ART, Destacado2, Photography | , , ,

la fotografía documental hoy: cinco ejemplos modernos



Arnold 1

A veces las calles resultan ser tan bizarras que todo artificio se vuelve innecesario e absolutamente prescindible, ya no hace falta adornar nada para sorprender e impactar: la realidad habla por si sola y puede llegar a ser fascinante, tan solo es necesario fijarse. Este es precisamente el móvil de la fotografía documental, capturar de forma espontánea todas aquellas cosas que nos pasan diariamente por delante de los ojos pero no todo el mundo es capaz de ver. Ya lo hicieron en su día grandes maestros del documentalismo como William Eggleston, Bruce Davidson, Diane Arbus o Elliott Erwitt, y a día de hoy su legado sigue más vivo que nunca y la fotografía documental sigue consiguiendo lo que muy pocos pueden: convertir lo ordinario en extraordinario, e inmortalizarlo. T: Raquel Bueno

Arnold 3

Arnold 1

Daniel Arnold, de paseo por Brooklyn 

La realidad puede acabar resultando, en ocasiones, pura absurdez y excentricismo. Este fotógrafo neoyorquino, que ha sido recientemente publicado en el New York Times, lo sabe y por eso dedica su vida a retratar las representaciones más curiosas e insólitas de la vida cotidiana. Mujeres, hombres, niños, animales… En el personal mundo de Arnold todo tiene cabida, y todo sujeto de ordinariez puede aparecerse, de repente, como algo absolutamente extraordinario. Será cuestión de perspectivas, de matices, de atención a los detalles… No lo sabemos. Pero, en esta vida en la que todo el mundo mira pero no todo el mundo es capaz de ver, Arnold ve. Y lo inmortaliza para nuestro puro y absoluto deleite. Desde aquí le damos las gracias.

Processed with Snapseed.

Holden 5

Troy Holden, San Francisco está viva

Este fotógrafo, que se inició en la fotografía por un sentimiento de curiosidad intrínseca hacia lo que hacían el resto de seres humanos de este mundo, es un amante empedernido del pasear por la ciudad y ver cómo pasan la gente y el tiempo. Sus imágenes son exactamente eso: Un retrato de su ciudad, San Francisco, y de sus habitantes, los San Franciscanos; fruto de la más honesta curiosidad. Sus fotografías, un deleite sensorial total y una búsqueda constante de la espontánea perfecta y de la exquisitez de la luz. Y una muestra más de que la realidad puede ser extraordinaria, pero que para eso es necesario fijarse bien en las cosas. Pausar, examinar con precaución (o sin, que más dará) y dejarse sorprender por la vida y lo insólito que hay en la humanidad. Quizás deberíamos empezar a hacerlo nosotros también.

Florig 1

Forig 3

Ryan Florig, seducido por la calle

Fascinación por la realidad. Eso es lo que corre por la sangre incandescente de este joven fotógrafo americano, con base en Washington, que se inició en la fotografía callejera de forma autodidacta y a través de cámaras desechables. Sus imágenes son historias, relatos de las rarezas de la vida y de los encuentros inauditos con los que uno puede toparse por las calles. La fotografía documental nos encanta por artistas como él y, sin duda, os acabará robando el corazón a vosotros también.

Marco 4

Marco 3

Ari Marcopoulos, el rey

¿Eres realmente alguien si no te ha fotografiado Ari Marcopoulos? Tranquilos, no lo decimos de forma literal, pero este fotógrafo y cineasta holandés, que ahora vive y trabaja en Nueva York y California, ya se ha convertido en todo un referente en cuanto a fotografía documental respecta. Artistas, músicos, skaters y, sobretodo, la calle, se convierten en las musas personales de este fotógrafo, que otorga a la vida cotidiana un carácter de dramatismo y la eleva a la condición de lo singular. No podríamos hablar de fotografía documental sin mencionarlo…

Gore 2

Gore 1

Ben Gore, la calle es para el skate

Acabamos con otro grande de la fotografía documental: Ben Gore. Y es que la buena fotografía es una cuestión de luz, y este fotógrafo lo sabe. Su obra, empapada de ese carácter tan único que solo la fotografía analógica es capaz de proporcionarnos, es una auténtica oda a las calles y a la vida subido a un skate. Pura poesía visual, en blanco y negro. Y una razón de peso más, si cabe, de que la realidad y el ser humano pueden llegar a ser extraordinarios; y de que las cosas más fascinantes de la vida las tenemos justo delante, pero hay que fijarse. O te las perderás.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

fauna urbana 1
Miércoles, octubre 18th, 2017

#CápsulasDeInspiración: Ilu Ros, la cotidianidad también es arte

- ART Illustration -
vincent 4
Martes, octubre 17th, 2017

art profile: vincent glielmi, el arte de perderse en la nada

- ART Photography -
Captura de pantalla 2017-10-17 a la(s) 13.25.09
Martes, octubre 17th, 2017

wim wenders y sus polaroids: ¿qué es la fotografía hoy en día?

- ART Photography -