Books, CULTURE | , , ,

#lamonoCHATS: santi balmes, siempre poeta



IMG_5361

Palabras que te trasladan a otra realidad. Te empujan, te atrapan, te mantienen expectante. Palabras que se traban y entretejen unas con otras formando un todo. Canción de Bruma no es el nuevo disco de Love of Lesbian, pero sí el nuevo libro de Santi Balmes. Siempre imaginativo, astronáutico y mordaz, cuenta cuentos de historias inacabadas y a la vez consumadas. Santi Balmes, el poeta músico, el músico que escribe poesía, nos lleva al escenario en el que él es protagonista. Y desde su perspectiva viajamos en una canción de bruma que en cuanto empiezas, comienza a desvanecerse. T: Rocío Carrasco

Comencemos por los orígenes. ¿Cómo surgió la idea de Canción de Bruma y por qué en forma de poesía? Surgió de una manera muy fortuita, que es lo que más me gusta. En realidad, yo estaba trabajando en una novela gráfica con Sergio Mora y había como ciertas páginas que me producían una alarma. Era una especie de incursión poética dentro de una novela de prosa. Yo pensaba que enriquecía el texto, pero de alguna manera mi poesía estaba contribuyendo a que ese texto pesara demasiado. Al final te mueves por intuición, lo quitas, abres un nuevo Word y, de repente, no sabes por qué, sabes que eso es lo que tienes que trabajar con urgencia. Salirme de esta novela fue un desahogo. Hablé con Sergio y le dije, “vamos a quedar como amigos y vamos a darnos un tiempo”. A partir de aquí, empezó a crecer algo que no podía controlar ni yo. Y eso ha sido lo chulo, lo chulo del asunto es que han sido dos meses de trabajo.

¿Entonces este libro ha surgido por pura intuición? Absolutamente. Cuando el factor intuición no entra en la ecuación, yo siempre me pongo a temblar. Cada cosa tiene su momento, y es como muy metafísico decirlo, pero hay ciertos datos que percibes en tu exterior e interior que te indican. Todos los planes están para cambiarlos. Ibas a sacar esto, pero creo que no, creo que antes tiene que aparecer esto.

Y tener la valentía de saber guiarte por la intuición cuando llega. Es que yo creo que si no lo haces, estás siendo ciego contigo mismo, y de alguna manera sí que cuando te lanzas a vivir de este mundo lo que despiertas más es el instinto. Más quizá que una persona que trabaja de contable. Estás trabajando con el instinto completamente y todo el tiempo.

El título hace referencia a una canción, canción de bruma, de aquello que ves pero no puedes tocar, de aquello que se disipa. ¿Qué se esconde tras este título? Este es un proyecto bastante ambicioso, que necesita momentos de reflexión y momentos de dejarlo en la nevera porque tiene ciertos aspectos arriesgados. Un viaje introspectivo siempre es arriesgado a la hora de trabajarlo, porque puede resultar de poco interés para los demás. Además, tienes que lograr que la gente se vea también reflejada en esa introspección. Y bueno, la bruma sería el dónde nos movemos, un mundo de incertezas, un mundo muy frágil. Pensamos que todo está perfectamente controlado, pero nada lo está. Incluso el concepto que tenemos de los demás es muy brumoso. El título hace referencia a mí mismo. Es un mundo de espejismo, de fantasía, de lo que ves a contraluz. Aquí hay mucha biografía, pero también mucha fantasía. Pero no deja de ser personal.

Portada de. Canción de Bruma, el nuevo libro de Santi Balmes

Portada de Canción de Bruma, el nuevo libro de Santi Balmes

 

¿Qué cuentas en Canción de Bruma? O quizá, ¿qué haces sentir? Es una indagación, es una tarea de introspección. Hay mucha parte de preguntarte qué estás escribiendo, por qué ha pasado a ser el objetivo de tu vida, tanto en la banda como en los libros. En quien lo lee, pretendo un poco la catarsis, crear un choque entre las diferentes personalidades que conviven en tu interior y que es lo que yo creo configuran una personalidad creativa. La contradicción, la lucha entre diversas pulsiones que tienes dentro de ti. Además, también trato de hacer un homenaje al mundo de las palabras, que como ya dije también en el disco, estamos utilizando continuamente para hablar de ti, de mí, del desamor… Pero son algo mucho más profundo. Ahora puedo ver los procesos con más calma… Aunque no hubiera nada, seguiría escribiendo.

