SIGNATURES | , , ,

heartbreak hotel, historia de una profesora y un ladrón



Elvis sujetando una copia del single The Heartbreak Hotel en 1956

Elvis sujetando una copia del single The Heartbreak Hotel en 1956

Cuando uno medita alrededor de la naturaleza del artista musical, puede percatarse de cómo cada momento histórico pide un tipo de figura de músico concreta. El campo musical ofrece la posibilidad de destacar en talentos y competencias muy distintas. Se puede ser un gran intérprete y bordar temas que ni siquiera has compuesto. Por lo contrario, se puede también crear grandes canciones que posteriormente nunca vas a representar. O tener tablas encima del escenario: ser un showman innato, capaz de enganchar al público sin necesidad de poseer una gran voz o una habilidad prodigiosa para tocar un instrumento. El artista musical que encarna el éxito modula sin parar y la historia nos ha dejado no solo estilos y formas musicales para dar y vender, sino también tipos de artistas opuestos y no por ello distintamente reconocidos.

En la época dorada del rock&roll, en sus inicios, vieron la luz algunos de los personajes más carismáticos de la historia de la música. Y, a su vez, fue un período de muy poca visibilidad de la figura del cantautor: del concepto del artista que escribía y a su vez interpretaba sus propios temas. Ello no comporta poco talento compositor. Simplemente que la personalidad y gracia del músico jugaban un papel mucho más importante. Chuck Berry, por ejemplo, sí daba forma a sus temas y es el autor de bombazos como Johnny B Goode. También Buddy Holly componía parte de su repertorio, aunque no todo. Otros como Jerry Lee Lewis o el Rey del Rock, que ocupa nuestro artículo de hoy, fueron mucho menos prolíferos en la creación de canciones.

Elvis era un intérprete dinamita. No solo por su voz, sino por su habilidad con la guitarra y el piano. Sin embargo, no es nada recordado por su capacidad compositora. A día de hoy, no se le reconoce la autoría de ninguno de sus temas en solitario. Los pocos casos en que el nombre del Rey del Rock aparece en categoría de compositor de un tema lo hace junto a la firma de otro músico. Sin embargo, sí que realizó los arreglos musicales de varias de sus canciones, especialmente de aquellas que suponían una versión de temas tradicionales. Propuestas como “Run On” o “So High” cuentan con modificaciones finales suyas, por ejemplo. Y aunque no fuera el autor de sus propias canciones, nadie es lo suficientemente estúpido como para negar el ingenio musical de Elvis Presley. Pero por mucho que pese el encanto del Rey del Rock, es difícil no pensar en la parte de mérito que queda en la sombra: los autores casi anónimos de canciones que han acabado convirtiéndose en grandes himnos del rock&roll.

Hoy hablaremos del sencillo más vendido del año 1956 y que bautiza al primer disco No.1 de Elvis. El artista presentó Heartbreak Hotel en vivo el 11 de febrero de aquel año en el programa de televisión de la CBS Stage Show. Esta canción fue una explosión en su lanzamiento y ha gozado del más fuerte reconocimiento hasta ahora. Fue posicionada en el #45 de la lista de Las 500 Mejores Canciones de Todos los Tiempos que la revista Rolling Stone publicó en 2004. Además, muchos son los artistas que la han versionado a lo largo de las décadas. La versión que Billy Joel hizo en 1992 es, seguramente, la más conocida.

Esta canción de toques del blues más clásico, cuenta con los arreglos de Presley. Por este motivo, en muchos lugares podemos ver escrito su nombre como co-autor del tema. Sin embargo, los verdaderos autores del himno son Thomas Durden y Mae Boren Axton. En el momento en que Heartbreak Hotel vio la luz, Durden era el guitarrista de Smilin’ Jack Herring and his Swing Billies, una agrupación que contaba con la participación de distintos músicos del norte de Florida. Aunque por ello gozó de algo de éxito, el mayor logro que se ha asociado siempre a su nombre ha sido, de hecho, la composición del tema que interpretó en su día el Rey del Rock. Por otro lado, nos encontramos con la simpática figura de Boren Axton, una profesora de instituto en Jacksonville que, a mi parecer, merece mención a parte.

