ART, CULTURE, EVENTS, MUSIC, New releases | , , ,

#lamonoCHATS: le méridien nos presenta a Nouvelle Vague



04-03-2017 LE MERIDIEN-120A

Nouvelle Vague estuvo de paso por Barcelona para presentar su más reciente proyecto, titulado New Wave, el cual realizó de la mano con la cadena de hoteles Le Méridien. En un evento exclusivo, los asistentes tuvimos la oportunidad de disfrutar de su música en un toque acústico que contó con la participación de dos de sus vocalistas, Élodie Frégé y Liset Alea. El dueto francés, compuesto por Marc Collin y Olivier Libaux, nos deleitó con algunas de sus versiones más conocidas, como la del clásico de los Ramones, I Wanna Be Sedated. Algunas horas antes de esta sorprendente y muy sensual presentación en una hermosísima terraza con vistas a la Ciudad Condal, tuvimos la oportunidad de hablar con Olivier para conocerlo mejor y descubrir una parte de la histroia de la banda. Ya sabemos de Nouvelle Vague que llevan más de diez años haciendo música, desde el lanzamiento de su primer álbum homónimo en el año 2004, luego han lanzado otros cincos discos además tres más recopilatorios. Ahora, gracias a la iniciativa del Grupo Marriott, que ha llevado al dueto musical parisino a crear una lista de reproducción de 24 horas inspirada en el movimiento new romantic que tanto se identifica con los espacios y el clima de Le Méridien, pudimos conocer una de las personalidades que yacen detrás de este colectivo, el cual, a medida que pasan los años, se hace cada vez más popular. Olivier habló con nosotros sobre sus inicios, las primeras barreras que encontró para hacer su sueño realidad y la concepción de Nouvelle Vague, todo mientras en Le Méridien nos hacían sentir como en casa. T: Felipe Duarte

Así que aquí estamos, con Olivier, uno de los miembros fundadores de Nouvelle Vague… Absolutamente…

Y ahora, que tenemos la oportunidad de hablar contigo, queremos saber más acerca de tu carrera musical, ¿cómo empezaste? ¿Lo recuerdas? Oh, sí, por supuesto. Es curioso que me lo preguntes porque hace poco estaba hablando de lo mismo con Ana, la Jefe de Relaciones Publicas del hotel Le Méridien. Ella me comentaba que en España, a los niños se les incentiva desde que son muy pequeños a que aprendan a tocar algún instrumento o a cantar, como entre los seis y los once años. Lo mismo no sucede en Francia. Sin embargo, en mi caso, yo empecé a tocar guitarra cuando tenía seis años, y empecé a escuchar música, especialmente rock ‘n’ roll, cuando tenía cuatro años, porque mi hermano mayor siempre estaba escuchando a los Rolling Stones, The Who, The Doors… Yo estaba fascinado, especialmente fascinado con un disco de The Who, llamado Tommy (1969). Hoy, con 52 años, nunca he dejado de tocar la guitarra o escuchar música ni un solo día.

04-03-2017 LE MERIDIEN-156

¿Y en qué momento te diste cuenta de que te podías ganar la vida a través de la música? En realidad el problema fueron mis padres, desafortunadamente. Yo amo a mi padres… mi padre murió, mi madre aún está aquí, pero el problema fue que, yo podía tocar la guitarra, en casa, cuando era un niño, podía escuchar todos los discos que quisiese, tan alto como quisiese, pero era imposible considerar ser un músico en mi familia; algo muy común para mi generación. La música era para los bohemios, debías tener un empleo de verdad. Así que soñaba con la música pero me estaba sintiendo contraído porque era muy tímido y me rodeaba la imposibilidad de ser músico. Me tomó mucho tiempo asumir que era capaz de escribir canciones, o de crear algo, y aún tenía que asistir a la universidad, aunque en realidad no iba… Dormía hasta las tres de la tarde, así que la vida de estudiante era una mentira para mí. Formé mi primera banda y empecé a escribir canciones cuando tenía 25 o 26 años. Esta banda se llamaba Les Objects. Pero para poder llegar a hacerlo me tocó enfrentar a mis padres. Recuerdo que les dije un día, “Madre, padre, dadme un año, durante este año no hablaremos, y cuando se termine, os demostraré que soy un músico”. Fue muy difícil, especialmente para ellos, fue un golpe duro, y a mí eso me provocaba mucha tristeza. Pero aun así, en el fondo yo sabía lo que estaba haciendo. Escribí varias canciones con esta banda, Les Objects, y exactamente un año después, logramos firmar nuestro primer contrato con una disquera, Columbia Records. Fue un año de absoluto estrés. Yo pensaba que si dejaba pasar esta oportunidad, qué iba a ser de mi vida. Pero al final todo salió bien.