Se ha adjetivado como tu libro más íntimo. ¿Qué porcentaje de historias personales podemos encontrar? Hay un 60% de la realidad y hay un 40% de realidad que de tanto imaginarla se ha convertido en algo real dentro de mí. No ha pasado de un plano teórico, pero me configura a mí, porque te configura tanto lo que has hecho como tus deseos. Yo creo que el deseo es el motor de nuestra existencia. Aunque no se haya cumplido, es lo que te ha configurado o es lo que hace que te levantes por la mañana.

Ya eres autor de cuatro libros, ¿cómo es tu proceso de creación?, ¿en qué se diferencia de la composición de canciones? Este libro ha sido el más fácil de los cuatro que he escrito. Salió muy rápido, de repente había un poema que me provocaba quince páginas más. Este proceso es muy placentero. El proceso de algunos novelistas que le dan vueltas a un párrafo porque no acaban de verlo, que piensan que quizá tendrían que usar la palabra avejentado en vez de vetusto, a mí me vuelve loco. No tengo esa personalidad. Y los cuatro han salido más o menos como este último. Yo creo que a partir de ahora sí que trabajaré de forma distinta. Es muy horroroso empezar a escribir un libro sin saber cómo va a acabar. De alguna manera no es el proceso adecuado, y lo sé, y me he salvado por los pelos.

La composición musical y el escribir, son dos hemisferios que están emparentados pero que son bastante diferentes. Estar trabajando en un ámbito literario es mucho más conceptual. Incluso noto la presión en diferentes partes del cerebro trabajando en una u otra cosa. Cuando estás trabajando en el aspecto musical, que es maravilloso, no tienes que forzar tanto la maquina lírica porque sabes que, aunque no tenga una fuerza excesivamente literaria, el acorde que la acompañe será un potenciador que producirá esa especie de revolución interior. Cuando trabajas en un aspecto meramente lírico, no entra en juego este proceso. Entonces te la juegas a una carta, es diferente. Aunque igual de complicado.

El prólogo del libro está escrito por Ferrán Pontón, ¿elección, imposición o casualidad? Hay una admiración mutua y un cariño mutuo. Es una persona que tiene una pluma muy aguda y muy erudita. Yo le hice el prólogo de su libro de poesía y hay que ser caballeroso en esta vida, hay que devolver favor por favor, o mejor dicho honor por honor.

¿Quién es tu referente en el mundo literario actualmente? ¿Actual y que esté vivo? Más que referente, el descubrimiento que he tenido, y tardío, es Galeano. Es la persona que destila una humanidad y que tiene una cosmogonía que me tiene absolutamente fascinado. Su derribamiento absoluto de la civilización occidental, por decirlo de alguna manera, me parece fascinante. Y creo que diferenciaría entre autores que te pueden gustar en un momento dado por su estilo, su forma o por sus técnicas novedosas, de aquellos que lees y sientes que quieres a ese autor, esa persona que te conmueve. Si me encontrara a Galeano, lo abrazaría muy fuerte y le preguntaría si puede ser mi abuelo. “Adóptame”, le diría. Pero ya no, claro, está muerto.

En tus letras vemos poesía. Y ahora vemos simplemente poesía. Es como una evolución orgánica que tenía que suceder y ha fluido muy naturalmente. ¿Es este un camino al futuro acorde con tu evolución personal? De alguna manera hay dos cosas que son fundamentales. Primero, tu evolución personal y, segundo, que te legitime la gente. Y me he sentido legitimado por la gente. Los factores exteriores no hay que obviarlos porque también te mueven a hacer cosas, te animan. Y creo que ha sido la combinación de estas dos cosas lo que me ha llevado a sacar un libro de poesía con la cierta tranquilidad de que sé que va a ser recibido con ganas. Aunque aviso que habrá mucha gente que va a seguir prefiriendo escucharme que leerme. Y lo entiendo perfectamente.

Páginas de Canción Bruma

Páginas de Canción de Bruma

 

¿Dirías que Love of Lesbian y tu faceta de escritor van de la mano? Van en el mismo camino. Lo único que la música es un jarrón que actualmente está lleno de contenido. He de buscar otros recipientes para, de alguna manera, no ponerlo todo en el mismo saco, simplemente porque eso podría ser incluso perjudicial para Love of Lesbian. Yo creo que ellos incluso lo agradecen, llego a los discos como mucho más fresco y más limpio. Si intentara meterlo todo en un mismo sitio, quedaría forzado.

