MUSIC | , ,

review: G-Shock recoge la escena del trap español en Shock’in Tour



24254256_848404631995887_4939017811201622016_n

Cuando la marca de relojes G-Shock organiza un concierto en el que actúan Kidd Keo, PAWN GANG, Recycled J, Zetazen y Kaixo, te vienen a la cabeza muchos de los tópicos urbanos que, posiblemente, encontrarás sobre el escenario: jerga, flexeo, vocabulario soez y una pizca de sexismo. Lo cierto es que, nada más sortear los cuerpos de seguridad de la Sala Safari Disco Club, y penetrar las puertas del antro, te contagia un clima familiar, bañado de comodidad y ritmos electrónicos crudos a rebosar. Un especie de armonía entre los afortunados que habíamos podido asistir a la fiesta privada Shock’in Tour y los artistas, encargados de enloquecernos desde la palestra. Todos parecíamos haber consumido la misma bebida, fumado la misma sustancia y, por supuesto, bailar la misma música: lo mejor del trap español ubicado en Barcelona, una de las cunas de este género tan complejo de definir.

Entre las pruebas de sonido y las actuaciones de los artistas invitados, el DJ fue el encargado de mantener viva nuestra llama, desbocada por las ganas de ver a los raperos escupiendo rimas. Y ciertamente, cumplió con creces los objetivos. Dejó patente que estaba muy al día de los últimos hits del género – que, si estáis atento a lamonoBEATS, reconocereis-. Lo último de Migos asociados con Cardi B y Nicki Minaj, Motorsport, algo de trap latinoamericano y, justo cuando parecía olvidar al hijo prodigio del género, se pudo escuchar Lil Pump y su himno, Gucci Gang. Por si fuera poco, al repertorio se le sumaron los camareros de Safari, que repartieron tapas, bandeja en mano, para bajar levemente nuestra ebriedad. Una fusión un tanto extraña – pero productiva – entre ritmos electrónicos de la calle, suculenta comida y, cómo no, dabs por parte de algunos novatos que parecen acabar de caer en la escena trap y estuvieron a punto de apagar nuestro hype.

24125359_1935866070074418_5411825721158926336_n

Tras la sobresaliente actuación del mezclador, el gallego Kaixo entró en escena, micrófono en mano. Fue el encargado de oficializar la apertura del espectáculo de G-Shock, y no dejó mucho que desear. Su micrófono, inyectado de autotune, tuvo su éxito entre las primeras filas que habían aterrizado en Barcelona desde el norte de la península. Finalmente, agotado y enrojezido, Kaixo dio paso a los anfitriones, la banda Pawn Gang, que no olvidaron flexear de sus recién estrenados obsequios en forma de reloj. Los del barrio de Gràcia, que presentaron su nuevo álbum físico, se mostraron cómodos en casa, y no olvidaron cantar algunas de las canciones más emblemáticas de los Pretty Ass White Niggas para meternos a todos en el bolsillo de sus pantalones caídos.

Zetazen fue el más perjudicado de la noche, que tuvo que conformarse con el público que no habíamos decidido hacer una pausa para ir al baño o a hacer un par de cigarrillos. Al inicio de la actuación de Recycled J, y muy a mi pesar – a medias-, abandoné la sala principal para adentrarme en el backstage, una pequeña sala nublada y aromada con toques cannábicos, donde me esperaba el artista estrella de la noche, Kidd Keo. El alicantino, con raíces canadienses, atendió nuestras preguntas en un lujoso sofá de un despacho, alimentándose del humo de la risa y bajo la mirada de Young Sarria. Lo cierto es que Keoma es un joven con mucha labia, con la cabeza muy bien amueblada, fruto de las complicaciones en su vida, que ha tenido que resolver casi por su cuenta. Orígenes más allá del charco, influencias del trap francés – que lleva tatuado en su pecho- y contactos multimillonarios en Los Ángeles, California. Una fotografía, un fuerte saludo y ambos bajamos a la sala donde se encontraba el escenario.

24253728_367260150367676_5598333937253351424_n

El artista más esperado no se andó con rodeos, nos ganó a todos con su remix de Mask Off. La sala incendiada por los sonidos de Atlanta y Keo subido sobre los amplificadores de la palestra. Incluso tuvo que dar paso a Sarria y al gorila del evento, que se encargó de repartir relojes G-Shock entre las primeras filas, para refrigerarse levemente, evitando su ruptura. Y el pobre tenía un bolo al día siguiente… espero que le quedasen fuerzas porque pareció dejarlas todas en la Sala Safari. Una vez finalizada su actuación, repleta de hits como Me la Suda u Okay, el concierto ponía punto y final, dando luz verde a la música comercial de la discoteca. Fue bizarro abandonar la sala mientras entraba la multitud, pero nuestra misión había acabado. Solamente nos queda agradecer a G-Shock y al equipo de Globally por el trabajo bien hecho. Esperamos repetir muy pronto, con nuevos artistas. T: Adrià Hidalgo

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

c9daa00a1efab68b0b8a64e1478601228ff47cf1
Martes, diciembre 12th, 2017

lamonoBEATS xmas edition: hay vida más allá de mariah carey

- MUSIC -
IMG_Antena-web6
Jueves, noviembre 30th, 2017

25 años de Sónar: música extraterrestre y primeras confirmaciones

- MUSIC -
Captura de pantalla 2017-11-29 a la(s) 14.13.29
Miércoles, noviembre 29th, 2017

#lamonoCHATS: fritz and the cat, room for two

- MUSIC New releases -