CULTURE, MUSIC | , , ,



A5N2CW

Lemmy Kilmister

Jimi era un tipo muy agradable. Y muy cortés. Si una mujer entraba en la habitación, se ponía de pie inmediatamente y le traía una silla. Era anticuado de esa manera… Tener buenos modales no cuesta nada”. Lemmy Kilmister es una leyenda de la música; el fundador de Motörhead logró definirse a sí mismo como el epítome del rock ‘n’ roll, representando a la perfección la música que ejemplifica las chamarras de cuero, las motocicletas, el whiskey y las guitarras estridentes. Este bajista y vocalista llegó a inspirar muchos otros actos que vinieron después, como Metallica y Sepultura, ayudándolos a convertirse en los titanes del género que son hoy en día. Sin embargo, antes de ser famoso, Lemmy fue roadie e incluso la persona encargada de conseguirle los ácidos a Jimi Hendrix. Pocas personas lo saben, pero el tío rudo de sombrero negro, bigote largo y colección de objetos Nazi, fue en su juventud el manitas del legendario guitarrista. Según se lo dijo a la revista Rolling Stone en una entrevista en el 2010, cada vez que Hendrix o su crew lo necesitaban, él estaba ahí; “siempre que necesitaban un par de manos extra, yo estaba justo ahí. No conseguí el trabajo por ningún talento en especial ni nada, pero sí vi a Jimi tocar mucho… dos veces cada noche durante unos tres meses…

720x405-GettyImages-517804825

Lemmy Kilmister

Dos semanas antes de su muerte, Lemmy estaba celebrando un día que jamás creyó fuese a llegar, su septuagésimo cumpleaños. En el Whiskey a Go Go del Sunset Strip en Los Ángeles, colegas como Slash, Billy Idol y Sebastian Bach, le rendían tributo en la tarima. Estos no fueron los únicos invitados célebres, el antiguo baterista de Guns N’ Roses, Matt Sorum, estaba allí, Lars Ulrich voló exclusivamente para estar presente, mientras que Zakk Wylde, guitarrista de Ozzy Osbourne, repetía constantemente a los demás asistentes, “¿Qué clase de mundo le vamos a dejar a Lemmy y Keith Richards?” Todos creían que viviría para siempre, como el mítico guitarrista de los Rolling Stones. Aun así, el estado de Lemmy no era el mejor, había volado desde Europa el día anterior, donde se encontraba de gira, y se le veía cansado. Tan solo dos días antes había estado parado en el escenario, dándolo todo en un concierto en Berlín.

23cb4d4e9994f2b746fc73916cd81a99

Lemmy Kilmister y Ozzy Osbourne

Los últimos dos años de su vida se vieron marcados por serios problemas de salud; sufría de diabetes y arritmia cardiaca, razón por la cual debió ser operado, para implantarle un desfibrilador, por si su corazón se llegaba a detener. Eso no lo detuvo, y hasta casi el final de sus días estuvo de gira o en el estudio de grabación. El último álbum de la banda, Bad Magic, fue lanzado tan solo seis meses antes de que falleciese. Para poder llegar a lograr esto, Lemmy tuvo que realizar algunos cambios en su estilo de vida: pasó de fumarse dos cajetillas de cigarrillos al día a una a la semana, dejó su medio litro de Jack Daniels diario acompañado de Coca-Cola; ahora solo bebía cuatro o cinco vasos de vodka con zumo de naranja al día, lo cual le ayudó con su diabetes. Aun así, todavía disfrutaba diariamente de su dosis de speed. Estos cambios no lo hicieron eterno ni evitaron que muriera debido a un cáncer supremamente agresivo que acabó con su vida tan solo dos días después de ser diagnosticado, pero que llevaba devorando su cuerpo por mucho más tiempo. Todd Singerman, manager de Motörhead por 24 años, afirma que aunque el estado de salud de Lemmy no era el mejor, siempre cumplió con sus presentaciones. “Pensar en la energía y las pelotas que tuvo que tener para seguir presentándose, hacer su último maldito espectáculo dos semanas antes de morir, y luego caer. Es como la historia de Rocky. Es verdadero coraje. Se estaba muriendo, no lo sabía, pero su cuerpo ha debido haberlo sentido”.