Tu personalidad se define por rechazar un determinismo excluyente de blanco o negro. Con la coyuntura actual, en la que parece que nos definimos por contraste, ¿crees que esta filosofía de vida más centrada en esa escala de grises favorecería el entendimiento? Chica, yo creo que sí. Esto es muy complicado responderlo y no quedar como un puto reaccionario, pero… Trump de alguna manera ha apretado un botón que ha coincidido con la opinión de mucha gente a la cual muchas veces se menosprecia y que no ha sido escuchada. Es muy snob pensar que el voto de tantos millones de personas no vale. Los tendríamos que haber tenido en cuenta y tendríamos que haber hecho un trabajo pedagógico intenso para que no cayeran en un discurso facilón. Y lo peor es que parece que no aprendamos de la historia, porque en el discurso facilón hemos caído siempre.

Entonces, ¿el problema es Trump o el problema es que la verdad no se sabe explicar? La verdad es tan compleja que no vende. La verdad es que la culpa de lo que está sucediendo está muy repartida, pero la gente necesita señalar, sino vive en una angustia permanente. Es duro pensar que el culpable no es nadie y lo somos todos, pero tú eres culpable en el momento en el que estás tirando en un momento dado un recipiente de plástico donde no toca y eres culpable cuando estás girando la cabeza con lo que está pasando en el mediterráneo. Yo prefiero quedarme con la cautela en todo, no siempre todo es claro. Esta pregunta da para un debate muy grande, pero en resumen yo creo que estamos fallando en el tema de educar a la gente para que no nos vuelvan a vender la moto con eslóganes pasados por verdades, cuando son solo eslóganes pensados para ganar votantes.

Pero al final es la sociedad quien está dividida, todos tomamos lados. ¿Podríamos decir que al final la culpa también es nuestra? Hemos entrado en un mundo de caricaturizar. De alguna manera tú ves un nickname y un avatar. Todo se ha convertido en un espejismo. Cuando alguien tiene opiniones diferentes a las nuestras, no lo vemos como una persona, y cuando no ves a la persona, empieza la debacle y el inmovilismo tanto por una parte como por la otra. Yo puedo entender el punto de vista de un americano jodido en Detroit porque se han llevado las fábricas a otro país. Cómo no vas a estar enfadado. El problema viene cuando llega alguien como Trump y hace demagogia, cuando él mismo está fabricando sus productos en China y a la vez está señalando a los mejicanos como responsables del problema. Al final, el trabajador acaba de alguna manera escuchando los cantos de sirena de partidos extremistas, y esto ha ocurrido siempre. No aprendemos una mierda y, además, también existe la voluntad para que no recordemos.

¿Crees en la literatura, quizá también la música, como un escape de la realidad afligida que nos rodea? Claro. La industria del entertainment acaba creando una imaginación y un ocio global. Ahora es más importante que nunca conservar tu imaginación, tus recuerdos como persona porque al final acabas despersonalizado y digitalizado. Al final todo queda diluido en un mar de banalidad absoluta. Es ahora cuando hay que reivindicar tu propia personalidad, tu yo más íntimo. Es lo más importante en este mundo de tantísima comunicación, pero en realidad tanto ruido. Este libro al fin y al cabo es la reivindicación de quién soy yo. Es mi esencia.

Canción de bruma, canción de lo que se disipa. Te encontramos entre sus líneas, pero desapareces. Te hemos leído y hemos sabido que ya estás en otro lado. ¿Dónde? Ya sabemos que estás preparando otro libro… Trabajo un poco por proyectos. Me encuentro navegando y sé en qué isla tengo que atracar, pero a la vez ya estoy intentando mirar que hacer a continuación. Generar ese mapa me ayuda a no andar en un mar de abstracciones que al final no acaban concretándose en nada. Cuando empecé Canción de Bruma, ya estaba pensando en un proyecto más amplio. Hubo unos años en los que me pasé escribiendo sobre cinco o seis temas a la vez, pero no avanzaba. De los 26 a los 28 años, fue la época en la que más escribí, y no hice nada en realidad. Me he encontrado a algún tío en el mundo musical que lleva trabajando en un disco durante cinco años, y eso no es recomendable porque acabas hechizado de ti mismo y nunca ves el final del camino. De alguna manera tengo que marcarme los pasos. Estoy elaborando un mapa de a dónde ir, en realidad un poco para que no falte esa ilusión.

Páginas de Canción de Bruma

Páginas de Canción de Bruma

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Melissa 2
Miércoles, abril 26th, 2017

la sinestesia en el arte: ¿sabías que estos 5 artistas la tienen?

- ART CULTURE MUSIC Painting Society -
Captura de pantalla 2017-04-26 a la(s) 11.08.46
Miércoles, abril 26th, 2017

zara anuncia la 1º colaboración con artistas nacionales: ¿cultivando buen karma?

- CULTURE Fashion Society STYLE -
IMG_8030
Martes, abril 25th, 2017

#lamonopleasures: foodie pop up experience #11: BOREAL, sabores del norte

- CULTURE EVENTS -