FEATURES | , , ,

entrevista: juba lima, caboclo y sus raíces



02620017

Siempre, a lo largo de la historia, los zapatos han definido quiénes somos. Ya en la Edad Media distinguían clases sociales y profesiones. Juba Lima creó Caboclo hace ya una década sabiendo que el zapato es identidad, la de un ser único que nace y muere solo. La vida le llevó por el camino que debía y hoy se siente merecidamente orgulloso de lo que ha construido, con un producto sostenible tanto ecológica como socialmente y una comunidad de artesanos en el norte de Brasil cuyos recursos, sabiduría y destreza son cada vez mayores. La última colección de Caboclo se inspira en el Tropicalismo, ese movimiento que revolucionó lo encorsetado de la Bossa Nova para explotar con la mezcla, la imaginación y la libertad. Nada de lo que Juba emprende es casualidad, todo es parte de una personalidad coherente e inspiradora. Nos acoge en su casa /oficina de Poble Nou y nos abre un trozo de su corazón de cuero. Foto y entrevista: Eva Villazala.

¿Por qué zapatos Juba? Creo que la vida te lleva a donde debes ir o, dicho de otro modo, la cabra tira para el monte. Siempre fui un freaky de los zapatos, empezaba a vestirme por los pies y era la única cosa por la que no me importaba pagar si podía permitírmelo. Cuando acabé la universidad y monté Caboclo comencé haciendo bisutería del Amazonas (el nombre de Caboclo significa mezcla entre todo tipo de etnias e indígenas). Conocía la cooperativa de cuero con la que trabajo ahora pero no estaban tan estructurados y todo era muy difícil. Tras cuatro años con la bisutería empezó la crisis. Supe que no podría vivir de ello, y me acordé de los zapatos. Fue mi puerta de salida.

¿Dónde está esa cooperativa que citas? ¿Cómo es el proceso de fabricación de un Caboclo? Toda la producción está hecha a 800 km de Fortaleza, en el norte de Brasil, en una ciudad que se llama Crato. Cuando comencé Caboclo busqué la zona de Brasil donde se concentrara la mayor tradición en artesanía de cuero y era ahí, ya que acumulan una tradición de siglos con el ganado. Cuanto más pobre es una zona, menos estudios y por tanto más artesanía, ya que tienen que salir adelante y sólo tienen esos medios. Al principio el trabajo estaba concentrado en esa ciudad pero hoy día se ha ampliado, lo que hemos hecho con Caboclo es buscar a los mejores artesanos de las ciudades de alrededor y los hemos juntado invitándolos a barbacoas y cachasas para que se conocieran. Me interesaba unir todo ese conocimiento diseminado, uno domina a la perfección el cuero de vaca, otro el de cerdo y otro el de cabra. Esta es la primera vez que usamos tres cueros distintos para un zapato y ha sido posible porque estamos intentando que compartan sus sabidurías y técnicas, hacer una economía compartida a nuestra manera. Hacemos un esfuerzo para que todos los componentes utilizados en los zapatos vengan de esas regiones, no acepto hebillas de Sao Paolo, sé que quizá son más bonitas pero quiero que esa pequeña zona crezca y generar una economía de escala en esa parte de Brasil. Estoy muy orgulloso porque cuando llegué allí muchos artesanos trabajaban en un local con suelo de barro, dos paredes, un techo y un agujero para orinar, hoy hay una fábrica de artesanía donde trabajan 45 artesanos, con duchas y baños, no hay un artesano que no tenga su moto, muchos de ellos tienen ahora casa, y más que nada, a parte de las cosas materiales, sienten el orgullo de ser artesanos, algo que no conocían, es muy importante sentir orgullo de la profesión para sentirse bien con uno mismo. Ellos representan las nuevas técnicas, hemos creado herramientas nosotros mismos, con el reto de adaptar la técnica al diseño y lo hemos conseguido. Cuando empezamos, el diseño se adaptaba a la técnica y ahora es al revés, aunque seguimos utilizando tornos, lijas, tijeras y cúters, lo hacemos todo sin máquinas.

¿Has conseguido así que los trabajadores en Brasil participen más en el proceso de diseño y fabricación? Exactamente, dos cabezas piensan más que una. He conseguido que compartan entre ellos, que un artista vaya al taller de otro a aprender, antes eran muy recelosos porque pensaban que les iban a copiar la técnica. Para mí es importante que unos enseñen a otros, de hecho mi sueño es crear la universidad del artesanado porque ahora tenemos un espacio muy bueno y diez maestros maravillosos, si el gobierno de Brasil me ayuda montaré la universidad del cuero. Sería el sueño que me faltaría con Caboclo para cerrar el ciclo: conseguirles dar un diploma, para ellos es algo fundamental.

