CULTURE, Destacado2, Society | , , ,

the grammar vigilante, el corrector humano de las calles de Bristol



bristol2

La lingüística es una de las creaciones más importantes de la historia. Toda una ciencia que vigila cómo comunicarnos correctamente, respetando a la madre lengua, ese conjunto de palabras y símbolos con los que nos hacemos entender. Y no hace falta ser un purista del lenguaje para reivindicar la decadencia y el deterioro gramatical y ortográfico que están sufriendo la mayoría de lenguas. Todo el mundo ha adoptado formas más rápidas y efectivas de escribir, sea para chatear por el móvil, enviar correos electrónicos o para tomar apuntes en una conferencia, un sacrificio de la lengua a favor de la inmediatez de la vida moderna. Pero cuando es en los letreros de los negocios donde hay errores, o en los graffitis que vamos encontrando por la calle, la cosa cambia: ahí hay un error de fondo. Mientras nos duelen los ojos y no podemos hacer nada más que quejarnos, hay una persona en Bristol que ha decidido que va a tomar cartas en el asunto, y no, no nos referimos a Banksy:  un héroe anónimo se ha levantado contra esa ofensa a la lengua y se ha puesto las pilas para arreglar cada atentado lingüístico existente en su ciudad.

Pero en su cometido, encuentra algún que otro obstáculo: modificar los letreros podría ser considerado un acto vandálico. Pero hay que tener en cuenta que la persona que ha cometido el crimen en primer lugar ha sido la que escribió mal el mensaje. En inglés, hay muchas abreviaciones y apóstrofes o comillas simples que mucha gente no sabe cuándo y dónde deben colocarse. Ante la confusión, en vez de consultar un corrector, muchos se lanzan a la piscina y los cuelgan en el escaparate sin escrúpulos. Tal cuál, sin pensarlo dos veces. Tanta indiferencia por la lengua ha llamado la atención de este hombre misterioso de Bristol que se hace llamar “The Grammar Vigilante”, que ya lleva 13 años recorriendo las calles de noche y ejerciendo de corrector ortográfico humano. La BBC charla con él y le sigue en una noche de servicio, en un interesantísimo programa para su Radio 4 y que os recomendamos. Con él, vemos algunos de los ejemplos que se encuentra por el camino, como “Motor’s” en vez del plural “Motors” o en vez de “Amys Nail’s”, ahora es “Amy’s Nails”. Además, descubrimos que esta  actividad es un hobby, ya que tiene un trabajo de día, pero dada la gran cantidad de trabajo que tiene este “vigilante de la gramática”, podría convertirse en su principal profesión. También ha creado una herramienta para alcanzar los letreros más altos a la que ha llamado “el apostrofador”, un artilugio que debería patentar. Además, en vez de pintura, confiesa que suele utilizar pegatinas para tapar el color. Queda demostrado que no todos los héroes llevan capa: concienciar a la sociedad de lo importante que es el hecho de escribir bien es necesario y este hombre lo hace de forma altruista. Todo un ejemplo a seguir. T: Júlia Martinell

bristol

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

San-Diego-Gun-buy-back-Carver
Viernes, diciembre 15th, 2017

Gun Buyback Program, el trueque de armas de fuego por skates en San Diego

- BOARDSPORTS CULTURE Skate Society -
analogue-2974647_640
Jueves, diciembre 14th, 2017

#DistortedRealities: Arabia Saudí acaba con la censura y abrirá las salas de cine

- CULTURE Society -
featured
Jueves, diciembre 14th, 2017

#lamonoPLEASURES: las esculturas de chocolate de studio appétit

- CULTURE Sculpture -