ART, BOARDSPORTS, CULTURE, Photography, Society, Surf | , , ,



van life 1

Ah, la eterna bohemia de la carretera. Da igual cuántas veces hablemos de ello, siempre encontramos nuevos ejemplares de almas salvajes que se lanzan a la aventura del asfalto para perderse o encontrarse de una vez por todas a si mismos. Son bohemios, eternamente salvajes, libres por encima de cualquier otra cosa. Como Emily King y Corey Smith, la pareja que –tras haber pasado a penas cinco meses saliendo–, decidió aventurarse en un viaje hasta el corazón de America en 2012. Fue allí, y en el maravilloso país de Nicaragua, concretamente, donde un compatriota americano, Foster Huntington, les daría la idea que cambiaría para siempre el rumbo de sus vidas: debían hacerse con una camioneta.

Huntington, de hecho, ya se había entregado a los placeres de la vida en carretera. Había abandonado su apartamento en Nueva York y su puesto de diseñador en Ralph Lauren un año antes y, como quien no quiere la cosa, decidió mudarse a una Volkswagen Syncro del 1987. Desde entonces pasaría los días surfeando, explorando y fotografiando su nueva casa móvil aparcada causalmente en espectaculares localizaciones a lo largo de toda la costa californiana. Se convertiría, a propósito de ello, en un nuevo modelo de celebridad en las redes sociales: en una de aquellas personas que se acaban volviendo famosas al documentar de forma exhaustiva su presunta vida de ensueño.

Van life 2

Eran los primeros días de Instagram, él ya tenía más de un millón de seguidores, la vida era simple y deliciosa, el tiempo se derretía como un caramelo en el paladar y, por supuesto, todo podía resumirse en un solo hashtag: #vanlife. Ni King ni Smith serían capaces de sacarse la idea de la cabeza. Ninguno de ellos tenía ataduras laborales, y la idea de vivir en una caravana se les antojaba por aquel entonces como una forma de vida económica que fusionaba todas aquellas cosas que la pareja amaba realmente en la vida: el surf, las mountain bikes y, por supuesto, el viajar. Cosas del ser humano y de su ansia insaciable y masoquista de romanticismo.

Van life 3

Pero ellos no fueron los únicos, y a día de hoy Instagram está plagado de perfiles que repasan la vida en carretera, y más de 1.2 millones de posts ya llevan la etiqueta de #vanlife: decenas y decenas de imágenes de despertares con los pies saliendo por las puertas abiertas de viejas furgonetas mientras sus ocupantes se deleitan con el amanecer, o se suben al techo a contemplar las estrellas, o son atacados por un venazo repentino y les da por hacer alguna posturita de yoga allí mismo (y en bikini, por supuesto), como quien no quiere la cosa. Huntington logró inmortalizar este estilo de vida en su propio libro, Home Is Where You Park It, que empezó a venderse por la mucho más que razonable cantidad de sesenta y cinco dólares y ya va por la cuarta edición; y, a día de hoy, la #vanlife se ha convertido en todo un fenómeno de marketing que poco tiene que ver con sus orígenes: es una estética, una cultura, y hasta hay quien se atreve a catalogarla como a movimiento. Todo un fenómeno viral nacido y criado en el vientre de Instagram, del que parece que aún no somos capaces de cansarnos. ¿Será porque cubren nuestra necesidad de ver mundo des de el sofá? ¿O de verdad anelamos tanto lanzarnos nosotros también a la carretera? T: Raquel Bueno (vía: The New Yorker)

Van life 6

Van life 7

Van life 5

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • advertisement

También te puede interesar.

DSC_0456
Jueves, julio 27th, 2017

#MoritzBottleDare: jugando a la botella con la cultura made in BCN

- CULTURE Society -
abandoned_america
Jueves, julio 27th, 2017

#lamonogram recomendado: abandoned america

- ART Photography -
tom sanford
Jueves, julio 27th, 2017

#lamonoPLEASURES: 99 días bebiendo cerveza (y pintándola)

- ART Painting -