CULTURE, Society |

#DistortedRealities: así fue la primera máquina del tiempo



máquina del tiempo

Durante nuestros primeros siete años de vida la memoria es frágil, resulta casi imposible mantener algún recuerdo claro. ¿Y si pudiéramos viajar en el tiempo? Recordar nuestras primeras palabras, nuestra primeras sensaciones… Aquellos locos por la ciencia ficción siempre han estado seguros de que en algún momento la humanidad inventaría una máquina del tiempo. Pues resulta que están más cuerdos de lo que creíamos, ya que la tecnología empieza a dar sus primeros pasos en el espacio temporal. ¿Es posible hacer viajar nuestra mente a la infancia? Te lo contamos, y hace falta menos tecnología futurista de lo que crees.

La historia de la humanidad se rige por los adultos que, por su condición de madurez, son la voz que representa a una comunidad dividida en generaciones. Las madres y los padres presumen de las conversaciones que tienen con sus hijos con tal de alardear con los demás de los estupendos que son pero, ¿Realmente les escuchan? Los niños son una voz invisibilizada, y a menudo, olvidamos lo importante que resulta esa información menospreciada para progresar de cara al futuro; conseguir un relato colectivo donde los niños tengan lugar.

Según los barceloneses Domestic Data Streamers, el laboratorio de comunicación social y artística basada en convertir los datos en arte e información humana, el mayor problema es que los niños y las niñas no son escuchados porque hay una falta de datos que les dé voz. Unicef les encomendó está complicada e interesante misión: una máquina del tiempo fue la solución. ¿Te imaginas volver atrás para almacenar toda la información de tu infancia y utilizarla hoy en día?

“¿Y cómo se hace? Pues es más simple de lo que crees: un programa informático recoge datos como el ritmo cardiaco, el tiempo de reacción a una pregunta, etc. Pero el elemento clave, no te lo esperas: la música”

Así nació su Máquina del Tiempo, un artilugio que se instaló en el vestíbulo del edificio de la ONU durante la Asamblea General de septiembre de 2016.  Ban Ki-Moon se metió en ella y hizó el primer viaje a la infancia de la historia. ¿Y cómo se hace? Pues es más simple de lo que crees: un programa informático recoge datos como el ritmo cardiaco, el tiempo de reacción a una pregunta, etc. Pero el elemento clave, no te lo esperas: la música. Nuestros latidos cardíacos son la base rítmica de una canción, de manera que cada capa instrumental es la visualización de un registro de información de esa base de datos sobre nuestros recuerdos de infancia. Y lo más maravilloso de todo es que cada uno almacena una distinta canción en su corazón porque cada infancia es diferente. Si es que la vida en sí es una pura obra de arte.

Cuando no se almacena nada en nuestra memoria se traduce en puro silencio de nuestro corazón. Y esta es la mejor metáfora para demostrar que no escuchamos a la infancia. Aquellos que probaron la máquina se percataron de este hecho. Por eso, Domestic Data Streamers junto a Unicef pretenden comprender con este proyecto, llamado Making Visible the Invisible, la problemática de ser niño hoy en día. Algo vital cuando se trata de resolver problemas futuros en nuestra sociedad. Y así, conseguir mejorar la forma en que reunimos y procesamos los datos relacionados con los niños con el fin de mejorar el futuro. La inocencia y la visión de un niño del mundo que le rodea quizás es más significativa que la de un adulto contaminado por la sociedad.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone
  • newsletter & social

  • advertisement

También te puede interesar.

chris walken
Viernes, enero 19th, 2018

vimeando: christopher walken’s coffee shop

- CULTURE Films Illustration -
Captura de pantalla 2018-01-19 a la(s) 12.34.36
Viernes, enero 19th, 2018

las 5 apps de fotografía que lo están petando

- CULTURE Photography -
capilla buena 1
Jueves, enero 18th, 2018

#RidingTheWorld: la capilla Kaplica Czaszek, esqueléticamente espiritual

- CULTURE Society -