Agenda, ART, CULTURE, EVENTS, MUSIC, New releases | , , ,

#lamonoBEATS: holy bouncer, un primer esbozo prodigioso



HolyBouncer2

Un jovencísimo John Lennon de dieciséis años solía reunirse con algunos compañeros de clase para tocar los que fueron sus primeros temas propios, en una banda llamada The Quarrymen. Era 1957 y hasta entonces, el éxito de aquella agrupación gestada en uno de los institutos de las entrañas de Liverpool no logró, seguramente, ir mucho más allá de las fronteras de su ciudad. Sin embargo, cuando unos meses más tarde se les unía un tal Paul McCartney que posteriormente dejaba entrar en el grupo a su amigo George Harrison, guitarra en mano, la trayectoria de dichos músicos se vería alterada para siempre. Tiene un potencial muy romántico la idea de imaginarnos a unos jóvenes The Beatles reunidos en un diminuto y roñoso garaje de la costa inglesa: formando parte de una banda con otro nombre y otro estilo. Algo parecido sucede cuando nos imaginamos al quinteto formado por Jordi (voz), Miguel (guitarra), Pol (guitarra), Bernat (bajo) y Manuel (batería) en sus inicios, con tal solo catorce años, practicando en una aula del instituto en el que cursaban segundo de la ESO. Sí, hablamos de Holy Bouncer, una de las propuestas más esperanzadoras y vibrantes de la escena musical actual de Barcelona.

Para aquellos que ya les conozcáis, apuesto que ya habréis decidido rendiros ante su genialidad rockera de aires psicodélicos. Pero para los que aún no tenéis la suerte de haber caído bajo los efectos de su hechizo, os brindamos hoy la oportunidad perfecta para descubrirles y conocer el cuándo, el por qué y el cómo del éxito de esta banda formada en la ciudad condal. Además, este mes de julio lo están dedicando a algunos shows en nuestro país. Pasaran por Navarra, Madrid, Figueras y, como no podía ser de otra manera, por Barcelona. Esta última cita tendrá lugar el próximo 12 de julio en el Hotel Pulitzer (C/ Bergara 8, Barcelona. 20:00 h), dentro de su programa de actuaciones Miércoles Directos.

Sin embargo, empecemos por los orígenes de esta banda. Como bien comentábamos, los integrantes de Holy Bouncer empezaron a reunirse como grupo musical cuando solo tenían catorce años, en 2010. Su álbum debut no llegaría hasta seis años después. La elaboración de su estilo fue a cocción lenta y se basó, entre muchas cosas, en el alimento insaciable de su cultura y referentes musicales. Es inevitable caer en ello cuando se les escucha. Su sonido es rápidamente asociable a bandas míticas como The Rolling Stones, Pink Floyd, o los chicos de Liverpool anteriormente citados. Pero todo el misticismo de dichas bandas se fusiona a la perfección con la electricidad y vida de propuestas mucho más contemporáneas que también beben de esas raíces míticas: Arctic Monkeys o Tame Impala, entre otros. Aún así, todas estas referencias sirvieron en su día para responderse a la célebre y complicada cuestión: ¿quién queremos ser? Y a lo largo de los años Holy Bouncer ha logrado tejer un un sonido especial y único basado en la admiración por otras bandas extra-nacionales. Pero aunque la gestación del primer álbum fuera relativamente lenta, su lanzamiento supuso la extracción un corcho y la espuma ha brotado a borbotones sin parar desde entonces.

En 2014, los chicos de Barcelona editaban su primer EP bateado Ladies & Gentlemenque incluía tres temas que nos acercaban a la actitud fresca y macarra de la banda. Unos meses más tarde, en diciembre de 2015, llegaba Anticipation, el primer single del que supuso su álbum de estudio de estreno: Hippie Girl Lovertrabajo que veía la luz en septiembre de 2016. Dicho debut dejó indiferente a pocos y el álbum supuso una declaración de intenciones alrededor del estilo de Holy Bouncer. El carácter psicodélico y místico de los diez temas del álbum nos aseguraban que este quinteto catalán era distinto a las propuestas que rondaban por nuestra ciudad. Manteniendo su personalidad en todo momento, el álbum nos ofrece una variedad estilística voraz, que nos conduce por momentos de adrenalina y frenesí hasta otros de deleitación y espiritualidad.

La muestra del éxito de Hippie Girl Lover tiene su prueba más latente en el traspaso de las fronteras no solo locales, sino también nacionales. El álbum fue presentado en conciertos de diversos festivales indies, así como una gira por varios países europeos. Su hazaña llegó hasta China: territorio en el que realizaron dos conciertos enmarcados en diferentes festivales musicales.

Lo emblemático, y a la vez curioso, de la estampa del viaje les condujo a realizar un vídeo (arriba) recogiendo las memorias de la pequeña gira por el país asiático. Además, la revista Tiu Magazine decidió testimoniar dicho viaje y publicaba en su página web algunas de las anécdotas que los chicos vivieron durante su aventura:

El primer concierto fue la hostia: la sala estaba llena y a la gente le gustó mucho.Nos alojamos en el mismo hotel que las otras tres o cuatro bandas que también tocaban en el festival. Al principio no nos hicimos mucho con los ingleses, no paraban de cantar himnos de fútbol y parecían hooligans borrachos todo el día.

El gran problema llegó el día que volábamos de Beijing a Shangai para tocar en el Strawberry Music Festival. Después del estrés por casi llegar tarde y de los exagerados controles nos encontramos con que no dejaban volar a dos de los integrantes porque había un pequeño error en los apellidos de los billetes. Nos vimos obligados a abandonarles y seguir por nuestra cuenta y no pudimos reencontrarnos con ellos hasta que ya estábamos allí.

Por ahora, los chicos aún padecen los síntomas de la resaca de todo aquello bueno que Hippie Girl Lover les está dando. De ahí el seguir presentando el álbum en distintas citas en nuestro país, como la del Hotel Pullitzer de la próxima semana. Sin embargo, nosotros ya anhelamos planes futuros para ellos. No podemos parar de preguntarnos si estos chicos serán capaces de sorprendernos de nuevo como lo hicieron con su primer trabajo de estudio. O de si la frescura. O de si la frescura y desparpajo que transmiten con su música y actitud, que nos impide desasociarlos de aquella aula de instituto en la que solían reunirse para tocar hace tiempo, les seguirá acompañando durante muchos más años. Cruzamos los dedos para que así sea, para que temas como “My Mother is A Yonkie”, “I’m Back” o “Get Higher” sean solo el punto de partido de un sinfín de temas por gozar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

TRIANGLEx_
Domingo, septiembre 24th, 2017

lara zankoul, identidad conceptual

- ART Photography -
Nikolay Tolmachev (15)
Domingo, septiembre 24th, 2017

el romanticismo perverso de nikolay tolmachev

- ART Illustration Painting -
Joanne Ho (2)
Domingo, septiembre 24th, 2017

joanne ho, visiones a vista de pájaro

- ART Illustration Painting -