CXf9gKLWcAQIFan

Lemmy Kilmister

Así era Lemmy, entregado a la música con todo su ser, era su identidad, desde el momento en que vio a los Beatles en concierto durante su adolescencia, dicho episodio cambió su vida. Esto resulta sorprendente, ya que si escuchamos la música de Motörhead, dista mucho de la de la banda británica, pero para Lemmy, Lennon y compañía eran unos tipos duros, y los respetaba muchísimo. Según aparece en su autobiografía, White Lines Fever, su admiración por la banda de Liverpool era bastante real. “Los Beatles eran tipos duros. Brian Epstein los limpió para el consumo masivo, pero eran todo menos ‘mariquitas’. Eran de Liverpool, que es como Hamburgo o Norfolk, Virginia, una ciudad dura, una ciudad portuaria donde los marineros te rompen la cara si tan solo les miras a los ojos. Ringo es de Dingle, que es como el Bronx. Los Rolling Stones, en cambio, eran niños de mamá – todos eran estudiantes universitarios de las afueras de Londres-. Sí, fueron a pasar hambre a Londres, pero esa fue su elección, para darse algún tipo de aura de rebeldes. Me gustaban los Stones, pero nunca han estado ni cerca de los Beatles, ni por humor, ni por originalidad, ni por canciones, ni por presentaciones. Los Stones todo lo que tienen es a Mick Jagger bailando. Es cierto que los Stones hicieron grandes discos, pero siempre eran una mierda en el escenario, mientras que los Beatles eran la polla. Recuerdo un concierto que los Beatles tuvieron en la Cavern. Fue justo después de que Brian Epstein se hiciese su manager. Todo el mundo en Liverpool sabía que Epstein era gay, y un chico de la audiencia gritó, ‘John Lennon es un maricón!’ Y John – que nunca llevaba sus gafas en el escenario – bajó la guitarra y se adentró en la multitud, gritando, ‘¿Quién dijo eso?’ Y este chico dice: “He sido yo”. John fue tras él y BAM, le dio el beso de Liverpool, dándole una hostia ¡luego dos! El chico cayó cubierto de sangre, mocos y dientes. Entonces John volvió al escenario. ‘¿Alguien más?’ preguntó. Silencio. ‘De acuerdo, ahora, “Some Other Guy“.

cavern11

Los Beatles en The Cavern Club

Fue durante estos años, cuando asistía a The Cavern Club a ver a los Beatles, que Lemmy se convirtió en el roadie de Jimi Hendrix. Todo comenzó cuando se mudó a Londres, en 1967, como lo afirma en una entrevista que le dio a Kerrang! Radio en el 2009. “Al llegar a Londres, la única persona a la que conocía era Neville Chesters (manager de The Jimi Hendrix Experience). Él solía ser roadie de The Who y The Merseybeats en Liverpool, y lo llamé y le dije: ‘¿Puedo dormir en tu piso durante unos días?’ Él dijo, ‘Claro’. Así que llegué allí. Neville compartía piso con Noel Reading (bajista de The Jimi Hendrix Experience). Me quedé durmiendo en el suelo de su apartamento durante unos días, y cuando necesitaban un tío extra, yo estaba allí, dispuesto a currar por 10 libras a la semana”.

jimi-hendrix-8150

Jimi Hendrix

Esta oportunidad le sirvió a Lemmy para conocer de cerca a una de las más grandes estrellas de rock de todos los tiempos, aunque dicha experiencia solo duraría seis meses. Al ser preguntado si llegó a considerar a Hendrix como su amigo, fue enfático al responder, “Yo no diría eso. Él era un buen tipo, ¡pero estaba catastróficamente drogado todo el tiempo!” Lemmy era uno de los encargados de preparar el equipo de Jimi antes de sus presentaciones, arreglando sus pedales, fuzzbox, y cambiándolos después de cada presentación. “Cuando se presentaba era mágico. Al verlo, el espacio y el tiempo se detenían. Después de que él terminaba de tocar, yo tenía que reparar sus fuzzboxes, porque él los destruía todos, los pisaba y pedazos salían a volar por todas partes. Encontrabas piezas por todo el escenario, así que tenía que ir recogiendo los pedacitos para volver a juntarlos… era un jodido asesinato, cómo era capaz de destruir así su equipo. Se supone que él era un showman, pero creo que finalmente se hartó de ello, y entonces cuando la gente le retaba durante sus presentaciones, él entraba en este tipo de imitación de Jimi Hendrix, ¿sabes? No era convincente. Ver eso era una vergüenza”.