Nacida en Bardwell (Texas) en 1914, Mae Boren Axton se mudó con su familia a Oklahoma cuando solo tenía dos años. Allí se graduó en periodismo en la universidad y obtuvo posteriormente el certificado necesario para impartir clases en educación secundaria. Mae se casó con John T. Axton, un marine que trabajaba con el gobierno de Estados Unidos. Tuvieron dos hijos: Hoyt y John. Durante la infancia de los niños, la familia siguió viviendo en Oklahoma, pero en 1949 John T. fue destinado a Florida y el clan entero se mudó a Jacksonville. Fue entonces cuando Mae empezó a impartir clases de inglés en el Dupont High School. Y aunque esa fue su ocupación profesional principal a lo largo de los años, su faceta más notoria es la que la acredita con la composición de alrededor de 200 canciones de la época y que le hizo ganarse el título de “Queen Mother of Nashville”. A la profesora de instituto se le reconoce la co-autoría de temas tan notorios como Skid Row, grabada e interpretada por Jerry Lee Lewis. Además trabajó con músicos de la talla de Mel Tills, Reba McEntire o Willie Nelson. Pero de la misma manera que sucede con Thomas Durden, el máximo exponente de su fama se encuentra en la creación de Heartbreak Hotel. Pero la influencia que la maestra tuvo en la carrera y éxito del Rey del Rock no se limita, ni mucho menos, a la composición de este icónico tema.

Elvis Presley y Mae Boren Axton en Florida el año 1955

Elvis Presley y Mae Boren Axton en Florida el año 1955

Aunque tras su traslado a Florida Axton empezó a dar clases la mayor parte del tiempo, nunca abandonó su faceta de periodista. De vez en cuando, realizaba algún trabajo como publicista pero, sobretodo, dedicaba sus ”horas libres” a la radio. Colaboraba en distintas emisoras y su pasión por el country, así como sus dotes en composición musical, le permitieron labrarse un nombre en la escena cultural de la época. Fue entonces cuando muchos empezaron a conocerla como “Queen Mother of Nashville”. En mayo de 1955, un joven Elvis Presley visitaba el estado donde vivía Axton con motivo de una corta gira por el sur de los Estados Unidos. Tras su encuentro en una breve entrevista en una pequeña radio, la maestra quedó hipnotizada por la voz y carisma del chico y meses más tarde, volvía a contactarlo intentando convencerle para que escuchara una demo de un tema que ella misma había escrito junto a un guitarrista. En Last Train to Memphis, biografía que Peter Guralnick escribió sobre la vida del Rey, el autor asegura que la primera vez que Elvis escuchó Heartbreak Hotel pidió a Axton que la pusiera diez veces seguidas. Quedó totalmente prendado por la canción y por breve que fuera el encuentro entre intérprete y autora, el cantante abandonó la reunión sabiéndose el tema de principio a fin, totalmente enganchado.

Mientras trabajaban en la joya que Boren le había regalado a Elvis, la maestra se convirtió en el enlace entre el cantante y la casa discográfica RCA Records. Ella fue quien presentó a un joven Presley de 19 años al Coronel Tom Parker, quién acabaría convirtiéndose en el mánager del Rey del Rock. Como bien hemos comentado, antes de adueñarse finalmente de Hearbreak Hotel y empezar a interpretarla por todo el país, Elvis Presley decidió realizar sus propios arreglos al tema. Por ello, recibió crédito de co-compositor de la canción. Muchos años después de su éxito inicial, Thomas Durden admitió en una entrevista que los cambios que el Rey del Rock hizo fueron definitivos: “No reconocía Heartbreak Hotel tras las modificaciones de Presley. Había alterado partes del ritmo, del fraseo, de las letras y del sonido en general”. Y en el momento de su lanzamiento, el tema fue una auténtica bomba de relojería. La canción se convirtió en el primer N.1 del artista y el detalle que lo catapultó al éxito. Heartbreak Hotel hizo que las pequeñas giras por Estados Unidos, como en la que Presley había conocido a Axton, fueran substituidas por mediáticas actuaciones alrededor del mundo. Y la fascinación caprichosa de aquella humilde periodista en una emisora local en Florida se había convertido de repente en el reconocimiento internacional más desmesurado de la época del rock&roll.

Pero aún hay otro personaje “anónimo” a quien el Rey del Rock debe agradecer el nacimiento de Heartbreak Hotel. Porque aún no hemos hablado del significado de la canción, de los hechos que narran sus versos. Hasta el día de su muerte, Boren Axton y Durden aseguraron que habían encontrado la fuente de inspiración para crear el tema en una breve noticia que el Miami Herald había publicado en la sección de sucesos. En ella, se contaba la historia de un hombre que se había suicidado en un hotel de la ciudad más poblada de Florida, Miami. Antes de precipitarse por el balcón del cuarto que había reservado, había dejado una críptica nota: “I walk a lonely street”. Tras el éxito de la canción y la confesión de los hechos que la inspiraron, el mundo trató de encontrar la noticia del periódico local incansablemente. Sin embargo, nunca nadie ha sido capaz de dar con ella.

