CULTURE, Photography, Society |



nasa6

La fotografía es un arte que existe desde hace relativamente poco pero son muchos los que fotografían y bastantes los que hacen buenas fotografías. Aun así, hay ciertas fotografías que no tenemos en cuenta y que son esenciales para entender la humanidad. Y un claro ejemplo son las del espacio. Poder ver la Tierra desde cientos de años luz, la Luna a pocos centímetros… son imágenes que necesitaron mucho trabajo para verse como se ven ahora. Y necesitaron otro elemento: que ciertas personas viajaran al espacio e hicieran posible capturarlas. Ellos fueron los 33 astronautas que viajaron en las distintas misiones del Programa Apolo y que debieron convertirse en fotógrafos para que todos nosotros podamos alcanzar el espacio.

Cuando empezaron los programas espaciales, la NASA se dedicó completamente a la fotografía. Debía enseñar a los tripulantes del Programa Apolo a disparar y entender una cámara y así lo hizo. Se nombró a Richard Underwood como primer jefe de fotografía para que enseñara a los astronautas como enmarcar, hacer exposiciones y enfocar con cámaras que para nada se parecían a las digitales de ahora. Su mayor prioridad era la calidad de las fotografías. Así, fueron perfeccionando durante las distintas misiones hasta conseguir traer cámaras como la eléctrica Hasselblad, la super amplia Hasselblad o la Nikon 35mm Fotomic Ftn. No solamente se capturó el espacio, sino la vida de los astronautas.

Posteriormente se editaron las imágenes. La principal idea era que todos los detalles que entorpecieran la visión de aquello que se quería mostrar se eliminara. Durante un año los autores estuvieron restaurando las fotografías de la NASA y de la colección personal del astronauta Walter Cunningham. Con los programas Adobe Lightroom y Photoshop se consiguió dar más luz y color a todas las imágenes y darle el realismo para que se asemejara al máximo a como lo veían los propios astronautas.

Y todas estas imágenes nunca quedaron en el olvido. Juntas conforman el libro titulado Apollo VII-XVII, que fue escrito con los diseñadores Floris Heyne, Joel Meter y Delano Steenmeijer. Al verlo, nos damos cuenta de que las fotografías no son un disparo al azar, que cada una de ellas tiene una idea, un esfuerzo y un trabajo posterior detrás. Que sin un trabajo previo, los astronautas no habrían sido capaces de capturar tan bellas imágenes y que la información e importancia que tienen, les da valor suficiente como para tenerlas en cuenta cuando pensamos en la buena fotografía.

nasa7

nasa

nasa1

nasa2

nasa3

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • advertisement

También te puede interesar.

Captura de pantalla 2017-07-21 a la(s) 13.38.56
Lunes, julio 31st, 2017

de la idea a la materialización: ¿cuál es el papel del director de arte?

- CULTURE Society -
Captura de pantalla 2017-07-30 a la(s) 15.10.05
Domingo, julio 30th, 2017

michael kenna, momentos únicos

- ART Photography -
KARLHEINZ WEINBERGER SWISS REBELS (22)
Sábado, julio 29th, 2017

karlheinz weinberger, vidas rebeldes

- ART Photography -