¿Cuáles fueron los pilares básicos de Caboclo, los que siempre tuviste claros? Lo que tenía muy claro desde el principio es que si iba a hacer algo tenía que ser fabricado de una forma sostenible y eso para mí no es solo ecología, sino también a nivel humano. No vale decir que se fabrica un algodón sostenible cuando se hace en una fábrica de Bangkok llena de gente como sardinas y en condiciones pésimas, eso no sirve. La sostenibilidad social es igual de importante que la sostenibilidad ecológica. Y para mí eso es muy importante. Lo que costó mucho es encontrar a proveedores que se enmarcaran en esta filosofía.

¿Cómo han ido evolucionando los diseños de Caboclo en tu cabeza? Esa evolución ha ido avanzando muy en función de lo que los artesanos podían hacer, al principio tenía que ceñirme a lo que ellos sabían, ahora tengo mucha más libertad porque son capaces de encontrar la manera de hacer realidad lo que sale de mi cabeza. En la historia del calzado está todo inventado. Los zapatos marcaban quien eras, los empleados tenían un zapato, los amos otro, el policía otro. Siempre fue algo muy importante en la sociedad. Mi idea fue intentar hacer algo un poco atemporal, ya que lo que me molesta de la moda, de todo en general actualmente, es esa sensación de que todo es igual, vestimos igual, vivimos en casas iguales. Yo quiero tener un mínimo de individualidad, soy único, nací solo y voy a morir solo y esto es algo que transmito con Caboclo. Cada par de zapatos están hechos uno a uno y aunque el diseño se repita, ningún zapato es igual al otro. Esto es algo que está siendo muy valorado. Me gustaría que la gente supiera que sus Caboclo tienen un valor real, con personas detrás de la producción y muchos otros factores.

¿Por qué esta mirada al Tropicalismo en esta nueva colección de Caboclo? Estaba en Brasil y me enteré de que Caetano Veloso y Gilberto Gil venían a Barcelona a tocar en julio y esa misma noche vi un documental de Tropicalismo, fue uno de los movimientos más importantes de la música de Brasil que después se hizo eco en otros brazos del arte, como el diseño, la poesía y la pintura. Impresionó mucho a toda una época. La idea principal del Tropicalismo es reinventar la música brasileña, había un purismo absurdo alrededor de la Bossa Nova y con la llegada del rock and roll, Elvis y todo eso la gente de Bahía, que eran jóvenes de 16 años empezaron a tener acceso a esta música. Valoraban lo suyo pero ¿por qué no abrir su cabeza dejando que entraran cosas del exterior? Eso es lo que me gustó mucho como movimiento. El Tropicalismo catapultó la música brasileña a otro nivel musical con bandas como Los Mutantes, por ejemplo. En Caboclo cumplimos diez años, sabemos muy bien lo que hacemos pero ya entendemos tanto del diseño como de la técnica para avanzar sin perder nuestra identidad. El Tropicalismo para mí no es cambiar, sino avanzar y la colección viene de esa idea.

¿Cómo consigues que esta idea se materialice en un zapato? Introduciendo cambios sin perder la identidad y a la vez transmitiendo la estética del tropicalismo. Brasil es un país muy dividido, el sur es muy rico y el norte muy pobre, la conclusión es que todo lo que viene del norte tiene el estigma de ser algo malo. Esa gente con toda su estética, que va más acorde con la estética Caboclo dio vida a una música más libre, más psicodélica: colores, zapatos que no tienen que ver con el cinturón, en una estética muy atemporal. Si miras los zapatos y los bolsos que Caetano usaba, compruebas que ahora funcionan igualmente. Y eso me llamó. Era la primera vez que una estética mostraba cosas de cuero, material que es muy importante dentro del Tropicalismo.

¿Vais a desarrollar alguna acción más para relacionar la nueva colección de Caboclo con el tropicalismo? Estamos pensando en hacer alguna cosa con motivo de la visita de Caetano Veloso y Gilberto Gil al Liceo pero prefiero no hablarte aún porque es algo que está en el aire, lo sabréis pronto.

caboclo_3

La evolución de las Caboclo. F: Luiza Lacava

02620024

Juba’s sweet home. F: Eva Villazala

Photo02-Cecilia-D--az-Betz-Raquel-Quevedo-e1432648727964

Colección SS2015

Photo03-Cecilia-D--az-Betz-Raquel-Quevedo-e1432648674339

Colección SS2015

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

jose
Sábado, diciembre 26th, 2015

top 5 de 2015: entrevistas

- FEATURES -
7969-juandiegovalera
Viernes, noviembre 13th, 2015

lamono #105: smelling your steps by juan diego valera

- EVENTS FEATURES lamono -
matt1
Martes, septiembre 22nd, 2015

entrevista: matt wilson, la soledad de los números primos

- ART FEATURES Photography -