Es una historia interesante, aún, hoy en día, muchas personas que quieren ser artistas no encuentran el apoyo necesario dentro de su familia… Mucho ha cambiado hoy, especialmente en Francia. Ahora es muy ‘cool’ ser artista, o trabajar en el cine; el problema es que no hay suficientes ofertas de trabajo ni dinero en estas industrias. Pero muchos padres han cambiado su manera de pensar. Sin embargo, creo que mi historia puede ayudar a muchos niños, adolescentes y estudiantes. Creo que sí, el apoyo de los padres es importante, pero también debes tener confianza en ti mismo y tu trabajo. He tenido muchos amigos pintores o ilustradores, genios, realmente buenos. Con mi mejor amigo, cuando éramos más jovenes, solíamos soñar juntos acerca del arte, él dibujaba muy bien, pero le faltaba confianza, siempre le ha faltado, por lo tanto nunca ha podido convertirse en el pinor que puede llegar a ser. Ambos factores son muy importantes, tu confianza y el apoyo que puedas encontrar. Yo creo que las bandas de rock, muchas veces no son más que cuatro o cinco adolescentes que se sienten lo suficientemente fuertes juntos como para decir, ‘hagamos algo’; la colectividad puede ayudar, cuando estás solo es un poco más difícil.

04-03-2017 LE MERIDIEN-150

Si pudieses decirle algo a estos chicos que no tienen la confianza necesaria, ¿qué sería? Yo creo que lo único que puedes hacer es dar el salto. Nunca sabes qué va a suceder, pero debes hacerlo, tomar el riesgo. Recuerdo un muy buen amigo mío, de mi edad, que vino a mí hace unos cinco años con su hijo, que tendría unos veinte años, y me pidió que hablase con él, porque su hijo tenía dos pasiones, hacer música y ser piloto de avión. Yo le pregunté si estaba dispuesto a hacer todo lo que fuese necesario por la música, y me dijo que no lo sabía. Así que le dije, ‘entonces no seas músico’. Ahora es piloto de avión. Si te vas a dedicar al música debes estar dispuesto a todo por ella.

Hablando de dar el salto, ¿recuerdas cómo fue ese año en el cual decidiste apostar por ti mismo? Ese año me dediqué a escribir canciones todos los días. Estaba viviendo en casa de un amigo, por supuesto no tenía mi propio apartamento, no salía a ningún lugar, corté con mi novia, de lo cual todavía me arrepiento, fue muy difícil en verdad, pero debía enfocar toda mi energía en mi música. Estaba escribiendo música todos los días, no salí durante el verano ni nada, me quede en París, trabajando en mi música. Recuerdo leer mi horóscopo todos los días también (risas), pensado cómo iba a suceder.

Me imagino que durante dicho año tuviste miedo en algunas ocasiones de que fueses a fracasar. Por supuesto. Pero esa no ha sido la única vez que me he sentido así. Varios años después me sentí de la misma manera, cuando me separé de esta banda, Les Objects. Me fui porque ya no sentía pasión por lo que estaba haciendo con ellos. La disquera nos estaba pidiendo que grabásemos nuestro tercer álbum, pero yo les dije que no podía hacerlo, había perdido la pasión. En ese momento todo el mundo me empezó a considerar un loco, demente, por retirarme de la música con un contrato vigente. Luego pasé tres años pensando qué hacer. Hoy es un poco diferente, porque Nouvelle Vague es una banda sólida, pero de todas maneras, incluso a nivel personal, todos los días debo estar pensando en qué proyecto crear, en cómo reinventarme. Cuando trabajas en la música, debes estar dando saltos de fe todo el tiempo, tomando riesgos, y te acostumbras a ello.

04-03-2017 LE MERIDIEN-166

En este periodo de tres años que mencionas, ¿cómo nació Nouvelle Vague? Los años de creación de Nouvelle Vague son de los más felices de mi vida porque antes de eso, los últimos años de los noventa, fueron muy duros para mí. Mi padre murió, yo tenía alrededor de 35 años y ya estaba viviendo la vida de un hombre. Fueron unos años terribles, y esperaba que con la llegada del nuevo milenio viniese algo bueno para mí. Esperaba que volviese a brillar el sol. Por ese entonces empecé a tocar la guitarra para Carla Bruni, que era muy famosa. No importaba a donde fuésemos, era una locura, todo el mundo la amaba. Ella no sabía tocar muy bien la guitarra y yo la ayudaba, además me pagaban muy bien, y eso siempre está bien. A Marc lo conocí en 1998, a través de amigos, y siempre hablábamos de música, y descubrimos que tenemos un gusto muy similar. Marc es productor y músico, muy parecido a mí, aunque con capacidades y habilidades que yo no tengo, así que cuando empezamos a trabajar nos dimos cuenta de lo bien que nos complementamos. A él se la da muy bien producir, lo cual es algo que a mi siempre me ha costado. Él puede producir algo de alta calidad en el estudio de su casa. Entonces, una noche tuvimos esta idea de hacer una versión de Love Will Tear Us Apart que fuese cantada por una mujer brasilera, en estilo bossa nova. Aunque durante este tiempo era una locura considerar hacer una versión así con una canción como Love Will Tear Us Apart, nos podían haber asesinado (risas). Sé que fue una locura, pero también sabíamos que nosotros éramos capaces de hacer algo así y hacerlo bien. Después de esa canción, quisimos hacer más, queríamos versionar todas aquellas canciones que nos apasionaban y de las que siempre habíamos hablado. Empezamos con un grupo de vocalistas brasileros pero no funcionó, en parte por su acento al cantar en inglés, así que empezamos a trabajar con vocalistas francesas, primero Élodie, luego Camille. Desde que empezamos con Nouvelle Vague, siempre nos ha rodeado una vibración positiva, todo ha fluído muy bien.