lemmy1

Lemmy Kilmister

Lemmy tenía tan solo 22 años por ese entonces, y aún se encontraba aprendiendo a tocar la guitarra, aunque no era muy bueno y Jimi Hendrix se lo hizo saber. “Lo que aprendí en cuanto a la guitarra de él, fue que me dijo que nunca iba a ser un buen guitarrista (risas)”, y fue esta la razón por la que finalmente se dedicó a tocar el bajo. “Como roadie para The Jimi Hendrix Experience aprendí que debía dejar de tocar la guitarra. Cualquiera que ha visto a Hendrix debería renunciar a la idea de ser un maldito guitarrista, porque él era increíblemente bueno. Te quitaba el aliento. Hacía cosas que nunca creerías, que nunca habías oído antes. Es imposible describirlo, debías estar allí. Como cuando vi a los Beatles, no puedes describir lo que era. Eran grandiosos, tremendos. Realmente no se puede describir ese sentimiento”.

rs-222364-GettyImages-84880967

Lemmy Kilmister

Kilmister no solo era el encargado de mantener el equipo de Hendrix en buen estado, según su relato a la revista Revolver, también se encargaba de conseguirle drogas de vez en cuando. “Yo le conseguía ácido cuando su camello no podía; le traía diez tabletas, él tomaba siete y me daba las otras tres a mí, lo cual me parecía muy razonable (…) Jimi me enseñó cómo encontrar drogas en los lugares más improbables porque ese era parte de mi trabajo para él. Así fue como aprendí a funcionar con cinco golpes de ácido encima. Pero también aprendí cómo presentarme y actuar. Jimi era tan relajado, se movía sobre el escenario como una araña elegante. Siempre interesado en la audiencia. Hacía muy malos chistes porque estaba absolutamente loco. La gente no podía entender de qué estaba hablando cuando terminaba sus presentaciones. Pero sin duda es el mejor guitarrista que jamás podrás llegar a ver”. Aun así Lemmy nunca culpó a Hendrix de haberlo introducido a las drogas; siempre ha asumido absoluta responsabilidad de sus actos, y dice que su consumo de estupefacientes de debió a su exagerada curiosidad, ‘como le sucede a todo el mundo que lo hace’. Sin embargo, Lemmy siempre ha estado en contra de la heroína. “Odio esa mierda. Mató a mucha gente de mi generación. Mató a muchos de mis amigos. Y ahora esta generación está muriendo debido a ella otra vez. No lo puedo creer. ¿Cuántos cadáveres debe haber antes de que aprendamos?

rs-222265-GettyImages-86138487

Lemmy Kilmister

Al terminar su aventura como roadie de Jimi Hendrix, Lemmy se uniría a la banda de rock psicodélico Sam Gomal, en 1968. Pasaría por otras como Opal Butterfly y Hawkwind antes de fundar Motörhead, en 1975. Les tomaría cinco años lograr algún tipo de éxito, pero después de ello pasarían a ser una de las bandas con más influencia en el heavy metal. En sus cuarenta años de historia, Motörhead lograría cambiar la escena musical para siempre, y Lemmy se erigiría como una leyenda, tal como sus ídolos Lennon y Hendrix.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • advertisement

También te puede interesar.

Captura de pantalla 2017-07-21 a la(s) 13.38.56
Lunes, julio 31st, 2017

de la idea a la materialización: ¿cuál es el papel del director de arte?

- CULTURE Society -
Desert City_Jacobo GarciaGerman_Imagen Subliminal_Pati Nunez Agency_02
Viernes, julio 28th, 2017

#RidingTheWorld: madrid y su nuevo jardín de cactus

- CULTURE -
pursuit
Viernes, julio 28th, 2017

vimeando: pursuit de Mike Olbinski, cazando tormentas

- CULTURE Society -