Farrokh Bulsara en lo que ahora es Tanzania, Mercury logró llegar a lo más alto del estrellato gracias a ser el líder de la banda Queen, la cual para 1977 ya había logrado gran reconocimiento internacional, además de haber lanzado seis álbumes, entre los cuales está A Night at the Opera, con su increíble canción Bohemian Rhapsody, que llegó a estar nueve semanas en el numero uno en el Reino Unido. La personalidad del talentoso vocalista siempre fue, además, un enigma, pues aunque en el escenario su despliegue era extravagante, solía ser tímido y retraído cuando no estaba actuando.

freddie_mercury_by_queen_are_my_life_75-d6t6crb

Freddie Mercury

Sumergido en dicha dicotomía se desenvolvía su vida: un hijo modelo en casa y un animal salvaje de marcha, “él podía enfiestarse más duro que yo, lo cual es mucho decir”, afirmó alguna vez Elton John; Mercury era el showman por excelencia. Es dentro de esta faceta suya que encontramos una noche de leyenda, el epítome de los excesos del rock ‘n’ roll, una sórdida fiesta de Halloween en el Hotel Fairmount en Nueva Orleáns: Una noche de sábado en Sodoma hecha a la medida para el lanzamiento de su álbum Jazz en 1978.

No me detengas ahora
Estoy pasándolo tan bien, estoy de fiesta
No me detengas
Si quieres pasarlo bien, sólo llámame
No me detengas porque lo estoy pasando bien
No quiero parar

El presupuesto establecido para dicho evento era de £200,000 y el lema, “Excess all areas”, ya había sido acuñado para ese entonces por Mercury, quien se relamía entre las mieles del éxito, además de considerarse a sí mismo como “El Cecil B DeMille del rock”. Era él el maestro de ceremonias cuando la banda organizaba alguna fiesta, y jamás se quedaba corto en cuanto a producción. Acorde a su personalidad sobre el escenario, dicha fiesta de halloween sería la más escandalosa en la historia y llegaría a inspirar su canción Don’t Stop Me Now.

tumblr_ljea2wxda61qdslbvo1_500

Freddie Mercury con una asistente a la fiesta

Mercury no tardó en olvidarse del más que generoso presupuesto, argumentando, “A la mierda los costes, queridos, vivamos un poco”. Dentro de los 500 invitados había estrellas de rock, de cine, periodistas y amigos. La comida y la bebida fueron de la más alta calidad; ostras, langosta, el mejor caviar del mundo y cientos de botellas de champagne Cristal. Pero más importante que estos detalles, fueron el espectáculo y la entretención de la noche. De acuerdo a Bob Gibson, publicista radicado en Los Ángeles que estuvo ayudando a Mercury a organizar las festividades, “Freddie decidió que quería traer un montón de gente de la calle para alegrar las cosas. Se me instruyó encontrar personas excéntricas que le diesen un poco de color a la velada”.

Soy un cohete espacial camino a Marte con trayectoria de choque
Soy un satélite fuera de control
Soy una máquina sexual lista para recargar
Como una bomba atómica voy a explotar
Estoy ardiendo en el cielo, sí, a 200 grados
Por eso me llaman Sr. Farenheit
Estoy viajando a la velocidad de la luz
Quiero hacer de ti una mujer supersónica

Gibson siguió las órdenes del intérprete al pie de la letra, por lo que llegó a dar con un hombre capaz de arrancarles la cabeza de un mordisco a pollos vivos y una mujer dispuesta, a cambio de una suma alrededor de las £100,000, a decapitarse en vivo con una motosierra. Lentamente la planta principal del Hotel Fairmount se iba convirtiendo en la bella y soñada Sodoma, colorida y excéntrica, proveniente de la imaginación sin límites de Mercury.

tumblr_mi16o8dswx1qdslbvo1_500Freddie Mercury y una de las bailarinas de la fiesta

A medida que los invitados entraban, eran recibidos por una horda de enanos hermafrodita con bandejas en la cabeza, las cuales estaban cubiertas por líneas de cocaína, traída especialmente desde Colombia y Bolivia. El mismo Mercury había comprobado su calidad y tras su aprobación, ésta pasó a ser el cóctel de bienvenida para todos aquellos que querían verse fortificados por los efectos del alcaloide. Tras cruzar la recepción, cada salón de baile había sido decorado para parecer una jungla laberíntica, en ellos se podían encontrar magos, zulús, contorsionistas, tragafuegos, drag queens y strippers transexuales. Todo a petición del cantante.

No me detengas, no me detengas, no me detengas hey-hey
No me detengas, no me detengas, uh-uh (¡me gusta!)
No me detengas, pásalo bien, bien
No me detengas…

Los camareros y camareras, los cuales también fueron seleccionados por Mercury, iban completamente desnudos, y pedían amablemente que no les dejasen las propinas sobre las bandejas, sino que se las insertasen en alguna cavidad corporal. Por encima de las cabezas colgaban jaulas de bambú donde bailarines desnudos se contorsionaban, mientras que en el suelo había bañeras enormes llenas de hígado crudo y reluciente, allí, modelos de ambos sexos luchaban desnudos. Entre los invitados, acostadas sobre divanes, mujeres samoanas de 150 kilos de peso, capaces de fumar cigarrillos a través de diferentes orificios, entretenían a los asistentes. Y para completar el paisaje, en los baños había profesionales de ambos sexos ofreciendo favores orales. Por una noche New Orleans pasó a ser Nude Orleans.

queen

Dicha fiesta pasó a la historia por sus desmanes y carácter hedonista, y para muchos quedó retratada en la memoria como una fiel representación del perfil histriónico de Mercury, pues dichos excesos pocas veces se habrán o se verán llevados a tal escala, casi industrial. Mercury continuaría deleitando al mundo por más de una década con su desmesurado talento, hasta que su vida de excesos lo alcanzó, llevándolo a contraer VIH y morir de una bronconeumonía ocasionada por el virus. Gracias a él, como legado, además de su música, tenemos historias como esta. Gracias Freddie, esperamos que en el más allá estés disfrutando de Sodoma como solo tú sabes.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

carrete
Viernes, febrero 24th, 2017

top 5, los posts más vistos

- CULTURE Society -
MOONLIGHT, Alex R. Hibbert, 2016, photo by David Bornfriend, ©A24/courtesy Everett Collection
Viernes, febrero 24th, 2017

#RoadToOscars: 5 razones por las que este finde hay que ir al cine

- CULTURE Films Society -
Netflix-Abstract-The–Art–of–Design-Screen-Shot-2017-02-13-at-9.58.39-AM-810x458
Jueves, febrero 23rd, 2017

descubrimos Abstract: la nueva serie de Netflix sobre el mundo del diseño

- CULTURE Society -