CULTURE, Society | , , ,

La obsesión por el retrato de Michael Jackson, ahora al descubierto



mj5

Retrato de Michael Jackson por Wolfe Cowan. Creepy

Hay tres formas de ser: como nos vemos, como creemos que somos y como nos ven los demás. Normalmente nunca coinciden y, para Michael Jackson, ninguna de ellas se amoldó a la otra. Nunca estuvo satisfecho con su físico, tenía complejos y carecía de autoestima, a pesar de que de cara a la galería era el omnipotente rey del Pop. Era tal la depresión que sentía, que cuando se miraba al espejo le entraba pánico. Nunca se vio a sí mismo como los demás lo observaban y, por miedo a no dejar la huella que él quería en sus fans, decidió magnificarse en secreto. El cantante encontró una herramienta de satisfacción personal en el retrato y, como su don era cantar y no pintar, contrató a artistas secretos para que, a través de la pintura, le hicieran retratos mitológicos, egocéntricos e heroicos. Así que a pesar de no verse como un dios, creyó serlo y pidió que lo retrataran en medio de mundos fantásticos y paradisíacos. Así pues, queda confirmado: durante muchos años Jackson pagó a una docena de artistas para que lo inmortalizaran en medio de cuentos de hadas y en escenas que elevaran su figura como si fuera de la realeza. Muchos han catalogado estos retratos de Kitsch Art, un estilo sobrecargado. Pero la cuestión es esta: ¿cómo encontró Michael Jackson los artistas dispuestos a hacer honor a su vanidad?

La investigación empezó cuando Julien’s Auctions, una de las casas de subastas más importantes del mundo, hizo una exposición de cuatro días con representaciones que mitificaban el rey del Pop. En algunas obras, el cantante aparecía con sus pertinencias más personales como el guante blanco de joyas y, en otras ocasiones, como si fuera Peter Pan.  No hay duda que todos estos cuadros fueron encargados por el cantante. Uno de los primeros  en trabajar para él fue Ralph Wolfe Cowan, un artista de Portsmouth que pintó a Michael Jackson cuatro veces en 1993. En el primer cuadro que hizo, Jackson lleva una armadura, una espada con un loro encima de ésta y un mono sentado en sus pies. En un principio, en vez de un mono, había perros, pero Michael Jackson se encargo personalmente de que el artista cambiara el animal por su mascota, un mono llamado Bubbles. Esta obra tuvo un coste 30.000$ y Jackson lo colgó en su comedor detrás del piano. Posteriormente, la relación entre ambos artistas terminó. Según Cowan, trabajar para Michael Jackson era como trabajar para un rey.

“Vivía en un mundo fantástico y si no le gustaba, te hacía sentir como si pudiera decapitarte. Su forma de decapitación era no volviendo a llamarte” Wolfe Cowan

michael jackson

A pesar de estar satisfecho con el resultado de algunas obras, Michael siguió buscando al artista adecuado. Otro intento fue el de Leon Jones, un artista autodidacta de Buena Park, que en 2003 se dedicaba a hacer retratos de famosos norteamericanos en la calle. Un día un hombre se le acercó y le preguntó si podía hacer un retrato para su superior. El artista aceptó a cambio de 500$ en efectivo y se dirigió al escondite de Michael Jackson: Neverland Ranch. El cantante le encargó dos murales: en uno Jackson tenía que aparecer vestido con una armadura y alas de ángel y, en el otro, señalando al cielo rodeado de niños. Pero no fue suficiente. Jackson, a pesar de obtener las obras tal y como las quería, siguió buscando su compañero fiel con quien pudiera jugar a ser su musa. Una noche del 1988, David Nordahl, pintor de 47 años americano, recibió una llamada random de Michael Jackson. El pintor pensaba que era una farsa, pero tuvo que abrir las puertas a la esperanza cuando Jackson describió personalmente uno de sus cuadros que Steven Spielberg tenía en su oficina. Después de varios encuentros, el artista decidió abandonar su carrera profesional para convertirse en el retratista personal de Michael Jackson y dedicarse exclusivamente a él.

Durante los 17 años siguientes, Nordahl hizo miles de dibujos y doce grandes obres del cantante, quien le pago millones de dólares para que convirtiera en arte sus ideas mitológicas. El artista se volvió el hombre de confianza de Michael Jackson y un amigo cercano que la ayudó a diseñar el carnaval de Nerveland Ranch. Nordahl supo y quiso tratar a Michael Jackson como un rey. Y es que Michael Jackson era rey del Pop y como no le gustaba la verosimilitud de la fotografía, optó por la pintura y el retrato. Los reyes tienen el poder de hacer lo que se les antoje, así que el cantante invirtió gran parte de su fortuna en la representación de como quería ser visto y recordado por sus fans. ¿Lo consiguió? Está claro que es un icono del pop pero dejaremos en el aire si fue un héroe. Lo que sí que está claro es que el rey del Pop fue un fantástico soñador. T: Júlia Martinell (Vía dangerousminds)

mj6

Michael Jackson de Camelot: la verdad es que le echaba imaginación

 

MJ2

Michael de Peter Pan, su fantasía más recurrente

 

MJ1

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Lynch 4
Jueves, marzo 30th, 2017

#lamonoDOCS: David Lynch, The Art Life

- ART CULTURE Films Painting -
1-Chinese-Man---©Leo-Berne
Jueves, marzo 30th, 2017

#lamonoCHATS: Chinese Man, entre el trip hop y el espíritu Zen

- CULTURE MUSIC New releases -
004_Daniel Etter
Jueves, marzo 30th, 2017

ver para entender: el World Press Photo ’17 llega a Barcelona

- ART CULTURE Photography Society -