Books, CULTURE | , , ,

entrevista: wences lamas, hemos venido a darlo todo



wenceslamas

Los libros ya se sabe. Se pueden ojear o leerse muy a conciencia, dejándolos a veces con la palabra en la boca cuando llega nuestra parada. A veces y de forma inevitable les prestamos poca atención al recorrido horizontal de los ojos debido a las interferencias de la vida moderna, siempre releyéndolos luego por respeto. Uno se detiene en una página con algo con doble sentido y si se trata de un lector intrépido, subrayará, anotará con letra inteligible y dibujará varios círculos sobre una frase que le parece que ha estado escrita para ser leída por esa persona en ese día concreto. Eso es lo que uno hace con los libros de toda la vida. Quizás hoy algo menos con los libros ilustrados e incluso menos con esos libros de artista demasiado bien maquetados para grafitear. Pero otra interacción, quizás más estelar incluso, es posible con nuestros acompañantes impresos, como ocurre con ‘Hemos venido a darlo todo’, la reciente publicación de obras visuoliterarias del polifacético artista Wences Lamas (editorial Ofegabous). Ilustraciones, listas de la compra, poemas y otros tesoros consuetudinarios hechos páginas que uno pasa sin entender nada a la vez que lleva a sus neuronas de concierto. No es que inspire, es que abre portales mentales. No es que invite a la reflexión, es que incita a llorar riendo y a sonreír chillando. Las buenas noticias son que él no vive en un universo paralelo sino el mismo que tú y que yo, pero las gafas con que Wences Lamas ve el transcurrir de los días son tan poco comunes como muy prescribibles para desatar una locura diminuta que te ruega pintar una pared escupiendo café. Esa es la clase de cosas que le pasan a uno al leer ‘Hemos venido a darlo todo’. Y pueden empezar a pasarle desde ya haciéndose con un ejemplar aquí. T: Bea Salas

 ¿Qué es esto que has publicado, Hemos venido a darlo todo?Dentro del libro hay una página en blanco en la que en cada copia he podido mandar pegada un original, una carta, un poema o una lista de la compra. Eso me ha servido para decirle cosas a personas que en el día a día me callo por prudencia o tontería cultural. “Hemos venido a darlo todo” es un instrumento que sirve para decir cosas reales a personas que quieres, también es otras muchas cosas, pero esa es una importante.

¿Género literario? Ojalá pudiese responder a eso con onomatopeyas (argghh o buff). Cuando empecé a dibujar carteles para grupos de música siempre me mandaban maquetar un pequeño texto debajo de cada grupo poniendo su estilo y procedencia, cosas tipo “Steelwood (Psykodelic Rock/ Coruña)” o “Circular (Avant-Pop/ Murcia)”. Años después, gracias a Dios, ese tipo de murallas se fueron erosionando y solo me pedían que pusiera el nombre y un dibujo bonito. Pero para no andarme con evasivas, alguien (mi amigo Coco Lens) me dijo una vez que “Hemos venido a darlo todo” era un arúspice que se destripa a si mismo y cuando miré en la Wikipedia lo que era un “arúspice” me pareció uno de los piropos más bonitos que me habían echado.

Recopilas tesoros freudianos de tu época escolar que un joven Wences hizo sin pensar que acabarían publicados. ¿Cómo es eso? Mi madre lleva toda la vida escribiendo teatro y guiones, posponiendo la idea trascendental de publicar un poemario. Mi padre lleva toda la vida pintando cuadros preciosos (se tiene que emborrachar a tope para atreverse). Va en mi genética estar friendo unos huevos y lamentarme por no publicarlos en alguna parte.

Miguel Noguera escribe tu prólogo muy en su condición de “oye mira”, todo este surrealismo literario de hoy al que también huele tu libro. ¿Cómo te inspira Miguel? Hace años, cuando era un estudiante de Bellas Artes con rastas, me preocupaba encajar mi pedrada en un estilo formal, tenía ideas y sentimientos sobre muchas cosas muy distintas que me gustaban pero creía que tenía que centrarlas, tirar por algún camino, hacerlas pasar por un aro. Miguel es un ejemplo brutal de que uno puede definir su propio aro y eso es súper inspirador.

Ahí hay cosas íntimas. ¿Dónde está para ti el límite entre lo íntimo y lo privado? Me parece que universalizar la intimidad es algo positivo. He pasado épocas tan herméticas en mi vida que hasta haciendo el amor con mi novia no conseguía quitarme la máscara cutre social, que no conseguía renunciar a mi personaje. Estoy muy concentrado en ser cada vez más persona y menos careta y eso acojona y es maravilloso.

Con la de cosas que haces, si te preguntan qué haces con tu vida, ¿qué respondes? Luchar por la verdad, la luz y el amor. No, la verdad es que si alguien me pregunta eso le digo que hago “cositas” y bajo la cabeza, y si preguntan más digo que hago “dibujitos” y “musiquita” y “videos” y bajo aun más la cabeza, pero lo que me gustaría responder es lo primero.

Mencionas a menudo tu ascendencia de funerarios, ¿por qué? Creo que esa larga tradición de ancestros que han dedicado sus habilidades y conocimientos a embellecer la muerte y esconderla bajo la tierra es un tesoro y un bagaje enorme para mi intento de sacarla de su escondite.

¿Qué cosas del día a día o de la vida te gustan mucho? No me gusta nada hacerme tres pajas y pasarme la tarde fumando y viendo la tele. Cuando pasan otras cosas me suelen encantar.

¿Qué no has hecho todavía que te apetece hacer? Últimamente fantaseo mucho con predicar en los vagones de metro. También le he dicho a mi novia que deberíamos hacer el amor cantando. Esas son dos cosas muy excéntricas que me gustaría hacer, pero también probar la sopa rusa esa de remolacha o ir a coger níscalos por mi pueblo, que salen en quince días o ver el final del capitalismo y el giro de conciencia colectiva hacia un estado más espiritual y luminoso.

¿Qué pretendes crear en la gente: incomodidad, risa, desconcierto, o eso te importa poco? Me encantaría contribuir a que las personas nos dejemos de tonterías y hagamos lo que hemos venido a hacer a este planeta, que “Hemos venido a darlo todo”, ya sea una piececita de un engranaje de inspiración para que deje de haber futbolistas en oficinas y oficinistas en el fútbol.

¿Proyectos, ideas o fantasías para el futuro? Seguir viendo a ver qué pasa, y poner energía y amor en que pase.

hemosvenidoadarlotodo

hemosvenidoadarlotodo2

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

Chandigarh1
Viernes, septiembre 22nd, 2017

#RidingTheWorld: Chandigarh, la ciudad india de Le Corbusier

- ART CULTURE -
Captura de pantalla 2017-09-22 a la(s) 15.44.38
Viernes, septiembre 22nd, 2017

the village voice termina su andadura en papel

- CULTURE -
chassol
Viernes, septiembre 22nd, 2017

lamono weekend mash up: lo que no debes perderte

- Agenda Books EVENTS -