Heartbreak Hotel – Elvis Presley
Heartbreak Hotel (1956)

Well, since my baby left me
Well, I found a new place to dwell
Well, it’s down at the end of lonely street
At Heartbreak Hotel

 You make me so lonely baby
Well, I’m so lonely
I get so lonely I could die

Hace un par de años, un periodista norteamericano desvelaba una teoría que insinuaba que los orígenes que los autores habían indicado que tenía la canción de Heartbreak Hotel era una falacia. Y subía la apuesta asegurando que la historia del hombre con el corazón roto que describe la canción hace referencia de hecho, a la muerte de Alvin Krolik. Krolik era un pintor estadounidense que en noviembre de 1953, cuando tan solo contaba veinticinco años, se entregó a la policía de la estación de Albany Park, en Chicago. Allí reconoció la autoría de varios atracos y robos en hoteles y tiendas de licor de todo el estado. El grupo de guardia de aquel día en la estación policial se encontró con la imagen de un hombre arrepentido y totalmente destrozado por el fracaso de su matrimonio. Krolik asumió su culpabilidad y la responsabilidad de sus actos delictivos entre lloriqueos y  confesiones de amor eterno a su ex-esposa, la acordeonista Agnes Sampson.

Tras aquel episodio, del que se hizo eco en algunas publicaciones locales, el pintor estuvo dos años desaparecido y alejado del ojo público. En aquel período estuvo trabajando, entre otras cosas, en su autobiografía, jamás publicada y actualmente en posesión de un editor neoyorquino. Al inicio del manuscrito puede leerse lo siguiente: “Si permaneces quieto de pie en una esquina con un paquete de cigarrillos o una botella y no tienes nada que hacer en la vida, te sugiero que te sientes y pienses. Esta es la historia de una persona que caminó por una calle solitaria. Espero que esto pueda servir a alguien en el futuro”.

Now the bell hops tears keep flowing
The desk clerks dressed in black
Well they been so long on lonely street
They ain’t ever gonna look back

En agosto de 1955, Alvin Krolik se encontraba en El Paso, Texas, e intentó atracar una tienda de licores. Sin embargo, el dueño del local, un hombre de cincuenta y siete años llamado Delta Pinney, era conocido en la zona por haber herido e incluso matado a varios hombres que habían intentado robarle. Pero el desgraciado pintor no gozaba de dicha información. Pinney le disparó nueve veces y acabó con su vida. El suceso se cerró judicialmente como “homicidio justificado” y apareció en decenas de periódicos locales de todo el país. Y aunque el Miami Herald no lo publicara, la noticia llegó seguramente al conocimiento de Thomas Durden y Mae Boren Axton. Como de mediática fue su muerte, así como las palabras encontradas en su autobiografía, dejan intuir que Alvin Krolik es, en realidad, la verdadera inspiración de Heartbreak Hotel. De hecho, Guralmick así lo asegura y añade que “los autores del tema seguramente no quisieron faltar al respeto de la familia del joven pintor asesinado”.

Heartbreak GIF - Find & Share on GIPHY

A efectos prácticos, Hearbreatk Hotel no existiría sin Alvin Krolik. Y mucho menos sin Mae Boren Axton. Y aunque en vida el nombre de la maestra tuviera cierto reconocimiento en el panorama musical estadounidense, da lástima comprobar lo debilitado que ha llegado a nuestros días. Porque nadie duda de la importancia de esta canción no solo para el nacimiento de la estrella de Elvis Presley, sino de la historia de la música en general. Elton John, por ejemplo, ha hablado en varias ocasiones del primer día que la escuchó: “Ese fin de semana, mi madre vino a casa con Heartbreak Hotel y me cambió la vida. Elvis Presley cambió la vida de todos. Me refiero a que no habría Beatles, no habría Hendrix. Y tampoco habría Dylan sin él”. Y precisamente uno de los Beatles, McCartney, declaró en una ocasión que Heartbreak Hotel es la creación artística más importante de la era moderna. Y si al principio hablábamos de todas las cualidades que puede reunir la figura del músico, ahora es necesario mencionar todas las historias y nombres que se esconden detrás de una canción. Resulta mágico que una composición tan mítica, himno vital para el transcurso de la música, no solo florezca del talento de uno de los personajes más emblemáticos del último siglo, sino también de las aptitudes de una humilde periodista y maestra. Y de la triste estampa de un hombre con el corazón roto que bebía y fumaba por las calles solitarias de América. T: Núria Sanz

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

oznor
Martes, febrero 13th, 2018

virginie despentes: lo sexual es político

- SIGNATURES -
finland 3
Miércoles, diciembre 27th, 2017

con amor, desde finlandia (desde una residencia)

- SIGNATURES -
_DSX1999_web
Lunes, diciembre 18th, 2017

#lamonoSIGNATURES: aprender de la soledad

- SIGNATURES -