SIGNATURES | , , ,



USA. New York City. 2000.

Todo un ejemplo de lo que es imprescindible: una de las imágenes más icónicas del fotógrafo

Lo imprescindible es necesario y obligatorio. Es de aquello que no se puede prescindir. Hay creaciones, creadores y creados fundamentales. A Elliott Erwitt (1928) probablemente lo podamos considerar fotógrafo del mundo. Nació en Francia, de orígenes rusos, pero vivió sus primeros diez años en Italia. Más tarde, a consecuencia de la situación política, emigró junto a su familia a Estados Unidos, desde donde posteriormente se mudarían a Los Ángeles. Ha variado de lugar infinitas veces, pero desde temprana edad tuvo una compañera inseparable: su cámara. Su timidez y una fotografía de Henri Cartier-Bresson pudieron ser las detonantes de la que ha sido la carrera de uno de los fotógrafos con una mirada más particular. Precisamente, el sello singular de Cartier- Bresson fue una de las motivaciones que lo impulsó a desarrollar una visión más personal en la fotografía. Una visión personal en la que no le interesa el color, para el fotógrafo desde lo blanco y negro se transmite lo esencial. Una visión personal en la que sí le interesan las personas y los perros. Una visión personal que lo llevó temprano a formar parte de la agencia Magnum. Una visión personal en la que lo serio es menos serio, sin dejar de ser serio y lo cómico es menos cómico, sin dejar de ser cómico. En Elliott Erwitt las cosas no son lo que son, sino como se ven. T: David González

elliott5

En una de las fotografías de Elliott Erwitt aparecen en la cima de una montaña un cartel publicitario de grandes dimensiones promocionando la bebida refrescante Pepsi, mientras que justamente a continuación aparece Cristo crucificado en la cruz. Una imagen tan simbólica como abierta a diversas lecturas. Una comparación, un paralelismo o una paradoja. Las cosas no siempre resultan ser lo que son, sino la forma en como las ves. Fue precisamente la mirada personal de un fotógrafo como Henri Cartier-Bresson lo que cautivó a Elliott Erwitt para dedicarse a la fotografía y concretamente para desarrollar una carrera más puramente personal, a diferencia de la que también llevó a cabo a partir de encargos publicitarios y de revistas. Justamente, lo que ha convertido a Erwitt en una referencia para otros fotógrafos ha sido la manera que tenía de ver el mundo y como lo proyectaba través de sus imágenes.

Sin embargo, a pesar de que accedemos al mundo casi siempre por la mirada, hecho que implica que gran parte de nuestro aprendizaje sea mediante la mimesis visual, no siempre acabamos de asimilar todo aquello que observamos, a veces por incomprensión y otras por nuestro frenético ritmo vital. Otras veces, hay imágenes que son sencillamente indescriptibles en palabras y sólo las podemos comprender a través de un discurso visual. El mismo Erwitt en alguna ocasión ha dicho algo así como que no poder explicar una imagen no es algo negativo, sino que quiere decir que es visual. De hecho, sus fotografías siempre requieren de un esfuerzo por parte del espectador por tal de comprender y extraer una lectura de la imagen.

SPAIN. Madrid. 1995. Prado Museum.

Existe otra fotografía de Erwitt tomada en el Museo del Prado. En una de sus salas contemplamos en una misma pared, una al lado de la otra, La maja desnuda y La maja vestida de Goya. Mientras que ante La maja desnuda se acumula un gran número de observadores, todos hombres, La maja vestida es contemplada exclusivamente por una sola mujer. El encanto de Elliott Erwitt es fotografiar ese instante, en ese lugar y de esa manera. Es la ecuación de espacio y tiempo la que le permite extraer ese juego de cada imagen. Es lo que hace de sus fotografías algo mítico. Sin duda, si hay un diálogo entre la obra de Erwitt y la de Cartier-Bresson es lo que éste denominó como “el instante decisivo”. Todas las fotografías de Erwitt existen porque ese acto ha existido de forma natural en un espacio y en un tiempo determinado. El fotógrafo ha tratado de capturar el halo especial de ese preciso instante en forma de imagen. Quizá, ese sea el motivo por el que Elliott Erwitt titula a todas sus fotografías con el nombre de la ciudad o el país donde la tomó y la fecha donde ocurrió.

elliot9

Entre las fotografías de Erwitt hay una constante que son las imágenes que combinan a las personas con perros o viceversa. En una de ellas, una persona se encuentra sentada en las escaleras del portal de una casa. Sobre las rodillas tiene sentado a un Bulldog que mira fijamente el objetivo de la cámara como si estuviera esperando a ser retratado. Se hibrida la anatomía humana con la canina. Sin embargo, hay algo muy humano en la expresión del perro y algo muy animal en la pose humana. El mismo fotógrafo, a propósito de esta tendencia en su obra, exponía que en esas imágenes había una resonancia muy antropomórfica. De hecho, en esta propensión, como en la obra en general de Erwitt, hay implícita una reflexión sobre el comportamiento y las situaciones de los humanos y los animales.

Resulta difícil definir con un concepto determinado las fotografías de Erwitt. Existe una mezcla dicotómica entre seriedad y humor. En ellas podríamos mezclar muchos conceptos y ninguno de ellos de manera separada sería exacto para su obra. Ironía, sentido del humor, fotoperiodismo, comportamiento humano, humanidad, inteligencia. Seguramente, lo que no sería erróneo es designar su estilo como un sello personal. En Erwitt las cosas no son como se presentan en la realidad, sino como las leemos en realidad.

elliot

eliott8

elliott6
elliot4

FRANCE. Paris. 1989.

elliot2

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Coldplay_viva1-650x433
Lunes, junio 19th, 2017

viva la vida: ¿historia de un rey o reconciliación con dios?

- Destacado2 SIGNATURES -
R1-01551-0020
Jueves, mayo 25th, 2017

Con Amor, Desde Mozambique

- SIGNATURES -
Captura de pantalla 2017-04-21 a la(s) 12.30.52
Viernes, abril 21st, 2017

#Imprescindibles6: lectores retratados, la insaciabilidad de las letras

- Destacado2 SIGNATURES -