¿Qué hizo que os dieses cuenta con Marc de que Nouvelle Vague iba a funcionar? Desde el principio estuvimos seguros de que estábamos haciendo buena música. Además de eso, mi meta personal era poder ponerme en contacto con bandas como New Order, bandas que significaron y me ayudaron mucho durante mi adolescencia. Así mismo, cada vez que tocábamos para nuestros amigos, siempre quedaban fascinados, y nos pedían que volviésemos a tocar. Fue entonces cuando le envié algunos de nuestros demos a Bernard Lenoir, una de las figuras más importantes de la radio en Francia. Él recibió las canciones, las cuales ni siquiera habíamos mezclado, y a la tarde siguiente estaban sonando en todas partes, meses antes de que saliese nuestro primer álbum. Estábamos en el camino correcto, algo estábamos haciendo bien. Y desde el momento en que salió Nouvelle Vague, en el 2004, empezamos escuchar nuestra música en todas partes, recibiamos mensajes de texto de amigos diciendo que nos habían escuchado en Córcega, en Nueva York, en todo el mundo.

04-03-2017 LE MERIDIEN-152

¿Qué sentiste cuando eso sucedió, felicidad, orgullo, sorpresa? Hace tu vida más fácil, porque te llena de positivismo. También te hace recordar a todas las novias que cortaron contigo porque no eras lo suficientemente exitoso. Eso nos dio la energía para ir a tocar en todas partes, para grabar nuestro segundo álbum, para estar de gira por todo el mundo, y el mundo es bastante grande ¿eh? Si no estábamos de gira nos íbamos a grabar al estudio; nos encontramos con un éxito que no esperábamos, y cuando llegó el segundo álbum aun más.

Se puede ver que el surgimiento de Nouvelle Vague fue muy natural, sucedió de manera orgánica. Debe ser una sensación hermosa cuando la gente valora tu trabajo y todo fluye con la banda. ¿Siempre ha sido así? Claro que no. Hace poco hicimos un documental sobre la carrera de Nouvelle Vague, que pronto saldrá en línea, realizado por Marc, el cual todo el mundo debe ver, porque aunque hay un poco de narración, nunca contamos del todo qué es lo que sucedió, pero las imágenes hablan por sí solas. Y por supuesto, como en cualquier banda, al tener éxito y dinero, se hace difícil manejar los egos. Nosotros pasamos por un periodo complicado, durante tres años Marc y yo no podíamos hablar con el otro. Ahora no hablamos al respecto, porque no vale la pena. Pero es normal que eso suceda en una banda, cuando debes tomar una decisión en cuanto a su dirección, porque siempre habrán muchas personas opinando, intentando sacar algún provecho personal, poniéndose en contacto contigo. En un momento hubo muchas personas alrededor nuestro, y en realidad, si quieres poder superar momentos como este debes escuchar a tu corazón, ese es el secreto del éxito.

Tras haber encontrado el éxito, ¿alguna vez has temido perderlo? No, no pienso en ello. También por que cada vez que nos llega información sobre la banda, nos confirman que cada vez somos más populares. Por ejemplo, yo lancé como solitario un álbum de versiones de Queens Of The Stone Age, hace tres años, y trabajé durante dos años en dicho proyecto, y esto me llevó a ponerme en contacto con la banda, con Josh Homme… Lo que no me gusta de la industria, y lo cual experimenté en primera persona con este  álbum que hice de Queens Of The Stone Age, es que aunque algo sea muy bueno, incluso a los chicos de Queens Of The Stone Age les gusta oírlo, puede que nunca reciba la atención que se merece. Y eso es frustrante. Cabe anotar que es un disco que hice como solista con mi propia disquera, un trabajo de un solo hombre prácticamente. Pero estoy seguro de que podría ser más popular, todos quienes lo han oído solo han tenido cosas buenas que decir. Eso es un poco molesto de la industria, muchas veces bandas muy talentosas nunca reciben el éxito que se merecen. Ha pasado en el pasado y seguirá sucediendo.

 04-03-2017 LE MERIDIEN-149A

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

fauna urbana 1
Miércoles, octubre 18th, 2017

#CápsulasDeInspiración: Ilu Ros, la cotidianidad también es arte

- ART Illustration -
pensil
Miércoles, octubre 18th, 2017

irudika 2017 hace un llamamiento a Ilustradores y animadores

- CULTURE Society -
hotel brummel
Miércoles, octubre 18th, 2017

artistas made in BCN inauguran el 1º Brummell Market

- Agenda EVENTS -